El día que el Betis se marcó tres goles en propia meta

En el partido liguero de la temporada 1959-1960, los jugadores verdiblancos se hicieron hasta tres autogoles en Chamartín. Ante el Betis también tuvo lugar el primer partido del Madrid post-Gento

0
Telechia, Canera Coscolin, Fernando Lugris y Zoco, observan el saque de honor de Gento.
-publicidad-

Pese a haber jugado en nuestro estadio mas de cincuenta encuentros ligueros, al Real Betis se le resiste la victoria aquí. Apenas cinco ha conseguido desde la primera visita liguera en 1932 y eso sí, siempre dejando al Real Madrid a cero, porque como el Madrid marque el partido puede acabar en goleada. Hasta en 18 ocasiones el Madrid le ha marcado cuatro o más goles al conjunto verdiblanco. Hoy y mañana vamos a dar pequeños saltos en el tiempo para recordar varias de estos partidos, ya fueran victorias blancas o verdiblancas.

El Real Madrid inauguraba la temporada 1959-60 recibiendo al Betis, que jugaba por segunda temporada consecutiva en Primera División, algo que no lograban desde antes de la Guerra Civil. Llegó a estar desde 1943 a 1958 jugando entre Segunda y Tercera. El Real Madrid por su parte estrenaba entrenador, el paraguayo Manuel Fleitas Solich, quien daba el salto a Europa tras una larga carrera en Suramérica y al que el Real Madrid había contratado en julio durante la gira que estaba realizando el conjunto blanco por América. Para el césped el Madrid fichaba a dos brasileños: Didí, la gran estrella brasileña que había deslumbrado en el Mundial de Suecia-58; y Canario, otro delantero que no traía tanta expectación y que a la larga tuvo una gran carrera en España, sobre todo en Zaragoza donde se le recuerda en la llamada delantera de ‘Los Magníficos’ junto a Santos, Marcelino, Villa y Lapetra. Ademas de los brasileños también llegaron al equipo Felo, Casado, Pachín, Pepillo, Bagur y Vidal, entre otros.

Una imagen del Real Madrid-Betis de la temporada 59-60

El Betis llegaba a Chamartín con dos viejos conocidos de la parroquia blanca. Por un lado el entrenador era el uruguayo Enrique Fernández, quien había dirigido al Real Madrid entre 1953 y 1955 con el cual logró dos títulos de Liga, y por otro lado estaba Sabino Barinaga, que era el secretario técnico bético, y que había sido jugador madridista durante toda la década de los 40, ademas ser el autor del primer gol del Santiago Bernabéu. El Real Madrid afrontó el partido con las bajas de Di Stefano y Lesmes, ambos por lesión, por lo cual la delantera blanca salia con tres jugadores que hacian su estreno oficial: Pepillo, Didí y Canario. Junto a estos tres, Puskas y Gento en el lado izquierdo conformaban la delantera mientras que el resto del equipo era, de la porteria al medio: Dominguez, Marquitos, Santamaria, Zarraga, Vidal y Ruiz. El Betis por su parte jugo con Menéndez, Grau, Ríos, Santos, Bosch, Areta, Isidro, Kuszmann, Rojas, Lasa y Del Sol, quien seria traspasado al Real Madrid esta misma temporada. El partido fue cuando menos extraño. El Betis se adelanto 0-1 por medio de Rojas tras un fallo en la salida del argentino Domínguez, aunque el Madrid empato a los cinco minutos cuando un balón del bético Rios, que intentaba despejar de cabeza, fue para su marco donde Menéndez, sorprendido, intento sacarlo aunque el juez de linea convalidó el gol. Mala suerte para un Betis que sin embargo se aprovechaba de la ausencia de Di Stefano y es que el Madrid no terminaba de encontrar la pieza que sustituyera en el engranaje al astro argentino.

Poco a poco el Madrid se fue imponiendo y la mala suerte cebándose con el Betis. Al comienzo de la segunda parte nadie podía esperar la debacle bética y la goleada blanca. Hasta seis veces mas, dos de ellas introducidas por los jugadores béticos, acabó el balón en las mallas defendidas por los béticos. Puskas por dos veces, Pepillo, Grau en propia puerta, Ríos nuevamente en propia puerta y Gento, dejaban en el marcador en el 7-1 final, la derrota liguera mas contundente sufrida por el Betis en Chamartín. Para mas inri con los tres goles encajados en propia puerta.

Telechia, Canera Coscolin, Fernando Lugris y Zoco, observan el saque de honor de Gento.

Para el inicio de la temporada 71-72 el calendario deparó la visita de un Betis tras tres años seguidos en Segunda. Paco Gento se había retirado al finalizar la temporada anterior y en este partido se quiso realizar el gesto simbólico del traspaso de capitanes a la vez que hacía el saque de honor del encuentro. El gran capitán cedía el brazalete a Ignacio Zoco, quien no desentonaría para nada con la gran responsabilidad que le cedían. Para este encuentro Miguel Muñoz hizo debutar hasta a cinco jugadores, entre ellos dos históricos de esta casa, García Remón, Santillana, Aguilar, Anzarda y Verdugo, quienes junto a Touriño, Zoco, Benito, Amancio, Grosso y Velázquez conformaron el equipo titular blanco. Por su parte el mister verdiblanco Antonio Barrios, hizo debutar tambien a cinco jóvenes jugadores: Casassas, Rodriguez, Arrieta, Roselló y un lateral derecho que dio muchas alegrias en Heliopolis, Francisco Bizcocho. El partido en sí no tuvo mucha historia, el Madrid jugó, convenció y ganó 2-0, Aguilar y Amancio, en un partido que quedara para el recuerdo por ser el primero sin Gento en la plantilla tras muchos años.

 

Compartir
Con mi Insignia de Plata en un lugar privilegiado e intentando llegar a la de Oro, nada se puede comparar a la 7ª cuando uno ha sufrido todas las decepciones europeas de la segunda mitad de los 80. Abuelo, lo que hubieras disfrutado con los 11 de blanco, ya tenemos el doble de Copas de Europa desde que te fuiste y aquí seguimos, disfrutando y recordando a todos aquellos que de una u otra manera han hecho posible que seamos lo que somos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here