Tercer varapalo para el naming de la reforma del Bernabéu

Dos consultoras españolas y una anglosajona ya han dado la terrible noticia al club: ninguna marca quiere patrocinar la reforma del estadio a cambio de los derechos de naming. Peligra el inicio de obras en 2019

0
-publicidad-

Es el tercer varapalo. Y un varapalo muy fuerte, tanto que dicen que en el club madridista comienzan a estar visiblemente nerviosos. La reforma del estadio Santiago Bernabéu sigue en puento muerto, pese a que con la administración el papeleo está en regla. Y todo porque el Real Madrid no consigue encontrar un patrocinador para el estadio. Año y medio después de que IPIC desapareciera del mapa, absorbida por Mubadala (dueños del Manchester City), el club blanco ha rastreado desesperadamente el mercado en busca de una empresa que financiase las obras, tasadas en 400 millones de euros en 2014 y en unos 490 kilos ahora, a cambio de la cesión de los derechos de naming. Pero no hay ninguna empresa interesada y la obra sigue sin poder llevarse a cabo.

Ha sido durante este mes de mayo cuando una importantísima consultora afincada en Londres, contratada por el Real Madrid para buscar posibles patrocinadores, negociar con ellos y cerrar un acuerdo, ha comunicado al club blanco la terrible conclusión: no hay ninguna marca en el mercado anglosajón, asiático ni árabe que quiera financiar la reforma del estadio patrocinando el Nuevo Santiago Bernabéu. Y está bien dicho lo de “la reforma del estadio”. Alguna marca sí se ha interesado en financiar y ceder su nombre pero no para una reforma, sino para construír un nuevo estadio en otro lugar, abandonando el nombre de Santiago Bernabéu por completo. El Real Madrid no está dispuesto a ello.

Dos españolas y una anglosajona

Esta consultora es la tercera a la que ha pedido ayuda el Real Madrid para tratar de encontrar ingresos con los que acometer la reforma del estadio. Una vez quedó claro que este verano no sería la reforma, en cuanto la Fundación del club programó para finales de junio un concierto de un talent show, este nuevo parón pone en el alambre que la obra pueda iniciarse en el verano de 2019, porque hay que volver a empezar de cero y cada vez con menos puertas a las que llamar.

La primera consultora a la que se dirigió el Real Madrid para ceder los derechos de naming como contraprestación por la financiación de las obras fue Bovis Project Management, cuyas oficinas centrales están en la capital de España y que también fue la adjudicataria del proyecto inicial. Tras no conseguir nada, el Real Madrid se dirigió a una segunda, también española pero con mayor presencia internacional. También agua. Ahora ha tocado el turno de la tercera. Y sigue sin haber luz al final del túnel. O más que luz, reforma del estadio Santiago Bernabéu, tan imperiosamente necesaria como complicada de llevar a cabo sin financiación externa.