RM 87 – 75 FCB: El Madrid resurge en el Clásico

La imagen ofrecida por el Madrid fue muy positiva ante un gran rival y mira con optimismo las siguientes jornada. Gran actuación colectiva liderada por Doncic y Reyes

0
-publicidad-

El Real Madrid venció y convenció a la afición al derrotar al Barcelona por 87-75. Después de un primer cuarto dubitativo, la segunda unidad del Madrid (Reyes, Carroll y sobretodo Doncic) hizo despertar a la bestia que es el Madrid. Jugando el que ha sido el mejor partido en lo que llevamos de temporada ante un rival temible tanto en Europa como en España, y a pesar de la nefasta actuación arbitral. Con el déficit de no llevar un buen registro (6-6), la imagen ofrecida ha dado un vuelco a la situación, dominada por el pesimismo con las lesiones, las derrotas y el mal juego. Todo eso cambió en la noche del jueves contra el Barcelona haciendo a todos los jugadores de Laso partícipes y sintiéndose importantes en la rotación.

Comienza el Madrid con una leve ventaja (8-4) liderados por un Campazzo que se había olvidado por completo de la lesión sufrida en el tobillo contra el UCAM el domingo pasado. Sin embargo, la segunda falta del argentino, restó fuerza al Madrid y a su vez, el Barcelona con 6 puntos de Seraphin no perdía la estela de los blancos. Mención aparte la de los colegiados, con una actuación muy cuestionable. Se le pita la segunda a Tavares en una acción que solo ven ellos. Con un público muy enfadado y con unos guarismos francamente bajos el partido se va al término de los diez minutos con empate a 15 y mucho por mejorar por ambos equipos. Mucha imprecisión la vivida por los dos equipos al principio del partido.

Con la incorporación al partido de la segunda unidad (Reyes, Doncic y Carroll) el equipo se transforma completamente. Son fundamentales para darle un aire nuevo al partido. Reyes con su habitual brega, lucha, garra y puntos (8 puntos y 7 rebotes al descanso). Carroll anotando 8 puntos de manera consecutiva y Doncic como siempre. Parece que no hace mucho y de repente con su juego ves que hace mucho en cancha. Muchísimo. Por si fuera una actuación poco destacable, al descanso llevaba 9 puntos, 2 rebotes y 5 asistencias. El Madrid va poco a poco abriendo el marcador (28-22 minuto 13 o el 37-28 en el minuto 17). El Madrid jugando francamente bien, con muchas ganas y mostrando un cara totalmente diferente a la del mes pasado contra el mismo rival. Pero el gran trabajo de los hombres de Laso se va al traste por la “gran actuación” de los colegiados. A pesar de una falta técnica a Sito Alonso, el arbitraje es claramente perjudicial para el Madrid. Anticasero a todas luces. Lo de lo de los árbitros algún día habrá que analizarlo claramente. En definitiva, al final del segundo cuarto, entre ataques malos, arbitraje lamentable y calidad del Barcelona se van los dos equipos al descanso con el 40-38 y todo por decidirse en la segunda parte.

Esto no inquieta al Madrid. En apenas 3 minutos, el Madrid transforma un parcial de 8-0 que deja sin argumentos al Barcelona. Con Thompkins (5 puntos) y una buena defensa. El trabajo de Reyes y el tiro de Taylor en momentos puntuales claves. Buen juego y buena circulación acompañaba al Madrid que empezaba a dominar el marcador. El Barcelona incapaz de encontrar respuestas para parar lo que se le venía encima. Lo dicho, dos triples del sueco van abriendo brecha en el marcador y el Madrid se va (65-50). Lo mejor, al final del cuarto. Tras un canasta de Tomic, un triple estratosférico de Doncic sobre la bocina y desde su propio campo desató la euforia generalizada. IMPRESIONANTE. SIN PALABRAS. Desde prensa la gente estaba atónita. Al término de los 30 minutos, el marcador estaba dominado por el Madrid con un claro 68-52.

En el último cuarto, el Barcelona preso de los nervios, entra en provocaciones. Un Barcelona totalmente desarbolado (75-54) en el que se ven acciones nada deportivas. Navarro o Tomic entran en jugadas sucias o directamente antideportivas. Al Madrid le da igual todo esto. Totalmente centrado en el partido, liderados por un gran Doncic muestran un cara totalmente distinta a la que ofreció hace un mes ante el mismo rival. No importaba que el Madrid estuviera sin anotar un par de minutos (75-61). Sigue insistiendo con su juego y no deja dudas en cuanto a la victoria (80-63). A pesar de un buen parcial de los culés de 0-8 en el minuto 36. Una jugada de Doncic driblando a Claver que lo dejó en el suelo, fintando un tiro y asistiendo a Reyes fue anímicamente un palo para el Barcelona. Con un público entregado, el Barcelona había entregado ya las armas. Al final, el Madrid venció, convenció y gustó a su afición.

 

Compartir
Madridista desde pequeñito, solo podía ser seguidor del mejor equipo del mundo; bastantes desgracias tiene la vida como para llorar por el deporte y ser fan de un equipo perdedor. Como lo mío no era precisamente ganarme las habichuelas jugando al baloncesto, decidí que lo mejor era verlo desde el otro lado de la barrera, y qué mejor forma que narrar los éxitos del Real Madrid de baloncesto. Mis referentes ligados a este deporte, sin lugar a dudas, han sido la plata olímpica de los Ángeles 84, el colegio San Viator (de donde salieron gigantes como Juan Antonio Corbalán y Carlos Jiménez) y mis hermanos mayores. Después de varios trabajos y alguna estancia en Irlanda decidí sentar la cabeza y ahora presto el mejor servicio al ciudadano desde mi posición de funcionario de la Comunidad de Madrid. No cuajó la opción de ser coordinador de cheerleaders, pero os dejo una foto ellas para que veáis que al menos lo intenté...