GIR – RM: El Equipo A desembarca en Montilivi

El once de gala, salvo lesionados, regresa a Montilivi ante las urgencias en la competición liguera. 18 tantos en nueve partidos alumbran a los de Zidane, a los que les cuesta un mundo hacer gol

0
-publicidad-

En Gerona (ya no seguirán con la patochada de obligarnos a pronunciar en un idioma de un país extranjero el nombre de las ciudades, imagino y espero), el Real Madrid regresa a la competición liguera (16:15, BeIn LaLiga) tras el parón fuenlabreño de Copa, y lo hace, como no podía ser de otro modo, con su Equipo A, el que por culpa de los despistes de comienzo de temporada en el Bernabéu está teniendo que salir al rescate en Liga. Ya nadie duda de que eso que el curso pasado se denominaba “la segunda unidad” no es, ni por asomo, similar este año: da para lo que da, así que dan más los titulares. Que tampoco es que venga siendo mucho, pero al menos da para cubrir el expediente.

Regresan pues los Cristiano, Benzema, Isco y cía en Montilivi, cualquiera sabe frente a qué ambiente. Si uno festivo, el equipo local está en Primera no sabe por cuánto y la visita del Rey de Europa debería ser motivo de algarabía, o si por el contrario lo tendrán que hacer frente a una grada crispada, reivindicativa de quién sabe qué y con ganas de arrojar sus vergüenzas al césped. Ojalá no haya que contar nada fuera de lo que haga el balón y los que le golpean con los pies.

El Madrid vuelve además a la Liga, de nuevo sin Keylor Navas, con la misión de recuperar el gol, una tarea pendiente desde que comenzó la temporada. En Liga, el equipo madridista lleva 18 goles en nueve partidos, cifra que no está mal, pero todo el mundo ha visto ya lo que le cuesta a los de Zidane atinar con la red de la portería contraria, un ratio de conversión en gol bajísimo para un equipo al que se le presume ser candidato a todo. Cristiano, casi en noviembre y un solo gol en Liga, es el mejor ejemplo de todo ello. Al luso se le ve cada vez más frustrado por su sequía y volver a disputar 90 minutos sin ver puerta podría ser una espantosa noticia para el equipo blanco, con Wembley a la vuelta de la esquina.

Compartir

Yo vi jugar a Del Bosque, así que llevo unos cuantos años yendo al Bernabéu. Socio desde 1986, mis recuerdos van ligados al Madrid del Di Stéfano entrenador, el de los cinco subcampeonatos, que me forjó en madridismo ante los malos tiempos, y al de la Quinta del Buitre, la poesía y las pelotas hechas fútbol. Desde 1996 dando la barrila en esto del periodismo deportivo, aunque hace años que es mi hobbie y no mi profesión.