David Oliveros, el portero que no para de crecer

0
-publicidad-

Cuando llegó en 2013 al Juvenil A del Real Madrid, David Pedro Oliveros Tena (29 de junio de 1996, Igualada) procedente del Juvenil B del Espanyol a cambio de 200.000 euros que serían descontados de la deuda que el equipo periquito mantenía con el blanco por otro portero, Kiko Casilla, pocos repararon en que llegaba a Valdebebas un portero de un talento descomunal que enamoró a muchos en 2008, en el antiguo torneo de Brunete.

Por aquel entonces, las reseñas de Prensa se encargaron de alabar al portero periquito: dotes de mando, concentración, seguridad… El año pasado, Oliveros vivió una primera temporada complicada, a la sombra de Caba y Craninx. Pero este año, con sus dos antiguos contendientes ascendidos al C, el barcelonés no ha desaprovechado la ocasión y se ha hecho indiscutible en el equipo de Luis Miguel Ramis, dándole puntos, muchos puntos, al Juvenil A blanco gracias a sus intervenciones.

Oliveros sigue siendo un portero de carácter. De mucho carácter. Se pasa los 90 minutos ayudando a sus compañeros, corrigiendo posiciones, afianzando a la defensa. Un hecho que llama poderosamente la atención a los que le ven jugar por primera vez. Portero de tremendos reflejos, es rápido y ágil, lo que le permite adelantar la línea defensiva, y encima goza de una muy buena salida de balón con el pie diestro.

Este curso, Oliveros comenzó con dudas, tras un año prácticamente en blanco. “Es demasiado bajito”, decían de él por su 1,79, dando a entender que su futuro en Valdebebas no iba a ser fácil. ‘Oli’, además de haber mejorado muchísimo el timing en las salidas por alto, ha pegado un estironcito y ya alcanza el 1,82, pero donde ha pegado el estirón, el gran estirón, ha sido en su juego. Adiós a las dudas, Oliveros es un líder dentro del campo. Si Borja Mayoral y José Carlos Lazo son los dos martillos pilones en ataque del equipo de Ramis, el barcelonés es el muro, el hombre que siempre saca manos imposibles. El futuro de la portería del Real Madrid, del primer equipo del Real Madrid, parece un objetivo real para un guardameta que crece, crece y no para de crecer.

Compartir
De profesión abogado, sin nada que ver con el periodismo deportivo más allá del ejemplo y las enseñanzas de mi abuelo. Sin embargo, mi devoción por el fútbol base, y mi pasión por el Real Madrid me han traído hasta aquí para informar sobre La Fábrica y ayudar a conocer a los jugadores que la componen, uno de los mayores activos de este gran equipo. Esta será mi quinta temporada colaborando con este medio y espero seguir mostrando la misma ilusión que en las anteriores. Y en la medida de lo posible, seguir colaborando con Real Madrid TV siempre que así se me solicite. Como es lógico, no me responsabilizo de aquello que no escribo. Colaboro con este medio pero no pertenezco ni dirijo el mismo.