BAS 85 – 96 RM: Rudy amarra el doblete

Un Rudy omnipresente lleva al Madrid a su título liguero número 34 en una serie final que hemos disfrutado gracias a la calidad de los dos equipos. Doncic se despide del Madrid por la puerta grande con otro título rumbo a la NBA

0
-publicidad-

El Madrid de baloncesto consiguió el campeonato de liga número 34 al vencer en el cuarto partido de la serie 85 por 96. Doblete, tras conquistar la Euroliga. Un genial Rudy con 27 puntos y 33 de valoración lideró a un Madrid muy serio, muy competitivo y decidido a sentenciar la serie en Vitoria y evitar un quinto partido en Madrid. 17 puntos y 7 asistencias de Campazzo y Ayón con 14 puntos y 7 rebotes escuderos de lujo del mallorquín. Es la despedida de Doncic rumbo a la NBA y el mejor broche a una temporada histórica del Real Madrid.

Como viene siendo habitual en esta serie final, los dos equipos salieron como una moto. Nuevamente con una gran intensidad alternando grandes defensas y descaro en ataque. Sin llegar a tener grandes ventajas, el marcador cambia de líder constantemente al menos en los primeros 5 minutos merced a pequeños parciales de cada equipo que provocaba ese intercambio. A pesar de Carroll sufría con su defensa a Timma, es el madridista más destacado con 6 puntos y Janning por los locales le responde con dos triples (21-14 minuto 7). Ésa era la máxima ventaja local pero el Madrid se rehace para recortar la diferencia al final del primer cuarto con el 21-18. La entrada de Thompkins, Doncic y Llull iba a darles otro aire. El Madrid lastrado por ese 0/4 en porcentaje triplista.

El segundo período tiene un nombre propio. Rudy Fernández. El mallorquín logra 17 puntos en este cuarto mágico con una estadística de tres envidiable con un 4/4 con un 21 de valoración. Con una facilidad pasmosa, el Madrid revierte la situación consiguiendo ventajas que oscilan los 5 puntos. Granger intenta emular a Rudy pero a todas luces insuficiente. No solo tiene superioridad reboteadora el Madrid si no que el Baskonia empieza a perder varios balones que son el inicio de varios contraataques. Al descanso, los blancos vencen 38-42 pero falta rematar el partido en la segunda parte. Estaba siendo una constante también por los blancos. Ir por debajo del marcador y rehacerse a través de garra y gen competitivo. Los más destacados por el Baskonia eran Janning con 9 puntos y Granger y Beaubois con 6 puntos cada uno. Por el Madrid, el mencionado Rudy, Carroll con 6 y Thompkins con 5 era de lo poco que sobresalía con un Rudy inmenso (un 40 % de anotación al descanso por parte del mallorquín).

Las cosas se ponen feas en los primeros minutos tras la reanudación del partido. Con el 41-46 a favor, hay varias jugadas a destacar. Un codazo involuntario de Felipe a Shengelia desencadena una tangana con doble falta de Felipe y Timma. En la posterior jugada, Shengelia picado agrede descaradamente a Tavares e inexplicablemente no se pitó como antideportiva. A pesar de las terceras faltas de Felipe y Tavares, el Madrid sigue dominando con cierta comodidad el partido (45-52 minuto 24) con Campazzo sintiéndose importante (7 puntos y 6 asistencias hasta ese momento). El Baskonia vuelve a meter otro arreón y tras un triple de Shengelia el Madrid solo gana por la mínima con el 51-52. Pero tras la vuelta de Ayón y Rudy vuelve otra vez la “lógica” al partido y cuando no es Rudy con su intensidad y su defensa es Ayón con una maravilloso juego interior. Al final del cuarto el Madrid vencía 57 a 65.

En el minuto 31, los blancos siguen consiguiendo la máxima del partido (57-67). No se conforman con eso sino que tras otro triple de Rudy aumentan un poquito más la diferencia blanca y acercaban un poco más el título a las vitrinas blancas (64-75 minuto 34). Inexplicablemente Pedro Martínez dejaba varios minutos en el banquillo al georgiano Shengelia y el equipo local lo estaba acusando. Un parcial de 12-4 del Baskonia con un Beaubois omnipresente en pista da esperanzas a los locales (76-79). Fue el canto del cisne del Kirolbet. Con Doncic marcando un triplazo a una mano sobre la bocina y sobretodo con Campazzo con 8 puntos en los dos últimos minutos sentencian el partido y se logra otra liga sufrida pero merecida.

 

Compartir
Madridista desde pequeñito, solo podía ser seguidor del mejor equipo del mundo; bastantes desgracias tiene la vida como para llorar por el deporte y ser fan de un equipo perdedor. Como lo mío no era precisamente ganarme las habichuelas jugando al baloncesto, decidí que lo mejor era verlo desde el otro lado de la barrera, y qué mejor forma que narrar los éxitos del Real Madrid de baloncesto. Mis referentes ligados a este deporte, sin lugar a dudas, han sido la plata olímpica de los Ángeles 84, el colegio San Viator (de donde salieron gigantes como Juan Antonio Corbalán y Carlos Jiménez) y mis hermanos mayores. Después de varios trabajos y alguna estancia en Irlanda decidí sentar la cabeza y ahora presto el mejor servicio al ciudadano desde mi posición de funcionario de la Comunidad de Madrid. No cuajó la opción de ser coordinador de cheerleaders, pero os dejo una foto ellas para que veáis que al menos lo intenté...

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here