David Tejero: “mi objetivo es jugar lo máximo posible”

El actual jugador del Club Deportivo Lealtad nos repasa su trayectoria deportiva y cuáles son sus objetivos

0
David con el Lealtad
David Tejero en un entrenamiento con el CD Lealtad
-publicidad-

Segunda parte: aquí.

Nueva semana y nueva sección de Canteranos en el Exilio. De momento la sección mantiene el ritmo semanal, pero a partir de Septiembre se espaciarán más los reportajes. Sin más interrupciones, es el turno de conocer la historia de David Tejero (05/03/1996), guardameta de la cantera del Real Madrid durante tres temporadas.

David, nacido en Getafe, comenzó en los prebenjamines de su ciudad natal. Como suele suceder en esas edades, nadie quiere jugar de portero. El entrenador preguntó a los chicos del equipo quién quería ser portero, y nuestro protagonista dio un paso al frente: “yo quiero llevar el número 1”. A esas edades le daba igual la posición, sólo quería llevar el 1 en su camiseta. Gracias a ello descubrió una de las posiciones más mágicas del fútbol y la que le está permitiendo cumplir su sueño de ser futbolista profesional.

En el Getafe se mantuvo durante cuatro temporadas en una etapa de la que guarda un recuerdo imborrable donde no existían las complicaciones: únicamente pasarlo bien. Después llegó el turno del Atlético de Madrid en dónde estuvo tres años, hasta la categoría Infantil B. Compartió vestuario con grandes jugadores de la actualidad como Lucas Hernández (Atlético de Madrid) y Rodrigo Hernández (Villarreal). Sin embargo, regresó a casa. Pasados los tres años le comunicaron que tenían dudas sobre su continuidad y que iban a ver en pretemporada su rendimiento. David extrañado por la respuesta del club atlético decidió que lo mejor era regresar a un Getafe que llamaba siempre a su puerta pidiéndole que volviera: se mantuvo tres temporadas en esta segunda etapa azulona: Infantil B, Cadete B (alternando con Cadete A) y Cadete A.

 

Y LLEGÓ EL REAL MADRID

Ese último año, se disputó una nueva edición del Torneo Malbo. El primer encuentro del Getafe en semifinales fue ante el Real Madrid y el equipo azulón, que se medía a jugadores de la talla de Aleix Febas, Álvaro Tejero, Sergio Reguilon o Luismi Quezada, derrotó con un abultado 4 a 0 a los blancos. Todos hicieron un partidazo, incluido David, y gracias a ese encuentro el Real Madrid se animó a llamar a su puerta.

Paco de Gracia llamó por teléfono al joven cancerbero que se quedó blanco ante la llamada del Real Madrid. Tanto que hasta pidió al por entonces jefe de ojeadores de la cantera blanca, que hablara con su padre. Tras una hora de conversación había llegado el momento: iba a firmar por el Real Madrid.

Comenzó para él una nueva etapa muy bonita al máximo nivel de cantera. Su primer año en el Juvenil C trabajó a las órdenes de Tristán Celador, al año siguiente -su mejor temporada en Valdebebas- fue Morientes su entrenador, y el último año tuvo ficha con el juvenil división de honor que entrenaba Luis Miguel Ramis.

Al terminar este último año, y viendo que las posturas con la entidad blanca se habían alejado por varios motivos decidió buscar acomodo en un nuevo equipo: había terminado la época juvenil y llegaba el momento de enfrentarse al fútbol profesional.

 

 

MORIENTES SE ACORDÓ DE ÉL

David había sido el portero titular del Juvenil B de Morientes jugando prácticamente todo. Cuando el reconocido delantero madridista se convirtió en el entrenador del Fuenlabrada pensó en David y en otros jugadores con los que había compartido vestuario para su proyecto. A Tejero le sedujo la idea, y si bien el Fuenlabrada contaba con uno de los mejores porteros de la categoría -a quién además está enormente agradecido David por todo lo aprendido-: Isma Gil, pensó que era un buena oportunidad de aprender y de pelear por el sueño de ser jugador profesional. El objetivo era debutar en la Segunda División B, y Morientes le comunicó en febrero que así sucedería. Con diecinueve años y ya próximo a debutar en Segunda División B, todo un logro para un guardameta, la posición en la que está más caro jugar.

Sin embargo, el sueño se torció. Cuando quedaban apenas unos días para el encuentro ante el Leioa en el que el míster había programado su debut, la directiva decidió cesar a Fernando Morientes en su cargo de entrenador. El elegido fue Josip Visnjic que optó por Isma Gil durante todo el campeonato que restaba. Ese año si bien creció una barbaridad al trabajar a diario con gente profesional, de distintas edades, no pudo cumplir el objetivo.

 

EL ESPANYOL B FUE EL SIGUIENTE PASO

David Tejero
David Tejero en un amistoso ante la selección española sub-19

Cuando todavía militaba en el Fuenlabrada, y con Morientes aún en el banquillo, la selección española sub-19 (Achraf se encontraba entre sus filas) disputó un encuentro amistoso ante el equipo fuenlabreño en el que David defendió su portería. El encuentro fue un éxito y el meta getafense rindió a un nivel soberbio: tanto que hasta detuvo un penalti. El buen nivel mostrado hizo que el Espanyol lo apuntara en su agenda y ese verano se interesaran por su contratación.

Allí se encontró con dos cancerberos con pasado en La Fábrica: Andrés Prieto y Rubén Ualoloca. Todo parecía indicar que durante la temporada debería disputar un puesto con el segundo, y que el primero iba a hacer las maletas. Sin embargo finalmente se estimó convertir a Andrés Prieto en el tercer guardameta del conjunto perico con la premisa de que debía de jugar todos los minutos posibles por si el primer equipo le necesitaba. Esta situación trastocó nuevamente las posibilidades de debut que lejos de acobardarse trabajó como el que más durante los entrenamientos y decidió que debía aprovechar la oportunidad de seguir aprendiendo de sus compañeros, y de los jugadores de la primera plantilla con los que habitualmente entrenaba. Optó por rescindir su contrato al término del año.

 

C.D. LEALTAD: ¿A LA TERCERA VA LA VENCIDA?

Tras quedar libre estuvo buscando equipo hasta que a finales de julio del presente año fichó por el Lealtad de Villaviciosa, un equipo asturiano. Las sensaciones de pretemporada fueron distintas respecto de los anteriores equipos ya que David disputó los tres encuentros que el conjunto de Villaviciosa hubiera de disputar desde su llegada. Dato que, añadido al hecho de que cuenta con la confianza del entrenador, le hacen pensar que este va a ser el año en que llegue su debut en la categoría. Participó en dos encuentros oficiales de la Copa de la Federación (Fase Asturiana) jugando un encuentro completo ante el Condal Club, y medio tiempo ante el Marino de Luanco -partiendo como titular-. Además disputó cuarenta y cinco minutos en un amistoso ante La Ponferradina.

Preparación más que suficiente para afrontar la dura prueba de jugar cuando el entrenador así lo considere. En la Jornada 1 ante el Amorebieta como visitante, no ha llegado el premio, pero David no va a bajar los brazos en su pelea por cumplir uno de sus objetivos: debutar en Segunda División B.

Ahora queda esperar nuevas oportunidades, y para ello David Tejero lo tiene muy claro, tiene que seguir trabajando y luchando para llegar al fútbol profesional y mantenerse en él.