Real Madrid - FCB, la previa
Previa Clásico de Miami
-publicidad-

Es en Miami, en Ultramar. En la Florida. Y allí, en el Hard Rock Stadium de la capital latina de los Estados Unidos, Real Madrid y Barcelona cruzan por primera vez sus sables esta temporada. En un amistoso, o eso es lo que debería ser la pretemporada, pero que no lo es. Porque los dos gigantes del fútbol español dirimen algo más que un partido: está en juego el prestigio, el engagement y toneladas de dinero.

Se titula esta entrada “amistoso de mentira” y es porque es así. Es mentira porque al Real Madrid le faltará, seguro, su jugador más importante, Cristiano Ronaldo, y quién sabe si también su capitán, Sergio Ramos, aunque parece que llegará. Al Barcelona, en cambio, parece que le sobrará Neymar, porque la rumorología dice que tras el partido anunciará su marcha al PSG y que se ve obligado a jugar este partido, este Clásico, por Nike, uno de los patrocinadores del torneo, asi lo exige: ante la falta de CR7, el brasileño es su otro gran icono mediático.

Y es que eso, el impacto mediático, el engagement, el atraer las miradas del público norteamericano y de sus dólares, es lo más importante en el choque de hoy. Incluso más que el resultado, en el deporte norteamericano perder está permitido hasta para los más grandes. Pero la imagen, el espectáculo, el show, cómo se comunique por todas las plataformas lo que sucede, enganchar al aficionado y al nuevo aficionado, es mucho más importante que lo que se dirima sobre el césped. Y más cuando los dos equipos están sumidos en una lucha encarnizada para obtener más ingresos que el rival (según Forbes, el FCB ingresó 100.000 euros más en 2016 que el Real Madrid, en una clasificación que no recoge los gastos ni la deuda) y así poder multiplicar su cuenta de resultados exprimiendo patrocinadores.

Lo del campo, pese a todo, no es algo que vaya a pasar inadvertido, al menos para esta web. Lo que allí suceda será lo que les contaremos a partir de que arranque el partido. Lo otro, los despachos, los papeles, los impuestos y los millennials, también. Pero menos. Es un Clásico y aunque el Madrid tiene menos rodaje y le falta su gran estrella, tiene que morder. Más aún después de que no conozca la victoria en dos partidos. Miami tiene que ser un punto de inflexión, para lo bueno o para lo malo, porque de amistoso, nada d enada, es un amistoso de mentira. A por ello.

Compartir
Yo vi jugar a Del Bosque, así que llevo unos cuantos años yendo al Bernabéu. Socio desde 1986, mis recuerdos van ligados al Madrid del Di Stéfano entrenador, el de los cinco subcampeonatos, que me forjó en madridismo ante los malos tiempos, y al de la Quinta del Buitre, la poesía y las pelotas hechas fútbol. Desde 1996 dando la barrila en esto del periodismo deportivo, aunque hace años que es mi hobbie y no mi profesión.