BVG 105 – 75 RMB: Desastrosa derrota y naufragio blanco en Vitoria

Una desastrosa primera parte del Madrid clave para entender la derrota ante el Baskonia. Gran actuación colectiva local que solo tuvo a Doncic enfrente: cada vez se echa más de menos a Ayón

0
-publicidad-

El Madrid encajó una derrota muy dolorosa en Vitoria al perder 105-75 en una de las peores partidos que se le recuerdan a los de Laso. Una primera parte desastrosa condenó al equipo desde el minuto uno. El Madrid encajó 64 puntos al descanso. Una barbaridad. Solo Doncic opuso algo resistencia, el resto de la plantilla desaparecida. Y lo que es peor, se empieza a echar en falta a Ayón desde que se lesionó, quizá demasiado. Hay jugadores que no asumen las responsabilidad, y ya son varios los partidos. Tercera derrota consecutiva en Euroliga y ya son cuatro los partidos perdidos en este mes de noviembre. El Baskonia jugó un gran partido con todos los jugadores comprometidos y motivadísimos ante un Madrid que no defendió nada y se vio superado desde el primer cuarto.

Se vivió un primer cuarto horroroso, defensivamente hablando, por parte del Madrid. Los vitorianos salieron muy concentrados, decididos a por el partido desde el minuto 1. Jugados 3 minutos ya ganaban por 10 (15-5) y no bajaban el ritmo. A pesar de la segunda falta de Granger que apenas pudo entrar en juego, Huertas se reencontró con su mejor versión y el equipo funcionaba como un reloj. Martilleando desde el triple, corriendo contraataques. Era muy frustrante ver al Madrid perdiendo con sus propias armas. Los blancos totalmente desarbolados. Una de las peores actuaciones del Madrid en mucho tiempo y a la inversa. El Baskonia vive uno de los mejores partidos que se recuerdan y eso que venían inmersos en una temporada con muchas dudas. Entre Huertas, Beaubois, Janning, Poirier…todos aportaban. Se llega a la máxima ventaja local en el minuto 27 cuando el luminoso reflejaba un 27-5. El Madrid con la entrada de Doncic y Carroll vive una tímida remontada pero no es suficiente. La defensa del Madrid inexistente. Al final del cuarto el resultado es fiel reflejo de lo que pasaba con el 36 a 17. El Baskonia llevaba 8/8 en tiros de 2, 4/7 en triples, 1 sola pérdida y un impresionante 51 de valoración global.

En el segundo cuarto, Rudy lo intenta con 3 triples y parece que la defensa madridista se va ajustando. Con apenas 2 minutos jugados el partido no parecía tan alejado con el 41-27. Sin embargo, la motivación de los locales no cede y liderados por Janning, Beaubois en el perímetro y Poirier haciendo mucho daño en la zona la desventaja blanca ronda los 20 puntos prácticamente todo El Segundo período. Tavares entra en juego con 2 jugadas espectaculares en forma de mates. Sólo Doncic parece estar dispuesto a no bajar los brazos pero el equipo estaba totalmente desconectado. Hay tramos del partido que parece un concurso de triples entre piques de jugadores de ambos equipos. Se llega al descanso con un escandaloso 64-44 con varios detalles a destacar. 80 de valoración por 41 del Madrid. 9/17 en triples de los locales. Los mejores por el Baskonia los mencionados Huertas (10 puntos y 4 asistencias), Beaubois (10), Janning (11) y Poirier (8 puntos y 6 rebotes) en un gran actuación coral de los de Vitoria. Por el Madrid solo se puede destacar 14 puntos y 4 asistencias de Doncic y 9 de Rudy.

En la reanudación, el partido siguió por el mismo guión. El Madrid dando la sensación de dar el partido por perdido. Además se acumulaban los problemas. La cuarta falta de Campazzo que con una técnica en el período anterior se había borrado del encuentro. Randolph se retira visiblemente cojeando y ya no volvió al partido. Y los locales a su ritmo. Con intercambio de canastas, la ventaja del Baskonia nunca corrió peligro. Al final del cuarto 88-63.

Y en el último cuarto, seguía la agonía. En realidad pocas veces se hicieron tan largos 10 minutos. La imagen, la actitud del Madrid daba pena. Se puede perder pero no así ya que dieron la sensación que se quedaron en el vestuario al término de los 20 minutos. La fiesta local continuaba y el público disfrutaba. Al final del partido, el marcador demostraba lo que había pasado en pista, 105-75, y mucho por analizar en poco tiempo. El jueves otra cita contra el Unicaja, octava jornada de Euroliga.

 

Compartir

Madridista desde pequeñito, solo podía ser seguidor del mejor equipo del mundo; bastantes desgracias tiene la vida como para llorar por el deporte y ser fan de un equipo perdedor. Como lo mío no era precisamente ganarme las habichuelas jugando al baloncesto, decidí que lo mejor era verlo desde el otro lado de la barrera, y qué mejor forma que narrar los éxitos del Real Madrid de baloncesto. Mis referentes ligados a este deporte, sin lugar a dudas, han sido la plata olímpica de los Ángeles 84, el colegio San Viator (de donde salieron gigantes como Juan Antonio Corbalán y Carlos Jiménez) y mis hermanos mayores. Después de varios trabajos y alguna estancia en Irlanda decidí sentar la cabeza y ahora presto el mejor servicio al ciudadano desde mi posición de funcionario de la Comunidad de Madrid. No cuajó la opción de ser coordinador de cheerleaders, pero os dejo una foto ellas para que veáis que al menos lo intenté…