La contracrónica: Bodrio del Rey

0
El Madrid se lleva la victoria gracias a dos penaltis
El Madrid se lleva la victoria gracias a dos penaltis
-publicidad-

¿A alguien le apetecía jugar este partido de pacotilla? ¡A nadie! Bueno, miento. Marcos Llorente ha estado bastante lucido en un partido en el que, futbolísticamente hablando, se ha jugado a oscuras. El formato de esta competición convierte a la Copa del Rey en un auténtico bodrio, pero parece que los que mandan todavía no se han dado cuenta.

El Fuenlabrada, sin nada que perder, ha planteado el partido pidiendo a gritos una derrota. Y aunque el Madrid al principio parecía que no quería conceder ese triste deseo a los locales, lo ha conseguido casi sin querer. Un penalti -o no- muy tonto sobre Achraf ha encarrilado una victoria madridista que, de no llegar, nos hubiera importado más bien poco.

La culpa no es ni del Real Madrid ni de los fuenlabreños, sino de los que manejan los hilos de esta competición repleta de remiendos. Remiendos, por cierto, que no sirven ni para ocultar que el diseño de este torneo se hizo tras una borrachera de calimocho. De lo contrario, es del todo inexplicable ver cómo año tras año se perjudica tanto al equipo grande como al pequeño.

Los clubes de Segunda B, cuando en los sorteos les toca el Real Madrid de turno, son extremadamente felices -a priori- porque se enfrentarán a los mejores jugadores del mundo y porque visitarán uno de los mejores estadios del planeta. Lo primero, cada vez es más cuestionable. Entre otras cosas porque los de Zidane se han presentado en el Estadio Fernando Torres sin las “guapas”. Y lo segundo, aunque lo puedo llegar a entender, tiene mil connotaciones, pero ninguna coincide con la razón de ser de este deporte: competir.

Al final, la Copa del Rey se convierte en un “Tour Bernabeu”, pero en versión VIP. Donde niños que sueñan con llegar a ser futbolistas profesionales -como lo hemos sido todos en algún momento de nuestras vidas- no solo podrán pisar el césped del Santiago Bernabéu y echarse cuatro selfies, sino que corretearán detrás de un balón durante 90 minutos. De todos modos, aunque parezca mentira, para eso tendrán que esperar un mes. Gracias por nada Federación Española de Fútbol. ¡Buen provecho!

Compartir

Mientras intentas descubrir algo más sobre mí en estas líneas yo me ando paseando por algún lugar de Barcelona con el escudo del Real Madrid en el pecho. Desconozco si soy un valiente o un imbécil, pero me excita. Son tantos los que me miran mal como los que empatizan conmigo. Así que si algún día desaparezco que sepáis que o me han matado a palos o a besos. Y si eso ocurre… ¡Que nos quiten lo escrito y leído por aquí! Eso sí, ¿hablaréis bien de mí, no? ¡Más os vale!