IPIC se retira y el City deja sin naming al Nuevo Bernabéu

IPIC desaparece de la publicidad del estadio, de la cartelería de las zonas mixtas y del autobús del Madrid. La guerra de Mubadala (Manchester City y dueña de IPIC) con los clubes tradicionales, clave

0
-publicidad-

El nuevo estadio Santiago Bernabéu se queda, de momento, sin apellido. La empresa tenedora de esos derechos, IPIC, se ha retirado argumentando que el proyecto de remodelación del proyecto incumple los plazos acordados en su día, pero todo es parte de una guerra soterrada que va mucho más allá que el cambio de fachada de un recinto deportivo. Es una guerra declarada entre los clubes-estado y los clubes tradicionales.

IPIC, empresa petrolera con sede en Dubai, firmó en octubre de 2014 un acuerdo para abonar 400 millones de euros por adelantado (350 de ellos destinados a la reforma del coliseo blanco) a cambio de convertirse en Main Sponsor del Real Madrid, figurar en los soportes publicitarios de Valdebebas, el estadio y el autobús del equipo, incluyendo zonas mixtas y, de cara al futuro, ponerle nombre al nuevo Bernabéu a través de su marca CEPSA. Pero en enero de 2017, IPIC fue absorbida por Mubadala, fondo de inversión de Abú Dhabi, y ahí comenzaron los problemas.

Mubadala es propiedad de Mansour bin Zayed Al Nahyan, propietario del Manchester City y, junto con su homólogo del París Saint-Germain, Tamim bin Hamad Al-Thani (Nasser Al-Khelaïfi es su presidente, no el dueño), los dos grandes dinamitadores de la industria del fútbol. Ambos están radicalmente enfrentados a los clubes tradicionales a causa del llamado ‘dopaje financiero’ de City y PSG. Así que en cuanto el City se hizo con el control de IPIC a través de Mubadala el Real Madrid sabía que CEPSA no patrocinaría la reforma del estadio.

IPIC ya no es patrocinador del Madrid.

IPIC ya ha desaparecido de toda la cartelería oficial del Real Madrid, y también del apartado ‘patrocinadores’ de la web oficial del club blanco, lo que atestigua que el acuerdo está roto. El Real Madrid asegura que parte de los 400 millones correspondían no a los derechos de naming, sino a la publicidad contratada en todos los soportes, por lo que parte de ese dinero seguirá en las arcas blancas. Mubadala por su parte se excusa aduciendo que el proyecto del nuevo estadio se ha retrasado y se han incumplido los plazos (sin importar que fuera a causa de las exigencias del Ayuntamiento de Madrid) por lo que ha decidido romper el acuerdo.

En cualquier caso, y tras la aprobación ayer mismo del proyecto de Urbanización del entorno del Santiago Bernabéu por parte de la Junta de Gobierno del Ayuntamiento, el Madrid sigue dispuesto a mantener el calendario de obras, que comenzarían con el final de la temporada, y asegura que no tendrá problemas en conseguir rápidamente otra empresa que dé apellido al nuevo coliseo blanco.

Compartir
Yo vi jugar a Del Bosque, así que llevo unos cuantos años yendo al Bernabéu. Socio desde 1986, mis recuerdos van ligados al Madrid del Di Stéfano entrenador, el de los cinco subcampeonatos, que me forjó en madridismo ante los malos tiempos, y al de la Quinta del Buitre, la poesía y las pelotas hechas fútbol. Desde 1996 dando la barrila en esto del periodismo deportivo, aunque hace años que es mi hobbie y no mi profesión.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here