De Atocha a Anoeta: dos Reales unidas

El nombre del Real Madrid estará siempre ligado a la historia de la Real Sociedad: el equipo blanco fue el invitado al partido de inauguración de Anoeta y al del Centenario del equipo donostiarra

0
Once del Real Madrid en Atocha en el partido de la Liga 49-50
-publicidad-

La relación entre la Real Sociedad y el Real Madrid, ademas de las casi cien visitas madridistas a San Sebastián para jugar partidos amistosos y oficiales, quedará para la historia blanquiazul ligada a dos momentos muy concretos: la inauguración del estadio de Anoeta y el Centenario de 2009.

El anterior estadio realista, Atocha, inaugurado en 1913, era un campo al más puro estilo inglés: pequeño, recogido, con gradas cercanas al césped. En definitiva, un campo ad-hoc para el fútbol clásico y popular cuyas características chocaban con los grandes cambios que se avecinaban en el fútbol. Ya en la década de los 70, en alguna visita madridista, se tuvo que ubicar a los espectadores a lo largo del perímetro del terreno de juego sentados en el suelo, dejando un espacio más pequeño aún del existente, dada la enorme asistencia de espectadores, que sobrepasaban el aforo.

Once del Real Madrid en Atocha en el partido de la Liga 49-50

El campo se había vuelto vetusto e incomodo y dada su ubicación o bien se acometía una reforma integral o bien tenía que trasladarse a un campo nuevo. La designación de España como organizadora del Mundial-82 y la de Bilbao como sede del País Vasco abría la posibilidad expuesta por Raimundo Saporta, historico vicepresidente madridista y presidente del Real Comité Organizador del Mundial-82, para que San Sebastián, si lo solicitara, fuera con toda probabilidad subsede y por tanto pudiera albergar tres partidos de la fase previa, pero todo condicionado a tener un campo validado por la organización.

José Luis Orbegozo, presidente de la Real, compró unos terrenos en Zubieta para levantar un nuevo estadio de 35.000 espectadores, lo que motivó que el Comité Organizador del Mundial validara la ubicación y concediera de manera oficial la subsede a San Sebastián. Sin embargo a partir de ese punto comenzaron las conversaciones y los desencuentros entre el club y el Ayuntamiento, los cuales hacen que a la larga fracasara la construcción del nuevo estadio en Zubieta, la reforma de Atocha y la tercera vía propuesta de un nuevo estadio en Anoeta. El tiempo pasó y el Comité Organizador del Mundial, tras dos avisos, puso una fecha limite para que comenzaran las obras pasada la cual sino se llevarían la subsede a Valladolid. Finalmente, en una visita a San Mamés, Saporta dejó un sentencia lapidaria: “Lamento públicamente que San Sebastián no sea sede del Mundial de fútbol. La Real merecía tal honor, pero motivos ajenos al club, a quien admiro, lo han impedido”. Valladolid fue subsede oficial.

Cartel de un partido de la temporada 78-79

Tras el rejón de muerte, y dado que el Ayuntamiento no quería reformar el estadio para forzar a su traslado y recuperar el espacio existente para la ciudad, se piensan en varias ubicaciones para levantar el nuevo estadio, decidiendo de manera oficial en la Legislatura 1987-1991 realizar el nuevo campo en la zona de Anoeta. Asimismo, y dado que no seria una construcción de titularidad privada, se optó por realizar un estadio que pudiera albergar otro tipo de espectáculos al margen del deporte rey, por lo cual se incluyó una pista de atletismo. Con la perspectiva de la construcción del nuevo estadio en marcha, Atocha se dejó de la mano de Dios y llegó a ser un estadio que se caía literalmente a trozos. Para que nuestros lectores se hagan una idea, el estadio cerró con 80 años de historia, cuando el Bernabéu a día de hoy no llega aún a 70 y ya ha sufrido varias reformas importantes desde su construcción.

La temporada 92-93 fue la ultima que Atocha albergó partidos oficiales antes de su cierre y el Real Madrid tuvo el privilegio de ser el único equipo que jugó dos veces allí en la temporada de despedida del estadio al enfrentarse tanto en Liga como en Copa del Rey. Al final de uno de estos partidos Ramón Mendoza oficializó que, tras conversar con Luis Uranga, presidente de la Real, ambos habían llegado al acuerdo de jugar un partido amistoso durante el mes de agosto que sirviera como inauguración oficial del nuevo campo de la Real Sociedad.

Apenas dos meses mas tarde del último partido se abrirían las puertas del nuevo recinto realista para celebrarse el 29 de julio de 1993 los Campeonatos Europeos Junior de Atletismo. Sin embargo el gran estreno se dejó para el 13 de agosto. Como todo traslado, la inauguración tuvo mucha emotividad. Por medio de una cadena de relevos, la chavalería donostiarra trasladó un trozo del césped de Atocha dentro de una urna hacia el nuevo estadio. El último relevista lo colocó en el centro del nuevo estadio para unir de esta manera el pasado de Atocha con el presente de Anoeta.

