Crisis europea: análisis de un noviembre negro

El Madrid, que ha ganado uno y perdido cinco partidos de Euroliga durante el mes de noviembre, no acaba de encontrar un ritmo adecuado en la competición continental

0
Pablo Laso
-publicidad-

1 de Noviembre. El Real Madrid dominaba la liga ACB (6-0) y extendía su dominio a la Euroliga (4-0) con brazo de hierro. El juego no tenía la continuidad necesaria, la irregularidad era una constante, pero todo se compensaba con las victorias. Un mes después, los blancos siguen líderes en la competición doméstica (9-1) pero en la Euroliga se han acumulado los problemas. El equipo va 5-5 con evidentes problemas en la pintura y una defensa en algunos momentos muy floja.

Al principio de la temporada incluso la ausencia de Llull no se notaba tanto, dada la explosión de Luka Doncic. El esloveno, como han declarado varios jugadores como Spanoullis, es un chico que va a marcar época, un jugador que sale aparece cada 50 años. En varias páginas especializadas (NBAdratf.net y draftExpress.com, entre otras) que apuntan previsiones del próximo draft de la NBA al esloveno lo sitúan en el número tres. De hecho, varias lo colocan directamente con el próximo número 1 del draft. Impresionante. Sin embargo, no hay que olvidar que sólo tiene 18 años y bastante hace echándose el equipo a la espalda como un jugador consagrado. Y si eso sucede, es evidente que el resto de la plantilla no está dando el do de pecho. De los pocos que se salvan está el gran capitán Felipe Reyes, que aún siendo inconstante sigue dando muestras de pundonor y garra.

Otros veteranos como Rudy, Maciulis, Carroll, Taylor, Thompkins y Randolph, hay que reconocerlo, muestran su calidad con cuentagotas. Un jugador infravalorado en muchas ocasiones como el mexicano Ayón estaba haciendo una buena temporada. Es uno de los mejores pasadores y los que lee muy bien las situaciones en las dos pinturas. Desgraciadamente Ayón ha caído lesionado. Lo de Randolph (cuestión aparte su lesión por fractura de estrés) es cuestión aparte. La calidad de este norteamericano es incuestionable pero su desconexión mental durante los partidos es más que evidente. Thompkins está fuera de forma después del permiso para ir a EEUU y poco a poco va cogiendo el ritmo de competición. Se esperaba más de Rudy (aunque en los últimos partidos se le va viendo con más motivación de lo mostrado), Maciulis, Carroll y Taylor. El mallorquín está muy tocado por las lesiones que le han lastrado en las últimas temporadas. Y repetimos, parece que se le ven destellos del gran jugador que fue. El lituano parece haber caído en desgracia. Laso ha bajado claramente sus minutos. Y si ha vuelto a jugar más es debido a las lesiones de los hombres altos, ya que es un jugador que puede echar una mano en la faceta reboteadora. Y Carroll y Taylor son tan irregulares como el resto de los citados.

Sin embargo, hay que confiar en la plantilla. El base Randle no ha encajado todavía en el esquema de Laso. Decente tirador es mejor penetrando a canasta, aunque como director de juego todavía no ha demostrado mucho. De Tavares, decir que el Madrid confía mucho en él. Si no, no le hubieran ofrecido un contrato de tres años. Puede y debe ser un hombre importante en la pintura. El tiempo confirmará si el Real Madrid ha acertado con su fichaje. Por lo visto hasta el momento, el caboverdiano debería dar más de sí. Sólo con su envergadura no debería tener problemas para promediar un doble doble en cada partido. Por el momento no es así y hay que pedirle más rendimiento. No cabe otra. De los nuevos se puede pedir más y Laso debe depositar su confianza. Tanto Yusta como Radoncic son jugadores que en categorías inferiores han demostrado su valía. Si los veteranos anteriormente citados no dan el paso, Laso deberá darles una oportunidad. Por lo demostrado hasta ahora, al de Montenegro se le ha visto más nervioso y ansioso que a Yusta. A éste último no parece pesarle por el momento la camiseta y ha dado unos buenos minutos a pesar de su juventud.

Campazzo es un jugador que está yendo a más y es evidente que conecta con Doncic. Un base todoterreno que está dispuesto a asumir galones y mucho más maduro que cuando se fue cedido a Murcia dos años. Un poco irregular, sobre todo en el tiro, aunque es un jugador perfectamente válido.

