-publicidad-

El sábado llega al Bernabéu el Sevilla, un equipo con una estadística demoledora: desde su vuelta a Primera División, en 2001, ha jugado 16 partidos ligueros en Chamartín encajando una media de tres goles por partido. Con semejante botín esta claro que la victoria madridista ha sido una tónica todos estos años. Si nos remontamos a los últimos treinta, apenas un empate y dos victorias han sido los éxitos sevillistas en la capital. También el Sevilla es integrante de otro grupo selecto: el de equipos que han recibido en el Bernabeu 8 o más goles en un partido liguero. Aprovechando aquel partido vamos a recordar una delantera mítica, a conformada por Kopa, Rial, Di Stéfano, Puskas y Gento, que sólo consiguió que todos sus integrantes marcasen en el mismo partido en un encuentro ante el Sevilla. Y que, pese a su extraordinaria leyenda, apenas coincidió en el campo unos pocos partidos y durante sólo una temporada.

Noticia del fichaje de Puskas por el Real Madrid

El Madrid afrontaba la temporada 58-59 como vigente campeón de Liga y Copa de Europa, ademas de subcampeón de Copa del Rey, por lo que no parecía que el mercado de fichajes fuera a ser relevante. Sin embargo el por aquel entonces secretario técnico madridista, el húngaro Emil Osterreicher, recomendó el fichaje de Ferenc Puskas a Santiago Bernabéu. Éste, que ya conocía al ariete húngaro, vió la oportunidad de poner un broche de oro a la delantera blanca y de paso lograr un mayor atractivo para seguir con las buenas recaudaciones en los encuentros que jugaba el Madrid en su estadio. Puskas, por su parte, se encontraba sancionado. Mientras viajaba con el Honved a Bilbao, los tanques soviéticos entraron en Budapest reprimiendo las protestas populares. Ante este clima de inestabilidad varios jugadores del Honved, incluido Puskas, decidieron no volver a su país. Era el invierno de 1956. A partir de ese momento el húngaro sólo jugará partidos amistosos y empezará descuidar su forma hasta que, en mayo de 1958, pese a la opinión contraria de parte de su directiva, Bernabéu le ficha. Conocida es la anécdota de cuando Luis Carniglia, entrenador madridista, al saber del fichaje del jugador(12 kilos por encima de su peso ideal) le preguntó al gerente, Antonio Calderón que qué podía hacer con el húngaro, a lo que el sevillano le espetó: “Muy sencillo: ponerlo a punto. Ésa es su obligación”.

A comienzos de agosto de 1958 se presenta en el Bernabéu la plantilla madridista, con otras novedades como Chus Herrera, Miché y el uruguayo Omar Ramos, ante apenas 100 aficionados. Puskas, quien se entrenaba con un par de jerseys para sudar más y bajar peso, despertó al principio reticencias en la plantilla blanca, que no veía necesaria su llegada. Y menos en las condiciones físicas en las que se encontraba, ya que presumiblemente habría que mover a Rial para hacerle un hueco en la delantera y ponía mas cerca de la suplencia a Mateos, Marsal y Joseito. Sin embargo el húngaro, pese a que no sabia español, logro ganarse a la plantilla con sus ganas, simpatía y buen juego.

Con este plantel, el equipo madridista tenia disponible una delantera excepcional, una de las mejores delanteras de toda su historia, cuando no la mejor: Kopa, Rial, Di Stéfano, Puskas y Gento. Sin embargo, no deja de ser curioso que tan solo coincidieron una única temporada y en la cual apenas jugaron juntos, por lo cual puede considerarse que es mas de una delantera de “nombres” que de “hechos”. Veamos los partidos en los que jugaron juntos.

El XI madridista en el debut de la delantera galáctica, en el Monumental de Buenos Aires.

