RM 3 – 1 GET: Cristiano toca la corneta

El luso vuelve a tomar el mando de las operaciones del Real Madrid y con dos goles tumba al Getafe. Horrible arbitraje de Melero López. Bale, un gol y oscuridad. Volvió Marcelo a gran nivel

0
-publicidad-

Es él, siempre él. El que aparece en cuanto anuncian que los fríos se marcharán en breve. Cristiano Ronaldo, el mayor depredador que ha dado el fútbol, ya ha afinado el punto de mira y a toque de corneta manda a su tropa a la conquista de París. Por el camino se encargó de tumbar al Getafe con dos goles, los que hacen las muescas 300 y 301 en el cockpit de su Spitfire liguero, en una victoria del Real Madrid por 3-1 ante el equipo de Bordalás sobreponiéndose a errores calamitosos del colegiado.

El encuentro fue uno de esos que acostumbra a despachar el Real Madrid en Liga. Arrancó con tres minutos formidables, como esos adolescentes que se miran al espejo antes de salir de fiesta pensando en que van a triunfar por todo lo alto. Pero en cuanto entran en el primer garito, se les va la fuerza por la boca. El Getafe, muy juntito, dando patadas cuando era necesario para cortar el juego blanco y tratando de enganchar alguna contra, aunque apenas crearon peligro durante el partido.

Con el partido jugándose al ritmo que marcaba el Getafe, juego trabado y a ritmo lentísimo, estaba claro que el encuentro sólo lo podían desnivelar las individualidades. Y en eso, de momento, el Real Madrid es bastante mejor que los del Sur de Madrid en todo. Primero por medio de Gareth Bale, quien aprovechó un barullo en el área getafense tras un córner y un intento fallido de remate de Isco y Ramos para engatillar con la izquierda el primero. No había pasado gran cosa hasta entonces, pero el Madrid no perdona.

El segundo llegó con el primer acto casi acabado, y sin que el juego se hubiera desembarullado lo más mínimo. Un gran pase de Benzema a Cristiano lo aprovechó el depredador blanco para hacer su gol 300 en Liga con los blancos y el 2-0 del encuentro. Todo parecía visto para sentencia, se podía salir de la trinchera y jugar a pecho descubierto.

Más aún cuando nada más comenzar el segundo tiempo Rémy se autoexpulsó: amarilla por un manotazo en el primer tiempo, amarilla por lo mismo nada más volver de vestuarios. Aquello parecía sentenciado, el Madrid podía ir a la guerra con escopetas de corchos y eso intentó: todos sus ataques eran un “buscando al soldado Karim”, intentando que Karim marcara mientras Bale pasaba completamente inadvertido hasta el alargue. Y entre tanto, el colegiado Melero López, horrible toda la noche, decidió hacer de las suyas.

Primero, señalando un inexistente penalti de Nacho a Jorge Molina. Al andaluz le debió picar la moral porque no era penalti ni repitiéndolo cien millones de veces y no le sacó la amarilla a Nacho, que hubiera supuesto su expulsión al ser la segunda. Tras el 2-1, Portillo marcó desde los once metros mientras saltaba al campo Marcelo, el Madrid sí, decidió remangarse. A Cristiano le anularon un gol por eso, por marcar gol, en otra decisión inexplicable, justo antes de que Emy Martínez realizara un paradón soberbio tras remate a bocajarro del luso. CR no falla, y a centro de Marcelo, que el rato que jugó lo hizo a un nivel fantástico, cabeceó el definitivo 3-1 que manda al Madrid a París. Chicos bien, moral óptima. El martes hará falta algo más, pero a por ello. Cristiano toma el mando. Lo que mejor sabe hacer.

Compartir
Yo vi jugar a Del Bosque, así que llevo unos cuantos años yendo al Bernabéu. Socio desde 1986, mis recuerdos van ligados al Madrid del Di Stéfano entrenador, el de los cinco subcampeonatos, que me forjó en madridismo ante los malos tiempos, y al de la Quinta del Buitre, la poesía y las pelotas hechas fútbol. Desde 1996 dando la barrila en esto del periodismo deportivo, aunque hace años que es mi hobbie y no mi profesión.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here