Los paracaidistas

0
-publicidad-

Contaba un directivo de la época de Ramón Mendoza que cuando un socio contestario alborotaba el gallinero de las Asambleas de Compromisarios, el presidente del pelo blanco susurraba a sus allegados: “buscadle un carguito en el club para que se entretenga y así no moleste más”.

De aquellos tiempos hay muchos ejemplos. Está el caso de Moreno Cariñena, que fue compromisario desde 1982 hasta 1988, cuando Mendoza lo hizo directivo del Castilla, hasta que cesó en 1991. En esos tiempos, Cariñena presidía la Asociación para la Defensa del Patrimonio del Real Madrid y era uno de los más ruidosos en las Asambleas.

Otro caso reciente es el de Ramón Calderón, sempiterna voz discordante en tiempos de Mendoza y Lorenzo Sanz y al que Florentino abrió la puerta en su día para que entrara a formar parte de su Junta Directiva. El resto de la historia es de todos conocida.

Y es que como decía Mendoza, estos ‘paracaidistas’ sólo tenían un objetivo claro: meter la cabeza dentro del Real Madrid. Da igual que fuera un abogado del montón rodeado de una pléyade de personajes variopintos (entre los que se encontraban una colección de “nanines” dispuestos a hacer los trabajos de fontanería e intendencia), que empresarios navieros, algún que otro periodista y hasta el propio Moreno Cariñena, que también encontró acomodo en la directiva de Calderón.

Todos surgieron de plataformas, de grupos de socios “preocupados” por el devenir y el futuro del club. De ahí la necesidad imperiosa de los socios de estar alerta frente a los “nanines” y “paracaidistas” que nos rodean, esperando la ocasión de desembarcar en la playa de Omaha… esquina a Concha Espina. Con las traumáticas experiencias vividas tenemos más que suficiente…

Compartir
Advogado. International Tax Law. Madridista. Entre Sevilla, Madrid, mi abono en el Bernabéu y Lisboa. ن 🇪🇸

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here