ALJ 1 – 2 RM: Bale a primera vista

0
-publicidad-

Llegó Bale y desatascó un partido birrioso, absolutamente birrioso, del Real Madrid, que empezó a jugar contra el Al Jazira como llegan los niños de Bachillerato al patio del colegio de Primaria, sintiéndose infinitamente superiores y enseñando bíceps, y acabó con los ojos inyectados en sangre para salvar los papeles. Tuvo que esperar hasta el minuto 82 para ir por delante en el marcador, en un marcador en el que llegó a ir por detrás un buen rato debido a un partido nefasto de varios de sus integrantes. Y tuvo que hacerlo Bale, que en el primer balón que tocó dinamitó las esperanzas emiratíes. Espera el Gremio el sábado.

El partido fue como ver un episodio de los Looney Tunes, un auténtico correcalles chistoso de principio a fin al que sólo le faltó alguien disfrazado del Pato Lucas. O de Porky. Fue esperpéntico por todo. El Madrid, infinitamente superior a su rival, le apalizó sin piedad desde el inicio, pero se encontró con un héroe inesperado, Khaseif, el portero del equipo local. Con su poco estético físico, el guardameta se puso a ejercer de pulpo y no dejó, con un estilo tremendamente poco estiloso pero efectivo al máximo, que el Madrid marcara. Manos prodigiosas seguidas de sonoros barrigazos, pero la cuestión era que le balón no entraba. Y si el balón le superaba estaba el poste (¡cuatro veces se estrelló contra la madera el equipo blanco!) y hasta el VAR. 29 disparos del Madrid durante el partido para dos miserables goles. Así no se va a ningún lado, salvo a una final de un Mundial de Clubes jugando contra un equipo muy menor.

Porque el VAR se estrenaba para el Real Madrid este curso y se puso a prueba dos veces. la primera para anular un gol a Casemiro por fuera de juego de Benzema, y la segunda para anular también un gol al Al Jazira que hubiera sido el 2-0. Sí, leen bien: el 2-0. Porque el Al Jazira se adelantó y pudo haber reventado a un Madrid apático a base de contras. El partido que se marcaron Casemiro y Varane es para hacérselo mirar, y si a eso se une que Keylor no para una y que Achraf demasiado tiene con aprender. Tuvo cinco contras el Al Jazira para haber ganado. Gracias eso sí a que la suerte estuvo descaradamente de su lado todo el partido salvo en el VAR en contra.

Al final, el que salvó los muebles fue Bale, que tras tanto tiempo de baja embocó el primer balón que tocó, un pase atrás de Lucas Vázquez. Y casi le dio tiempo a marcar otro, con una sensacional tijera. Antes había empatado Cristiano, un Ronaldo que andaba frustradísimo, de esos partidos en que se sumerge en una profundísima agonía de gestos y malabares, porque era incapaz de meter para adentro una. Pero acertó en la que contaba, menos mal.

Así que al Real Madrid le espera el sábado, 18:00 en España, la final del Mundial de Clubes ante Gremio. Pero o mejora o lo de ganar el título no va a ser nada, pero absolutamente nada, sencillo. Tal vez sin unos cuantos de los titulares ante el Al Jazira sea más fácil. Eso sí, póngales usted el nombre.

Compartir
Yo vi jugar a Del Bosque, así que llevo unos cuantos años yendo al Bernabéu. Socio desde 1986, mis recuerdos van ligados al Madrid del Di Stéfano entrenador, el de los cinco subcampeonatos, que me forjó en madridismo ante los malos tiempos, y al de la Quinta del Buitre, la poesía y las pelotas hechas fútbol. Desde 1996 dando la barrila en esto del periodismo deportivo, aunque hace años que es mi hobbie y no mi profesión.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here