BIL 80 – 87 RMB: Un imperial Randolph somete al Bilbao

Randolph, con 26 puntos y 9 rebotes fue el líder del equpo de Pablo Laso. Campazzo y Doncic secundaron al jugador norteamericano. Se ganó, pero sigue faltando continuidad en el juego.

0
-publicidad-

El Real Madrid venció en la complicada cancha del Retabet Bilbao Basket por 80-87. Sobresaliente Randolph, cerca del doble-doble. Bien apoyado por Doncic y Campazzo entre otros. El partido estuvo igualado hasta el ecuador del último cuarto, donde la calidad del Madrid sentenció el partido. Por los locales destacaron Hervelle, Redivo y Todorovic poniendo las cosas muy difíciles hasta que se decantó el partido por los blancos.

En el primer cuarto, los locales abrieron brecha en el marcador cuando se habían jugado un par de minutos con el marcador 10-2. Con Hervelle como punta de lanza, el Bilbao juega de manera que, apoyado sobretodo en el tiro exterior de tres puntos, establece una cómoda ventaja ya desde el primer cuarto. Cuando no es el jugador belga (8 puntos en el primer cuarto) son Tomás o Redivo los que le dan el oportuno relevo. El Madrid quiere pero no puede. Cuando se acerca en el luminoso, el Bilbao saca el triple que se clava en las entrañas del Madrid (6/10 en triples del Bilbao por 3/10 del Madrid son suficientes para irse al final del primer cuarto con una cómoda ventaja de 8 puntos con el 28 a 20. De hecho es otro triple, esta vez de Mumbrú, el que otorga esa momentánea ventaja en el marcador. Causeur y Doncic son los únicos que lo intentan. Los demás desaparecidos por el momento.

En el segundo cuarto, el partido parecía seguir por los mismos derroteros. Sin embargo, el despertar de Randolph da un vuelco radical en el devenir del partido. El “esloveno” consiguió en este segundo cuarto 13 puntos. Poco a poco el Madrid  sin hacer grandes alardes se acercó a su rival y consiguió en 5 minutos del segundo período un parcial de 16-7. Con un triple del sueco Taylor el Madrid, se pone por primera vez liderando el marcador. El Bilbao empezaba a flojear en su tiro, aún con Redivo presentando sus credenciales. De repente, el partido entró en un intercambio por momentos espectacular de triples. Los blancos no acababan de romper el partido, pero al menos habían dejado atrás esa imagen un poco triste de los primeros diez minutos. Con el 40 a 43 a favor del Madrid, estropea un poco el trabajo logrado. Primero con una antideportiva a Kuzmic y luego una falta técnica a Randolph. Se llega al descanso con la ventaja del Bilbao 45 a 43. Por los locales Tomás y Hervelle son los mejores. Por el Madrid sobresale el citado Randolph, apoyado por Causeur y Doncic que aunque no tenían su mejor noche aportaban su granito de arena.

En la reanudación, el Bilbao no afloja y en un abrir y cerrar de ojos ya ganaba por 9 (52-43). No obstante, hace acto de presencia en el tercer cuarto el gran capitán Felipe Reyes. Entre él y Campazzo empiezan a remontar el partido otra vez y con una canasta de Doncic vuelve la igualdad en el marcador con el empate a 54 quedando 4.30 para el final del tercer cuarto. Pero el Madrid no lograba desembarazarse de su rival. Muy peleón y complicando mucho la vida a los blancos. El empate apenas duraba unos segundos en el luminoso y los de negro se volvían a en el marcador aunque fuera por pocos puntos. Los blancos quizá pecaban de exceso de confianza. Todorovic y Redivo eran los hombres fuertes del Bilbao. Después de varios empates, seguían ganando el Bilbao por 62 a 60.

Las alternancias en el marcador seguían en el último cuarto. El Madrid de nuevo perdía, empataba, remontaba, volvía a ir por debajo…Después de 35 minutos de igualdad, el Madrid por fin despega en el momento más oportuno. Con Doncic (que sin hacer mucho ruido vuelve a demostrar un juego completo), la dirección de Campazzo, el esfuerzo y trabajo de Ayón, de nuevo la espectacularidad de Randolph, los blancos rompen el partido con el 68-77. Con esa renta relativamente cómoda, y a pesar de Todorovic, Redivo, Tomás o Hervelle, el Madrid supo gestionar esa ventaja y llevarse la segunda victoria de la recién estrenada temporada. Supo valer la superioridad reboteadora sobretodo en la segunda mitad del partido.

Compartir
Madridista desde pequeñito, solo podía ser seguidor del mejor equipo del mundo; bastantes desgracias tiene la vida como para llorar por el deporte y ser fan de un equipo perdedor. Como lo mío no era precisamente ganarme las habichuelas jugando al baloncesto, decidí que lo mejor era verlo desde el otro lado de la barrera, y qué mejor forma que narrar los éxitos del Real Madrid de baloncesto. Mis referentes ligados a este deporte, sin lugar a dudas, han sido la plata olímpica de los Ángeles 84, el colegio San Viator (de donde salieron gigantes como Juan Antonio Corbalán y Carlos Jiménez) y mis hermanos mayores. Después de varios trabajos y alguna estancia en Irlanda decidí sentar la cabeza y ahora presto el mejor servicio al ciudadano desde mi posición de funcionario de la Comunidad de Madrid. No cuajó la opción de ser coordinador de cheerleaders, pero os dejo una foto ellas para que veáis que al menos lo intenté...

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here