La contracrónica: La confianza da asco

0
Cristiano sigue negado de cara al gol
-publicidad-

Domingo. Nueve de la noche. Rival cuya entidad es mucho menor a la tuya. Se marcan el primer gol en propia en el minuto 18. Su portero deja que la pelota entre sin oponer resistencia alguna en minuto 28. Sí, el fútbol es como la vida misma: la confianza da asco.

Ante una situación tan cómoda como la de hoy, es imposible no relajarse. El pasado martes el Tottenham nos exigió caviar para ganarles y no supimos dárselo, pero hoy teníamos a un rival delante que era feliz chupando un limón. Así que no había razones para darle mucho más que eso. Dosificar esfuerzos lo llaman.

Aun así, Marcelo en los minutos finales ha alegrado un poco la noche. Más que nada, para que la gente no abandonara sus asientos en el minuto 80 y aguantaran hasta el 86. Algo es algo. A lo tonto, con la inestimable ayuda de Benzema, han firmado uno de los mejores goles de este Real Madrid en lo que llevamos de campeonato. Ha sido una auténtica obra de arte, pero probablemente por el contexto del partido mañana ya lo habremos olvidado.

Por desgracia, hemos comenzado la competición doméstica más pendiente de que se deje puntos nuestro rival que de lograrlos nosotros con solvencia. Tropezamos varias veces con la misma piedra y ahora, en lugar de apartar ese dichoso pedrusco, miramos por encima de él como balones que salen por la línea de fondo, acaban entrando. Cosa que nos da mucha rabia y que no nos permite ser lo felices que merecemos. La vida es ‘asín’, supongo.

Compartir

Mientras intentas descubrir algo más sobre mí en estas líneas yo me ando paseando por algún lugar de Barcelona con el escudo del Real Madrid en el pecho. Desconozco si soy un valiente o un imbécil, pero me excita. Son tantos los que me miran mal como los que empatizan conmigo. Así que si algún día desaparezco que sepáis que o me han matado a palos o a besos. Y si eso ocurre… ¡Que nos quiten lo escrito y leído por aquí! Eso sí, ¿hablaréis bien de mí, no? ¡Más os vale!