De Laso ¿qué se puede decir? Los que tenemos un poco de memoria y acudimos al Palacio desde hace años solo podemos decir cosas excelentes de la época de Laso. Un juego espectacular, de fantasía a veces, con jugadores con clara proyección NBA (Llull, Doncic, Sergio Rodríguez). Se han ganado tantos títulos (13) con Laso como en los 25 años anteriores. Se le acaba de renovar hasta el 2020. Dicho esto, sería muy injusto decir que hay que despedirle. Eso no quita que no haya que pedirle cuentas. Por ejemplo, es comprensible que la plantilla sea larga debido a la temporada y tenga que rotar a los jugadores en distintos partidos. Sin embargo, hay jugadores veteranos (Rudy o Randolph) que no solo no los dosifica, si no que aún haciendo malos partidos no los mande al banquillo. En cambio, a veces parece que la toma con algún jugador y reduce mucho su participación como Maciulis o Bourosis en el pasado. Lo de Maciulis no tiene explicación. ¿Qué es lo que ocurre para que juegue tan poco? Es evidente que la relación entre ellos no pasa por su mejor momento pero no se explica esta situación. Otra cosa que se le puede achacar es lo dicho anteriormente. Apenas confía en los jóvenes, excepción hecha de Doncic. Desgraciadamente el esloveno es bastante probable que abandone el equipo en junio de 2018.

Otro dato negativo, aunque éste es extensible a todos los equipos ACB, es la acumulación de partidos. La Euroliga se está convirtiendo en un espejo de la NBA con sus pros y sus contras. La suma de todos los partidos jugados por el Madrid la temporada pasada superó los 80 partidos. La aparición de lesiones y crisis de juego y resultados es más que evidente.

Aunque sería muy sencillo escudarse en las lesiones no se puede olvidar que hasta 5 jugadores han caído esta temporada en mayor o menor gravedad. Kuzmic (lesionado para toda la temporada), Llull que quizá vuelva en marzo, Ayón probablemente después de la Copa del Rey, Randolph (sin fecha por el momento de vuelta) y Taylor, aunque éste con un pronóstico más leve. Esta circunstancia desbarata a cualquier equipo y lo ha acusado claramente. Llull y Ayón son jugadores fundamentales en los esquemas de Laso. El trabajo de Llull es de sobra conocido por todos pero el trabajo en pista de Ayón es muchas veces poco valorado y es un jugador que se multiplica en pista en ambos lados de la canasta. La ausencia de Ayón ha influido claramente en la débil defensa mostrada por el Madrid.

La imagen del Madrid ha caído contra equipos de Euroliga. Desde ese 1 de noviembre, el Madrid lleva 1 victoria por 5 derrotas. Parece que no se han preparado bien algunos partidos contra los rivales de Euroliga. Da la sensación de que muchas veces se fía la victoria para el último cuarto, o cuando hay buena ventaja se pierde como un azucarillo. En esta competición tan feroz no se pueden perder muchos partidos. Y si no, que se lo pregunten al Barcelona la temporada pasada. Fue perdiendo partidos y cuando quiso darse cuenta era demasiado tarde. Todavía es pronto para que no cunda la alarma pero el récord de 5-5 no es bueno y hay que revertir la situación lo antes posible. Realmente, se ha demostrado que da igual quedar primero que octavo. El factor cancha muchas veces no indica nada. La Euroliga siendo realistas a día de hoy es una quimera pero con la vuelta de los lesionados podría abrirse un nuevo panorama a partir de febrero-marzo.

Por último, queda analizar, la mala gestión de los partidos en los momentos calientes. Exceptuando a Doncic, los demás jugadores están “escondidos”. No asumen responsabilidades y no se puede trasladar esa responsabilidad a un jugador tan joven. Hay veteranos curtidos en mil batallas en el equipo que deben dar un paso adelante. El tiempo dirá si este Madrid puede darnos alegrías o no. Hay plantilla pero hay un evidente colapso, mental más que físico. Habría que trabajarlo para darle la vuelta a la situación.

Compartir

Madridista desde pequeñito, solo podía ser seguidor del mejor equipo del mundo; bastantes desgracias tiene la vida como para llorar por el deporte y ser fan de un equipo perdedor. Como lo mío no era precisamente ganarme las habichuelas jugando al baloncesto, decidí que lo mejor era verlo desde el otro lado de la barrera, y qué mejor forma que narrar los éxitos del Real Madrid de baloncesto. Mis referentes ligados a este deporte, sin lugar a dudas, han sido la plata olímpica de los Ángeles 84, el colegio San Viator (de donde salieron gigantes como Juan Antonio Corbalán y Carlos Jiménez) y mis hermanos mayores. Después de varios trabajos y alguna estancia en Irlanda decidí sentar la cabeza y ahora presto el mejor servicio al ciudadano desde mi posición de funcionario de la Comunidad de Madrid. No cuajó la opción de ser coordinador de cheerleaders, pero os dejo una foto ellas para que veáis que al menos lo intenté…