Estadio Santiago Bernabéu: 70 años no son nada

Hoy se cumplen siete décadas del primer encuentro disputado en el actual estadio del Real Madrid

0
Los dos equipos escuchando los himnos y al fondo el anfiteatro del Fondo Sur, que no se pudo abrir.
-publicidad-

Desde que el 27 de Octubre de 1944 Don Santiago Bernabéu diera los primeros golpes de pico simbolizando el comienzo de las obras, tras bendecir el Padre José María Bulart los terrenos, tuvieron que pasar casi tres años hasta que el Real Madrid pudiera hacer uso de su nueva casa, del nuevo estadio de Chamartín. Hasta mayo de 1946 el Real Madrid pudo seguir jugando en su antiguo estadio, momento en el cual las obras de su próximo recinto le obligaron a trasladarse de manera temporal al Metropolitano, como ya contamos aquí.

El capellán del Jefe del Estado, Jose María Bulart, bendijo los terrenos donde se edificaría el nuevo Chamartín.

Hasta ciciembre de 1947 no pudieron los jugadores del Real Madrid entrenarse en el estadio por primera vez, apenas cuatro días antes de la inauguración oficial, en una sesión programada para probar y acostumbrarse el césped. Eso sí, rodeados por los obreros que aún terminaban de apurar en las gradas los últimos flecos. El elegido para el estreno oficial fue el conjunto lisboeta de Os Belenenses, el cual ya se había había enfrentado a los madridistas en un doble partido en mayo de 1945. Primero en Chamartin, que sirvió de partido homenaje al delantero blanco Chus Alonso, y posteriormente en Lisboa, donde los madridistas cayeron derrotados por 1-0. Los madridistas fueron tan bien recibidos y tratados en aquel desplazamiento que se les invitó a la inauguración del estadio blanco. Ademas de los futbolistas también se cursó invitación a la sección de baloncesto del mismo equipo para que jugara contra la sección homologa madridista. Originalmente se pensó en realizar un triangular de fútbol jugado en varios días junto al Torino, pero éste finalmente se descolgó al tener convocados a ocho de sus jugadores para un amistoso que el mismo día iba a jugar la selección italiana ante Checoslovaquia en Bari. Tampoco ayudó mucho a la idea del triangular el que el Real Madrid tuviera pendiente un partido liguero ante el Español, que se había suspendido por la nieve caída en el Metropolitano días antes.

Finalmente se programó el partido inaugural para el 14 de diciembre, tras haber postergado el partido liguero que tenia que jugar ante el Athletic de Bilbao. Sin embargo los dirigentes blancos no las tenían todas consigo y el día anterior al partido se hizo publica una nota en la prensa: “(…) Si no estuvieran terminados los ultimo detalles de ejecución de obras suplementarias y de acabado del nuevo Chamartin el próximo domingo, el partido inaugural se celebraría en el estadio Metropolitano(…)”. Finalmente no hubo contratiempos, aunque no fue fácil, y el partido se jugó en el escenario previsto.

Pruebas de carga en el primer anfiteatro del Fondo Sur.

Como previa al partido hubo un homenaje a Don Santiago Bernabéu, una comida de fraternidad, por parte de los doscientos socios más antiguos del club al termino del cual se descubrió en el propio estadio una lápida en relieve con el busto del presidente madridista que había hecho posible la construcción del nuevo estadio. Estos ademas habían habilitado unos pliegos en la sede del club, donde podían firmar esos mismos socios para que el socio número 1 del club, el ex presidente Pedro Parages, se lo entregara en los actos previos al pitido inicial a Don Santiago.  Otro homenaje a Don Santiago le llegó por parte de la Federación Regional Castellana de Fútbol, la cual le concedió el titulo de Presidente de Honor de la misma.

También en los días previos, en concreto el 12, visitó el nuevo escenario el director general de Seguridad y la Junta de Espectáculos para revisar todas las dependencias y comprobar que no había ningún tipo de riesgo para los espectadores. Finalmente la inspección fue satisfactoria, aunque se dio el permiso unicamente para este partido ya que faltaban algunas deficiencias por subsanar. Por tanto no se abrió el estadio en su totalidad, ya que no se quiso desmerecer el empeño del Real Madrid para el estreno, y así lo dejaron escrito en la nota oficial.

Bendición del estadio desde el palco de honor.

