MAC – RMB: A la espera de Tavares

El Madrid se enfrenta al Maccabi a domicilio, un clásico europeo de las últimas décadas. Una cancha complicada que puede servir de bálsamo ante las lesiones sufridas por los blancos

0
-publicidad-

El jueves (20.05 Movistar Deportes 2) el Real Madrid visita Tel Aviv, perteneciente a la sexta jornada de Euroliga, en un clásico que se vive cada temporada con pasión. La rivalidad entre el Maccabi y el Real Madrid se remonta a los años 70 y ganar a domicilio es una tarea nada sencilla. El Maccabi es un equipo que se reinventa cada temporada (con nuevos fichajes) y aunque a veces no aparezca entre los favoritos sufriendo alguna crisis de juego y resultados de vez en cuando se clasifica para la Final Four. No hay que olvidar que el Maccabi fue campeón de la Euroliga por última vez en 2014 precisamente ganando en la final al Madrid. En cuanto al equipo en sí, en una plantilla muy renovada hay que destacar a los ex-ACB Deshaun Thomas, Michael Roll o Deandre Kane y el ex-NBA Norris Cole. En la banda, están dirigidos por el conocido por su pasado ACB Nevel Spahija. Habrá que tener especial cuidado con la dirección de Norris Cole y los puntos que provengan de Thomas y Roll, los más destacados ofensivamente (con un buen porcentaje en triples). Importante es el trabajo que hace Alex Tyus que promedia casi un doble doble por partido. Un equipo que encaja 72 puntos por partido se traduce en que defensivamente son buenos, concretamente es el 4º mejor equipo de la competición. El Madrid deberá contrarrestar esta fortaleza defensiva con el contraataque e intentar conseguir un partido con alta puntuación. Veremos si el Madrid es capaz de conseguirlo, a pesar de las bajas por lesión. Sin embargo, como venimos repitiendo últimamente, con Doncic en pista, cualquier cosa es posible para el Madrid.

Compartir

Madridista desde pequeñito, solo podía ser seguidor del mejor equipo del mundo; bastantes desgracias tiene la vida como para llorar por el deporte y ser fan de un equipo perdedor. Como lo mío no era precisamente ganarme las habichuelas jugando al baloncesto, decidí que lo mejor era verlo desde el otro lado de la barrera, y qué mejor forma que narrar los éxitos del Real Madrid de baloncesto. Mis referentes ligados a este deporte, sin lugar a dudas, han sido la plata olímpica de los Ángeles 84, el colegio San Viator (de donde salieron gigantes como Juan Antonio Corbalán y Carlos Jiménez) y mis hermanos mayores. Después de varios trabajos y alguna estancia en Irlanda decidí sentar la cabeza y ahora presto el mejor servicio al ciudadano desde mi posición de funcionario de la Comunidad de Madrid. No cuajó la opción de ser coordinador de cheerleaders, pero os dejo una foto ellas para que veáis que al menos lo intenté…