RMB 90 – 92 FCB: La derrota más dolorosa

El Barcelona conquistó justamente la Copa ante un Madrid que fue a remolque a partir del segundo cuarto. Los culés barrieron defensivamente a los blancos y les machacaron en el rebote

0
-publicidad-

No pudo ser. El Barcelona ganó la Copa del Rey al vencer 90-92 al Real Madrid. Los blancos fueron claramente inferiores en el rebote, en el juego y en la estrategia. Laso fue siempre por detrás en la estrategia y Pesic supo mover mejor el banquillo y el equipo respondió. El Madrid sólo estuvo bien en el primer cuarto, después se diluyó como un azucarillo. Carroll, Rudy y Thompkins, los mejores. La actuación de Doncic, por debajo de las expectativas, muy decepcionante. Ribas y Tomic junto con Hanga los mejores dentro de una buena actuación colectiva. El Madrid se confió pensando que era mejor y no lo demostró. Minusvaloraron el efecto Pesic y eso fue su perdición.

Los dos equipos salieron a la cancha con mucho respeto. Eso se traducía en la igualdad en el marcador. Después del empate a 6-6, Sanders comete una inoportuna y evitable falta antideportiva sobre Doncic. El norteamericano peca de ingenuo y el esloveno lo aprovechó a la perfección. El Barcelona entra pronto en bonus y los blancos por mediación de Doncic se encargan de anotar punto a punto. Sin embargo, Tomic con 6 puntos consecutivos vuelven a dejar las tablas otra vez, con un empate a 10. Con la entrada de Rudy y su esfuerzo defensivo, los blancos abren una brecha con un parcial de 11-3. De hecho cuando entra el mallorquín, roba un balón y machaca en contraataque. Con un triple de Thompkins se establece la máxima diferencia blanca con el 21-13. Con una canasta de Ribas (21-15) se termina el cuarto.

Cuando parecía que el Madrid parecía que se iba en el marcador, la aportación de Ribas resulta providencial entrando a canasta y con un gran tiro exterior y con Tomic que se adueña de la zona. Da igual el defensor que le pusieran delante que el croata anotaba con una facilidad tremenda. Además los blancos entran en bonus en pocos minutos. Y con el dos triples va forjando el Barcelona su ventaja después de empatar a 26. Un triple de Ribas pone el 29-35 y otro triple de Oriola casi al final del cuarto pone el definitivo (hasta el descanso) 34-40. Una buena defensa culé pone en muchos problemas a los madridistas. El parcial del segundo cuarto es 25-13. Los jugadores azulgranas sí sabían relevarse en cuanto a responsabilidades ofensivas además de la mencionada defensa. Los mejores por el Madrid son Doncic con 9 puntos, 3 rebotes y 2 asistencias y 5 faltas recibidas. Thompkins 8 puntos y 3 rebotes. Tomic 12 puntos y 4 rebotes y Ribas con 10 puntos, 2 asistencias y 2 rebotes. Superioridad culé en el rebote y bajísimos porcentajes de tiro del Madrid con un 20 % en triples y un 34 % de dos. Lo más positivo son las tres faltas personales de Tomic.

El Barcelona vuelve del vestuario decidido a zanjar el partido. En un abrir y cerrar de ojos, el Madrid encaja un parcial de 17-1. Entre Oriola y Ribas nos machacan en ambos lados de la zona. No sólo con triples o entradas a canasta. El Barcelona además se hace dueño del rebote. La superioridad en el rebote ofensivo es sonrojante. La defensa azulgrana provoca pérdidas de balón madridistas. Pero es que el Madrid no juega a nada, con tiros precipitados mientras que la fluidez del contrario va aumentando las ventajas por momentos. La máxima ventaja culé llega a los 18 puntos (40-58) y aunque con Rudy se intenta una tímida reacción, Laso es incapaz de voltear la situación desde la pizarra. No encuentra la reacción y tampoco rota a los hombres adecuados para cambiar la inercia del partido. Con el 52 a 67 termina el tercer cuarto.

Y lo que parecían problemas para el Barcelona en forma de faltas personales (cuartas de Tomic, Oriola, Hanga o Moerman) es convertido en virtud por parte de Pesic al saber rotar bien a su plantilla y volviendo a tomar responsabilidades otros jugadores como Claver o Sanders. Y a pesar de las 4 faltas de Hanga, cuando vuelve a cancha se convierte en fundamental en la ofensiva. Por el Madrid, sobresale un Carroll que es el único que tiene fe en la victoria con 3 triples consecutivos (70-80 minuto 35). Rudy y Campazzo lo intentan pero con menor fortuna. El resto desaparecidos. El Madrid remontaba el partido poco a poco pero la superioridad del Barcelona era evidente y parecía imposible la victoria madridista. Sanders anota una entrada a canasta finalizando la posesión a falta de 50 segundos (82-89) que prácticamente dejaba resuelta la Copa. Sin embargo, dos triples consecutivos de Thompkins tras sendos errores culés deja el partido en el aire con el 90-92 a falta de 10 segundos cuando unos momentos antes era una quimera la victoria blanca. Oriola falla dos libres en la posterior jugada y el Madrid primero con Causeur falla un triple, Taylor no anota (con una falta clarísima no pitada de Claver) y Rudy tampoco acierta con el rebote y posterior palmeo. Una pena pero el Madrid jugó francamente mal a partir del segundo cuarto y el Barcelona fue superior y pagó caro sus errores.

Compartir
Madridista desde pequeñito, solo podía ser seguidor del mejor equipo del mundo; bastantes desgracias tiene la vida como para llorar por el deporte y ser fan de un equipo perdedor. Como lo mío no era precisamente ganarme las habichuelas jugando al baloncesto, decidí que lo mejor era verlo desde el otro lado de la barrera, y qué mejor forma que narrar los éxitos del Real Madrid de baloncesto. Mis referentes ligados a este deporte, sin lugar a dudas, han sido la plata olímpica de los Ángeles 84, el colegio San Viator (de donde salieron gigantes como Juan Antonio Corbalán y Carlos Jiménez) y mis hermanos mayores. Después de varios trabajos y alguna estancia en Irlanda decidí sentar la cabeza y ahora presto el mejor servicio al ciudadano desde mi posición de funcionario de la Comunidad de Madrid. No cuajó la opción de ser coordinador de cheerleaders, pero os dejo una foto ellas para que veáis que al menos lo intenté...

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here