La mañana del día 14 se realizó en el estadio la bendición del mismo y una misa solemne oficiada por el padre Luis Soria, que era socio madridista. Al evento asistió el presidente de la Federación Nacional de Fútbol, el presidente del Atlético de Madrid y la Junta Directiva al completo del Real Madrid, que estuvo respaldada por una buena cantidad de socios y compromisarios. Pese a que el estadio comenzó con una capacidad para 70.000 personas, en comparación con las pocas mas de 22.000 que entraban en el viejo recinto,  Chamartín el Nuevono se llenó en su totalidad durante el primer partido al no poder abrirse las gradas altas por la falta de autorización. Aun así la entrada fue muy buena. Por aquel entonces el estadio estaba a orillas de la Avenida del Generalísimo, hoy Paseo de la Castellana, un nuevo ensanche que había creado el Ayuntamiento madrileño para dar salida a la expansión por el norte de la capital. En esos momento ni siquiera estaban las calles asfaltadas ni los viales creados, cosa que sucedería un par de años mas tarde. El estadio contó de inicio con un terreno de juego de 105 metros de ancho por 72 de ancho, con 4.400 localidades de asiento cubiertas, 20.000 de asiento descubiertas y 50.000 localidades de pie. Todo gracias al diseño de los arquitectos Manuel Muñoz Monasterio y Luis Alemany Soler con la ayuda del ingeniero Carlos Fernández Casado. También gran parte del merito de ver la luz al final del túnel lo tuvo Rafael Salgado, quien apostó desde el Banco Mercantil e Industrial dando un crédito a Bernabéu para comprar los terrenos donde se edificó el estadio. Asimismo tampoco se puede olvidar a todos aquellos socios y simpatizantes que cubrieron con su dinero la salida de las obligaciones hipotecarias que permitieron acometer las obras. Y sobre todo el gran visionario que fue Bernabéu, quien vio el potencial del fútbol y apostó por crear un nuevo campo fuera de la capital y que hoy en día esta ubicado en una inmejorable zona.

Los dos equipos escuchando los himnos y al fondo el anfiteatro del Fondo Sur, que no se pudo abrir.

Finalmente, a las 15:30 y bajo el arbitraje de Pedro Escartín, saltaron al césped ambos equipos. Primero los lisboetas, que lo hicieron con Berio, Vasco, Feliciano, Amaro, Figueredo, Serafin, Rocha, Quaresma, Teixeira, Duarte y Narciso. Después, y con el capitán blanco al frente, lo hicieron los madridistas Calleja, Clemente, Corona, Pont (Ortiz 45’), Ipiña, Huete, Alsua, Alonso, Barinaga, Molowny y Vidal. Estos serian los jugadores que inaugurarían de manera oficial el nuevo estadio madridista. Tras los saludos de rigor, los himnos nacionales y el intercambio de banderines, se le hizo entrega a Bernabeu del libro-album con las firmas de los 200 socios mas antiguos de la entidad por parte Pedro Parages y Julio Chulilla.

Bernabéu entre Chulilla y Parages recibiendo el album con las firmas de los socios mas antiguos.

El Real Madrid quiso dar pronto una alegría a sus aficionados y comenzó fuerte el partido, poniéndose en ventaja a los 10 minutos con un cabezazo de Barinaga tras un centro de Vidal. El empuje inicial de los blancos fue decayendo a medida que pasaban los minutos y los portugueses empezaron a crear más peligro, hasta que Teixeira marcó el empate cerca de la mitad del primer tiempo. Hasta el descanso ambos equipos tuvieron sus oportunidades y los dos sufrieron la anulación de sendos goles por fueras de juego dictaminados por el trío arbitral. En la segunda parte el Madrid comenzó igual que en la primera, logrando el 2-1 al cuarto de hora por medio de Alonso, quien al final de partido volvería a marcar para poner en el marcador el definitivo 3-1. Con dicho marcador y este partido, quedaría inaugurado el nuevo estadio del Real Madrid.

Ademas del fútbol, también se programaron dos partidos de baloncesto en aquellas fechas, y sin embargo es de lo que menos se suele hablar, entre las secciones de baloncesto de ambos equipos. Tanto el mismo día 14 como el día 15 se jugaron. Y se hizo a partir de las 23:00, un horario extraño hoy en día pero nada raro por aquel entonces, en el Frontón Vista Alegre. sede madridista polivalente para las distintas secciones de la entidad. En ambos partidos ganaron los madridistas. El primero por 51-34 jugando Emilio Alonso, Tomé, Kaimo, Pedro Alonso, Gamez, Villamil, Felix, Becerra y Melilla en las filas blancas; mientras que en el segundo el tanteo fue mas bajo, 35-31, con la participación de Emilio Alonso, Pedro Alonso, Villamil, Felix, Becerra, Gamez, Kaimo y Tomé.

El nuevo Chamartín: el sueño se hacía realidad.