La pretemporada madridista para la campaña 1958-59 arranca con un partido en agosto en el Bernabéu ante el conjunto brasileño del Bela-Vista, el cual no contó con la participación completa de esta delantera debido que a los jugadores suramericanos no habían iniciado la temporada en España, puesto que aprovechando que el Real Madrid haría una gira por allí, el club había decidido que se incorporaran en el destino. Para ese partido, que el Madrid ganó 2-1, jugaron de inicio en el ataque Herrera, Marsal, Kopa, Mateos y Gento. El quinteto Galactico debutó en un escenario mítico: el Monumental de Buenos Aires ante el River Plate, al que se ganó por 0-1 con gol de Rial. En esa mini-gira suramericana de pretemporada también jugaron juntos ante el San Lorenzo de Almagro, con victoria 2-3 con goles de Puskas, Di Stefano y Rial, y en Uruguay donde empataron 0-0 en el estadio Centenario ante el Nacional de Montevideo. Un gran sensación dejo el conjunto blanco en Latinoamérica, al mismo tiempo que se empezaba a ver que Puskas, pese al sobrepeso y la inactividad, no había perdido un ápice de su técnica.

El equipo saltó el Charco con destino Cádiz y el prestigioso Trofeo Ramón de Carranza. El quinteto atacante jugó y venció en semifinales al conjunto austriaco del Wiener SC por 5-2 con tres goles de Puskas, y otros dos de Di Stefano y Rial. En la final se enfrentó al Sevilla, a quien derrotó por 2-0 con goles de Di Stéfano y Gento, obteniendo el titulo. Los últimos dos partidos de pretemporada tuvieron sorpresa. El íltimo amistoso que jugaron juntos fue en el Santiago Bernabéu. El partido de presentación se jugó ante el Valladolid y salto la sorpresa: derrota madridista por 2-3. Un Valladolid que se puso 0-3 en el marcador hasta que mediada la segunda parte recortó el conjunto blanco con Villa y un gol en propia puerta de Matito al final del partido. El otro partido fue en Salamanca, en el antiguo campo de El Calvario, aunque el Madrid presentó un equipo suplente con el que derrotó a los locales por 2-3.

Kopa, Rial, Di Stéfano, Puskas y Gento. Sólo coincidieron en diez partidos oficiales

Pese a que en la pretemporada jugaron juntos de manera asidua, en Liga todo fue muy diferente. De los 30 partidos apenas salieron juntos de inicio en ocho de ellos en dos tantas de cuatro partidos seguidos. La primera tanda fue en el mes de octubre, en las jornadas 4, 5, 6 y 7. Primero en partido nocturno ante el Osasuna, donde golearon por 8-0 (tres de Di Stefano, dos de Rial, dos de Gento y uno de Puskas); en Heliópolis se vence 2-3 al Betis con goles de Gento, Isidro (en propia puerta) y Di Stéfano al borde del final del partido; nuevamente en casa se derrota 3-0 al Zaragoza con 2 goles de Puskas y otro de Di Stéfano; y se cierra el ciclo cayendo estrepitosamente en el Camp Nou, 4-0, ante otra delantera temible: Luis Suárez, Czibor, Evaristo, Kubala y Tejada. Desde ese partido hasta marzo, Carniglia ira rotando y, a excepción de Kopa y Di Stefano (el francés jugó todos los partidos y el hispano-argentino sólo se perdió uno) se irán alternando en la delantera Joseito, Marsal, Herrera, Santisteban y Mateos junto a Rial, Puskas y Gento.

La Liga fue cosa de dos. Real Madrid y Barcelona echaron un pulso y fueron alternándose en el primer puesto de la clasificación. Los blancos lograron conseguir como máximo una renta de tres puntos, hasta que el Barcelona le empato en la clasificación e incluso le sobrepaso. En la jornada 22 el Madrid recibe al Barça y Herrera, con un solitario gol, vuelve a dar el liderato a los blancos, pero éste sera efímero. Siete días más tarde el Madrid cae en el Metropolitano por 2-1 y el Barsa, tras golear el Sporting, se pone líder. Al poco de perder el liderato llegara la segunda tanda de cuatros partidos donde juega el quinteto galáctico, en concreto en las jornadas 25, 26, 27 y 28. En Mestalla se empata 1-1 con el Valencia con gol de Ruiz y gracias a que el valencianista Walter falla un penalti en el último minuto pitado a favor del conjunto che; en Chamartin la afición asiste a otra goleada ante la Real Sociedad por 6-1 (dos de Di Stefano, y además Mateos, Puskas y Kopa) y en Granada se golea 0-3 con un triplete de Puskas.

