BvB 1 – 3 RM: Cristiano conecta el modo avión

Dos goles de Cristiano y otro de Bale silencian el muro amarillo. El Real Madrid conquista por primera vez el estadio del Borussia Dortmund. Partidazo ofensivo y seis puntos de seis posibles

0
Cristiano celebra el 0-2 con Bale
-publicidad-

Si Cristiano Ronaldo decide conectar el modo avión, el Real Madrid vuela. Y eso es lo que pasó en el BvB Stadion. El equipo blanco se sintió como pez en el agua en un partido divertidísimo, de ida y vuelta, de ocasiones constantes y de velocidad altísima. Más aún porque con Cristiano y con Bale la jaula se adapta perfectamente al ecosistema que necesitan sus dos halcones para abatir a su presa. Dos tantos del luso, uno del galés y el Madrid se sitúa ya en una posición más que franca para pasar a los cruces de esta Champions, tras un 1-3 más sufrido, y también mucho más divertido, de lo que indica el resultado.

Y eso que el encuentro empezó con una mano en el área de Keylor que Kuipers obvió: el balón le dio a Sergio Ramos en las manos casi bajo palos, pero el colegiado holandés debió pensar que el esférico venía de un rebote y se hizo el sueco. Podía haber sido penalti y expulsión, pero no fue nada. Luego compensaría, ya en la segunda parte, mirando también para otro lado en una acción entre Sokratis y Bale que acabó con el británico por los suelos dentro del área amarilla cuando se plantaba para marcar. Sigan, sigan.

Lo del Madrid en el primer tiempo fue curioso. Dispuso de no menos de tres ocasiones clarísimas para adelantarse, pero perdonaba. Siempre perdonaba. Bale tuvo un par de goles clarísimos que no embocó, Isco se entretenía demasiado, Carvajal chupó en exceso en una jugada clarísima, Cristiano desperdiciaba la única que tuvo justo sobre el silbatazo final del primer acto… No se puede decir que la defensa blanca estuviera tranquila, pero el partidazo de Casemiro barriendo todo por el medio, y la maestría de Kroos y Modric para buscar espacios a la espalda de la defensa borusser hicieron el resto.

El Dortmund reaccionó, y en el tramo final del primer acto pareció más serio, sin conceder tanto, pero tampoco encontraba su momento. Nada más comenzar el segundo acto, el que sí lo encontró fue Cristiano, que tras una primera parte en la que se le notó frustrado por el individualismo de sus compañeros, clavó tras un gran centro de Bale el 0-2. Eso debería ser la tranquilidad del que conecta el modo avión antes de irse a descansar, pero… Pero Aubameyang, menudo incordio para Varane y Ramos todo el partido, se anticipó al sevillano y puso el 1-2 casi sin solución de continuidad. Tocaba volver a encender el móvil.

Tocó hasta que quiso Cristiano. El Dortmund apretó, pero Cristiano esperó su momento para extender los brazos y, esta vez sí, fulminar con un golazo a los borussers. Lo que quedó hasta el final del partido fue el mismo canto al fútbol ofensivo que el resto del encuentro: Asensio en el rato que estuvo pudo hacer dos goles, pero esta vez no tocaba. Y en defensa, pese a algunos desbarajustes propiciados por la asfixiante presión local, se mantuvo el tipo. El Madrid ganó en Dortmund, donde nunca ganaba. El de las 12 Copas puso el modo avión en el BvB Stadion y clavó su pica ante el muro amarillo. Dios salve al rey.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here