RM – DEP: Primer examen para el PSG

Vuelve Benzema cuando quedan algo más de tres semanas para que Neymer y sus muchachos aterricen en el Bernabéu. Si el Madrid no recupera ya sensaciones, la Champions será una utopía

0
-publicidad-

Vuelve el fútbol al Bernabéu, otra vez de sobremesa y de nuevo con todas las angustias desatadas. Quedan poco más de tres semanas para que el césped de Chamartín lo pise el París Saint Germain y el Madrid sigue sin dar señales de vida, ni con el Plan A, ni con el B. Esta tarde (16:15, BeIn LaLiga), los de Zidane deben empezar a reecontrarse a sí mismos para tener opciones reales en Champions. Esperar un milagro en las condiciones actuales del equipo es de ser más optimista que el que le puso el nombre al Abrefácil.

No hay que ser demasiado perspicaz para darse cuenta de que el Real Madrid anda metido en una pelea en la que si recupera el tono puede auparse a la segunda posición liguera cuando acabe el curso (“ser segundo es ser el primero de los perdedores”, razonó Ayrton Senna; “ser segundo es ser el primero de los últimos”, dijo Alfredo di Stéfano) o (al leerlo le deben, lector, temblar hasta las canillas como a mí mientras lo escribo) incluso quedar fuera de la Champions 2018-2019. Algo asumible por la economía del club durante un año (pero sólo uno), aunque imposible de digerir por la afición.

La noticia del día es que vuelve Benzema y por tanto ya están juntas todas las letras de la BBC, algo que a estas alturas es algo anecdótico. Con Karim o sin Karim al Madrid le cuesta media vida hacer un gol, la que le quita a sus seguidores. De todos modos, el galo no será titular y tendrá minutos en la segunda parte. El que sigue sin comparecer es Sergio Ramos, en otra lesión que se ha alargado algo más de la cuenta.

Enfrente un Deportivo que condicionado por esas cosas que pasan, lesiones, se refugiará en una defensa de tres centrales, la misma que se le atasca a los de Zidane desde principios de curso. Al Madrid no le queda otra que empezar a recobrar no sólo sensaciones, sino también algo de competitividad y sobre todo, fútbol. El PSG asoma las orejas por el calendario y eso es lo único que importa.