ATM – RM: El derbi de la Liga de menos

0
-publicidad-

Parece un derbi madrileño cualquiera el de hoy, uno más, metido en este fútbol destensionado, amable y que tan poco espacio deja para la pasión y el sentimiento. En esa ecuación en la que todos los actores, obviando a los aficionados, han decidido tirarse al suelo a recoger monedas de cobre llega un derbi que bien podría ser casi como el título de aquella novela de Umberto Eco, La Isla del Día Antes. Porque “El derbi de la Liga de menos” es el que mejor encaja para este partido entre Atlético y Real Madrid (20:45, Movistar Partidazo).

Es obvio el por qué es El derbi de la Liga de menos. Si el Barcelona gana a los postres al Leganés, el equipo que no se lleve los tres puntos hoy dirá definitivamente adiós a la Liga cuando aún quedan seis meses de esta competición por delante. Seis meses de trote cochinero en el día a día. Lo peor es que los dos equipos, si empatan, pueden despedirse del torneo en el estreno derbimatritense del Wanda Metropolitano. Así que este partido es infinitamente más importante que Lisboa o Milán: no da una Orejona como recompensa, menuda recompensa, pero sí otorgará al ganador la posibilidad de que su vida tenga sentido durante los próximos seis meses, y no parecer un anciano achacoso todos los partidos hasta que arranque la próxima Liga.

Saldrán los dos equipos con todo lo que tienen, que por lesiones no es tampoco un exceso desaforado. Zidane acaba las rotaciones, como siempre, en cuanto asoma un equipo importante por el horizonte y para desesperación de los que nunca juegan estos partidos, mientras que Simeone tiene que tirar de Gabi porque sin él, y con Godín en un deplorable estado de forma, el Atlético se le desmadeja. En los blancos podría volver Carvajal, felizmente recuperado tras su susto cardiaco, pero tal vez entrar de golpe tras dos meses sin jugar sea exagerado. Veremos.

Conviene no olvidar un detalle: los dos equipos están donde están por deméritos propios, por mucho que las fanfarrias habituales intenten ponerse de perfil, mirar para otro lado y decir que la temporada es larga. Sí, es larga, pero ya vamos por un tercio y los dos equipos capitalinos madrileños van, en Liga, vestidos con los harapos. Hoy uno de ellos se quedará en pelotas delante del mundo, incluso los dos. Más vale ponerle intensidad al tema.