RMB – ZAL: La final del Factor Cancha

0
-publicidad-

Solo quedan tres partidos para el final de la fase regular de la Euroliga. Y por la irregularidad del Madrid son tres finales que hay que ganar sí o sí para quedar cuartos y conseguir el factor cancha, evitar complicaciones y cruces de playoffs no deseados. El jueves recibimos al Zalgiris de Kaunas (20:45 horas Movistar Deportes 1), un rival directo.

El Madrid, Zalgiris y Panathinaikos llevan 16 victorias y 11 derrotas. El Khimki 15 y 11 pero con un partido menos que probablemente sea la decimosexta victoria ya que se enfrenta al Efes, el último clasificado. Ahora mismo el Madrid es cuarto en ese cuádruple empate. A la espera del partido del jueves contra el Zalgiris tiene todos los basketaverages ganados pero no puede permitirse ningún fallo más. Demasiadas derrotas nos están costando muchos disgustos y es hora de ponerse el mono de faena y no depender de terceros equipos. Las cuentas son claras. Hay dos partidos en casa (Zalgiris y Brose Bamberg) y una visita a Belgrado. El Madrid tiene plantilla y calidad para ganar los tres partidos que quedan. De estos cuatro equipos, el Khimki tiene el peor calendario ya que debe enfrentarse al CSKA y al Fenerbahce. El Zalgiris tiene que enfrentarse al CSKA. No es descabellado pensar que la cuarta plaza sea disputada entre el Real Madrid y el Panathinaikos (los griegos deben enfrentarse al Maccabi fuera y reciben al Valencia).

Es cierto que en la derrota del Valencia no jugó Doncic, el jugador más valorado de la competición y además tenemos que sumar la lesión de Ayón, una torcedura de tobillo que frena la progresión que llevaba el mexicano desde su vuelta de otra dolencia médica, esa vez en el hombro. Laso fue prudente con la vuelta del esloveno que viajó con el equipo, de hecho estaba en el banquillo, pero prefirió no jugársela para evitar una recaída de la lesión.

En cuanto a los lituanos hay que destacar como siempre la competitividad que transmite el “odiado” Jasikevicius. El ex-azulgrana ha sabido reconducir un equipo apático y está siendo un equipo peligroso, consiguiendo victorias ante el Olympiacos, Panathinaikos, Fenerbahçe y Maccabi. Allí se ganó por 21 puntos pero de eso no podemos vivir ni confiarnos en que va a ser un paseo. Sobre cuatro jugadores pivota el juego lituano. El base ex-ACB Kevin Pangos (12.6 puntos y 6.1 asistencias) comanda la ofensiva y ha crecido como jugador desde sus tiempos en Canarias. Después está el alero internacional Ulanovas (8 puntos, 4.2 rebotes y 2.3 asistencias). Los otros dos son los aleros fuertes Jankunas (11.6 puntos y 5 rebotes más 1.4 asistencias) y el norteamericano Aaron White (10 puntos y casi 5 rebotes).

Hay que destacar el triple de los lituanos (más del 41 % por cierto) pero el Madrid es superior en rebotes, asistencias, tapones, tiro de dos, tiros libres, etc… en definitiva el Madrid es superior pero no debe confiarse y hay que ganar la primera de las tres finales que nos quedan.

Compartir
Madridista desde pequeñito, solo podía ser seguidor del mejor equipo del mundo; bastantes desgracias tiene la vida como para llorar por el deporte y ser fan de un equipo perdedor. Como lo mío no era precisamente ganarme las habichuelas jugando al baloncesto, decidí que lo mejor era verlo desde el otro lado de la barrera, y qué mejor forma que narrar los éxitos del Real Madrid de baloncesto. Mis referentes ligados a este deporte, sin lugar a dudas, han sido la plata olímpica de los Ángeles 84, el colegio San Viator (de donde salieron gigantes como Juan Antonio Corbalán y Carlos Jiménez) y mis hermanos mayores. Después de varios trabajos y alguna estancia en Irlanda decidí sentar la cabeza y ahora presto el mejor servicio al ciudadano desde mi posición de funcionario de la Comunidad de Madrid. No cuajó la opción de ser coordinador de cheerleaders, pero os dejo una foto ellas para que veáis que al menos lo intenté...