A falta de tres partidos, el Madrid recibe a un Sevilla necesitado de puntos para evitar el descenso, con el cual esta coqueteando. Miguel Muñoz, que sustituía a Carniglia ya que éste estaba de baja tras ser operado, formó de inicio aquella tarde con Domínguez, Marquitos, Santamaría, Lesmes, Santisteban, Zárraga, Kopa, Rial, Di Stéfano, Puskas y Gento. Seria la última vez que la famosa delantera jugaría junta.

El Sevilla, entrenado por el exjugador y capitán madridista Juan Antonio Ipiña, intentó frenar el ataque blanco pero no pudo hacer nada ante el vendaval que se desató en Chamartín. Marcó Di Stéfano a los cinco minutos poniendo el partido de cara, y más que se puso cuando el húngaro Szalay se lesionó a mitad de la primera parte para ser una figura decorativa durante el resto de esta mitad. Al poco, Di Stéfano marca el segundo gol madridista. En la segunda parte, con el Sevilla con uno menos por el lesionado, la delantera blanca se desmelena y Rial, Puskas, Kopa, Puskas, Gento y Di Stéfano ponen el marcador en el 8-0 definitivo. El único partido donde marcaron los cinco jugadores de la delantera galáctica. El Barcelona no cedió, ganó en Las Palmas y a falta de dos jornadas seguía líder con dos puntos de ventaja y el gol average favorable. Pese a que en la penúltima jornada el Barcelona empataba en el Metropolitano, el Madrid caía en San Mamés por 4-1 y el Barcelona acabaría siendo campeón de Liga.

Alineación madridista en el Prater de Viena

En Copa de Europa, los cinco delanteros tan solo coincidieron en dos partidos. El primero fue en casa, ante el Besiktas, al que derrota por 2-0 con goles de Santisteban y un segundo gol con dudas al ser en un barullo en el área tras un córner. Un partido en el cual Di Stéfano fue expulsado en el minuto 86 junto a un jugador visitante. También jugó la misma delantera en Viena ante el Wiener, donde se empato 0-0, en un partido marcado por la expulsión de Puskas. No volvieron a coincidir en el resto de la Copa de Europa donde el Real Madrid logro hacerse con su cuarto titulo consecutivo tras derrotar en tres partidos al Atlético de Madrid en semifinales y en la final al Stade Reims en Stuttgart.

En Copa del Rey, al no admitirse extranjeros, no pudieron jugar juntos los cinco delanteros en una competición en la cual el Real Madrid llegó hasta semifinales cayendo derrotado ante el Barcelona. En los amistosos jugados durante la temporada, más de una decena, tampoco llegaron a coincidir, aunque el que jugaron en la ciudad argelina de Orán ante el Stade Reims si viajaron los cinco jugadores, pero no llegaron a estar sobre el césped al mismo tiempo.

Al final de esta temporada el francés Raymond Kopa abandonaría el club blanco disolviendo esta espectacular delantera que tan solo coincidió una única temporada en la cual unicamente jugaron juntos diez partidos oficiales y seis amistosos, dejando para el recuerdo la retahíla con la cual finalizaban los locutores radiofónicos el once madridista: Kopa, Rial, Di Stéfano, Puskas y Gento. Eso sí, cn motivo del 75º Aniversario del Real Madrid, la mítica delantera se volvió a jungar en los actos de celebracion de aquella efémeride. Fue su última vez.

Kopa, Rial, Di Stéfano, Puskas y Gento, en las celebraciones del 75º Aniversario

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here