El Castilla se blinda tras la rajada de Guti

En Matapiñonera, todo el Castilla declinó hacer declaraciones sobre el entrenador del Juvenil A. No hace falta: el enfado tras las declaraciones en El Chiringuito es patente. La plantilla, a muerte con Solari

0
-publicidad-

Nadie, absolutamente nadie, se cree la rajada de Guti, pero sí que han provocado un enorme enfado. Las declaraciones del todavía entrenador del Juvenil A en El Chiringuito la semana pasada, cuando anunció su salida del banquillo de ese equipo y dejó caer su posible marcha del Real Madrid buscando un reto “más competitivo”, cayeron como una bomba en el Castilla, en absolutamente todos los departamentos del primer filial blanco. Y en él, en el Castilla, hay un cabreo monumental por lo que consideran una burda maniobra del otrora ‘catorce’ blanco, utilizando herramientas poco éticas para moverle el banquillo a Santiago Solari. Porque eso es lo que consideran: que Guti ha pretendido prender la mecha para sentarse allí el próximo curso, dinamitando a su actual inquilino.

Para conocer las razones, conviene poner en perspectiva la situación de Solari. Pese a que los resultados en las dos campañas que ha estado al frente del equipo hayan estado muy por debajo de lo esperado, con un Castilla que no ha peleado por el ascenso a Segunda, el técnico hispanoargentino se ha ganado al vestuario pese a situaciones tan complicadas como el no contar con Toni Segura. Los pesos pesados del filial (que los hay, como en todos los equipos) están a muerte, absolutamente a muerte, con su entrenador. Un Solari que siempre les ha defendido, tanto en público como en privado, y que ha sabido sortear las tremendas complicaciones inherentes a un banquillo como el del Castilla.

Por ejemplo, la exigencia por parte de Zidane de tener que entrenar siempre siguiendo las pautas del primer equipo, y no poder llevar a cabo una programación propia. Y todo para que Zizou pueda escoger, sin consultar a Solari ni a su cuerpo técnico, cuántos jugadores del filial entrenarán con la primera plantila. Algo que el primer equipo hace, además, a diario, impidiendo a Solari poder entrenar con todos sus jugadores y preparar convenientemente los partidos.

Más allá de eso y de algunos otros obstáculos (algunos sorprendentes) que conlleva el cargo de entrenador del Castilla, los que rodean a Solari en su día a día delatan en sus gestos y miradas el tremendo enfado que tienen con Guti. Ayer domingo, sólo SoyMadridista, Vavel, DiarioMadridista y PoblaFM estuvieron presentes en el partido del filial en Matapiñonera ante el Sanse de entre todos los medios que acostumbran a cubrir al filial blanco. Ésa es la realidad del Castilla. Y nadie, absolutamente nadie, dijo una sola palabra sobre Guti. El equipo se blindó ante lo que consideran un ataque desaforado de un entrenador a otro. Malos tiempos para la cantera, otra vez.