RM 6 – 0 CEL: Isco anda suelto

Un golazo, una asistencia y partidazo del malagueño. Bale, doblete, marcó un tanto estratosférico. Buen partido de Mayoral en el rato que tuvo, y Achraf se reivindicó en el último partido en casa del curso.

0
-publicidad-

Isco anda suelto y eso, a catorce días de la final de Kiev ante el Liverpool, es una magnífica noticia para el Real Madrid. Ya lo ha sido en el partido ante el Celta, un encuentro en el que el de Arroyo de la Miel ha vuelto de dulce, como Winnie the Pooh. Un gol, golazo, y una asistencia, asistenciaza, en el cómodo triunfo de los de Zidane ante el conjunto olívico, que se saldó con las dos mejores noticias posibles: buen fútbol y cero lesionados.

Zidane siguió dando minutos a su plantilla en el último partido del curso en el Bernabéu, con el fin de mantenerla en forma pensando en la final de la Champions, y contrariamente a lo sucedido en Sevilla, ésta vez no le fallaron. Jugaron bien casi todos, lo peor precisamente fue el centro del campo titular donde Modric, Kroos y Casemiro anduvieron a un discreto nivel en fase ofensiva, aunque estuvieron mejor en la presión. Pero el resto funcionó, y funcionó bien. Achraf, por ejemplo, aprovechó para reivindicarse, rememorando sus no lejanos tiempos de extremo. El hispanomarroquí no es un lateral de llegar al área y colgar a la olla, sino de meterse como un cuchillo hacia dentro y allí, casi en el área pequeña, hacer muchas cosas bien. Pegó un par de pases excelentes y metió un gol, el segundo suyo esta temporada, porque Achraf mete goles, muchos. Y más aún si se le aprovechara en la estrategia.

Pero fue el día de Isco, sin duda. Y de Bale. El malagueño tanteó cinco minutillos qué tal se encontraba tras su lesión, decidió que bien y dio un recital. Apareció por todos lados, fue muy vertical, dejó detalles de una calidad exhuberante, como una ruleta en el inicio de una contra que levantó al Bernabéu, le dio un pase magistral a Bale para el 1-0 y marcó el 3-0 con un golazo de esos de los suyos, la esquinita, una rosca, tac, gol de Isco.

Antes de esos dos goles y de que se marchara aclamado, Bale también levantó al Bernabéu con dos magníficos goles, sobre todo el segundo, carrerón, regate larguísimo, zambombazo y gol. Nadie sabe a ciencia cierta qué será de su futuro, pero el galés demostró con sus dos goles que a él esto del fútbol no le gusta que se lo compliquen: correr al espacio, golpear y gol. El resto son cosas demasiado elaboradas para un paladar rudimentario como el suyo.

El Celta, que anduvo más o menos bien hasta el segundo tanto blanco, se desmoronó. Un gol anulado por fuera de juego de Wass, una buena mano de Keylor y a partir de ahí, la nada más absoluta, pero al menos fue decente: no endureció el partido, sólo una tarjeta y en el minuto 84, y se limitó a presenciar el final de partido. Al Celta se le ha caído el proyecto entero y en partidos así se le nota. Borja Mayoral , que salió por Benzema, dio un clínic de delantero centro el poco ratito que tuvo: dos remates peligrosos y una sensacional dejada a Kroos para que éste redondeara un set. El alemán ha marcado once goles en LaLiga desde que llegó al MAdrid y cuatro se los ha hecho al Celta. No es el Alcalde de Vigo, pero casi…

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here