Don Santiago Bernabéu, primer goleador oficial madridista en el campo del Atleti

El que luego fuera presidente madridista fue el primer jugador del equipo blanco que logró anotar un gol oficial en el estadio del máximo rival capitalino: fue en enero de 1915, en el Campeonato Regional

0
-publicidad-

Tuvo que ser él, quién si no. Si el nombre de Don Santiago Bernabéu está escrito con letras de oro en la historia del Real Madrid no es exclusivamente por su faceta como presidente, aunque fuera sin duda la más destacada. Pero el dirigente almanseño es un poliedro donde cada una de sus aristas es fascinante. Y la del Bernabéu jugador esconde ese secreto: él fue el primer goleador del Real Madrid en un derbi oficial disputado en el campo del Atlético. Genio y figura.

Fue Don Santiago Bernabéu, sí, el encargado de marcar el primer gol madridista en partido oficial en campo atlético. De segundas, además, porque el primer duelo oficial en terreno colchonero, disputado en el campo de O’Donnell, acabó con derrota madridista 2-0. Era el Campeonato Regional 13-14, y el 25 de enero de 1914 el Real Madrid visitaba por primera vez el estadio rojiblanco, “con entrada por la calle Narvaez y el Camino Viejo de Vicálvaro”, según decían los diarios de la época. Ese día el Madrid CF perdió 2-0, con goles de los hermanos Belaunde, Luis (ex jugador del equipo blanco) y Manuel.

Así que hubo que esperar al Campeonato Regional 14-15 para que el Madrid CF por fin marcara en terreno rojiblanco en partido oficial. El 17 de ebero de 1915, Santiago Bernabéu (que luego en 1920 cambiaría el merengue de su camiseta por el colchonero, ya que militó un tiempo en el Atlético), le hizo al Atlético dos goles. El encuentro terminó 2-2. Por dos veces se adelantó el Atlético y por dos veces Bernabéu les aguó la fiesta. Algo que con el paso del tiempo se hizo felizmente habitual.

Compartir

Yo vi jugar a Del Bosque, así que llevo unos cuantos años yendo al Bernabéu. Socio desde 1986, mis recuerdos van ligados al Madrid del Di Stéfano entrenador, el de los cinco subcampeonatos, que me forjó en madridismo ante los malos tiempos, y al de la Quinta del Buitre, la poesía y las pelotas hechas fútbol. Desde 1996 dando la barrila en esto del periodismo deportivo, aunque hace años que es mi hobbie y no mi profesión.