El recinto se llenó hasta la bandera. Dos lazos azules colgados en los banquillos pedían la libertad del industrial Julio Iglesias Zamora, nada que ver con el cantante, socio y accionista del club donostiarra, secuestrado en esos momentos por ETA. Poco antes de comenzar el partido el capellán de la Real Sociedad y el presidente, Luis Uranga, se dirigieron al centro del campo para bendecir el terreno de juego, mientras que poco después, en un parapente, llegaba el primer balón que besaba el terreno de juego para que el saque de honor lo realizara Jesús Santiesteban, el socio más antiguo de la Real Sociedad.

El XI del Real Madrid en la inauguración de Anoeta

El Real Madrid formó aquel dia con Buyo, Paco Llorente, Sanchís (Nando 77′), Alkorta, Lasa, Luis Enrique, Míchel, Hierro, Prosinecki (Milla 75′), Butragueño (Alfonso 66′) y Zamorano (Dubovski 60′) ante la Real, dirigida por JB Toshack, y que alineó a Alberto, Fuentes, Pikabea, Alaba, Uría, Imaz (Guruceta 74′), Oceano (Larrañaga 82′), C. Xavier (Albistegui 57′), Alkiza (Luis Perez 69′), Kodro (Lumbreras 51′) y Loren. Ambos equipos no se lo tomaron como el típico amistoso de verano y disputaron un gran partido que se cerró 2-2 (Loren 27′, Butragueño 53, Oceano 54′ y Butragueño 60′) Otra anécdota del partido fue la indumentaria del arbitro. Para la temporada 93-94 los árbitros tenían que vestir completamente de negro y de la marca italiana Lotto. Sin embargo dado que era amistoso el partido, Urio Velazquez sorprendió al respetable vistiendo camiseta negra con rayas verdes y medias verdes y negras. Un toque de distinción bastante anómalo en aquellos años de típica vestimenta arbitral.

Para el Centenario de la Real Sociedad la Comisión del mismo decidió solicitar al Real Madrid que fuera el invitado. Pese a que la Real Sociedad estaba en esos momentos en Segunda División, quiso contar con el club blanco para darle el realce que merecía la efeméride, y tel Real Madrid accedió disputar el partido sin cobrar cantidad alguna. Pellegrini en el banquillo y Cristiano, Kaká, Benzema, Albiol, Arbeloa y Xabi Alonso, entre otros, eran las caras nuevas que presentaba el Real Madrid en pos de afrontar la nueva temporada ante un Barcelona que acaba de lograr un triplete. El partido se programo el 15 de agosto del 2009, en plenas fiestas de la Semana Grande de San Sebastián. El Real Madrid llegó al partido tras una pretemporada en la cual derrotó por 0-1 al Shamrock Rovers en Dublín, empató con el Al-Ittihad 1-1, derrotó 4-2 al Universitaria de Quito, perdió con la Juventus 2-1 y en una mini gira por Canada y USA había vencido al Toronto y al DC United por 1-5 y 0-3 respectivamente.

Los jugadores del Madrid celebran el gol de Benzema en el Centenario de la Real

El chileno Pellegrini sacó toda la artilleria pesada aunque siguió haciendo pruebas en la defensa: Casillas, Torres (Arbeloa 46’), Garay, Albiol, Drenthe, Xabi Alonso (Sneijder 78’), Guti (Pepe 78’), Cristiano (Robben 67’), Raúl (Higuaín 67’), Benzema y Kaká (Granero 67’). Por su parte Martín Lasarte alineó en aquella señalada fecha a Bravo, Estrada, Ansotegui, Labaka, De la Bella, Elustondo (Nsué 61’), Rivas (Sergio Rodriguez 79’), Xabi Prieto (Markel), Jonathan (Griezmann 61’), Zurutuza (Ros 51’) y Agirretxe. El Madrid lo intentó pero no consiguió enlazar un buen juego y sólo la gran calidad individual de sus jugadores hacia de contrapunto al fútbol táctico y físico de los vascos. Al comienzo de la segunda parte, un balón que enganchó Benzema a rechace de Bravo tras el saque de una falta de Cristiano supuso el 0-1 para los madridistas. Con el gol el partido languideció poco a poco hasta que a punto de finalizar el partido, un soberbio lanzamiento de falta de Sneijder cerraba definitivamente el partido con un 0-2 en el marcador y ponía punto y final a toda una serie de actos que conmemoraban el centenario de la Real Sociedad. También para los locales supuso el reencuentro con el hijo prodigo que volvía a España tras dejar la Real Sociedad para fichar por el Liverpool: Xabi Alonso.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here