JAP 0 – 1 POL: Bendarek nos despertó de la siesta

Japón se mete en octavos pese a caer derrotado ante Polonia, en un partido aburrido y soso. En definitiva, toda una incitación a la siesta

0
-publicidad-

Un solitario tanto de Bendarek fue lo único que ocurrió en un encuentro en el que no ocurrió nada más y del que todos salieron contentos. Y es que, tras el gol del central polaco se vivió un infame “biscotto”, con el que Japón se metía en octavos gracias a la victoria colombiana y Polonia se despedía del Mundial de manera honrosa.

Cuarenta y cinco minutos de sopor, de aburrimiento y de incitación a la siesta. Así es, como se podría resumir la primera parte de un partido en el que hubo poco. Muy poco fútbol. Se notó que a Japón le valía el empate, y que Polonia, ya eliminada se dejaba llevar y se limitaba a ver como pasaba el tiempo.

Los nipones dominaban sí, pero imponían un encuentro que tenía un ritmo bajísimo, y en el que las áreas no tenían casi presencia. Un partido con el que lo único que salía era bostezar. Y es que, no pasaba nada destacable y empezaba a parecer que los dos equipos se conformaban con el empate.

Pero entre bostezo y bostezo llegaron alguno de las pocas ocasiones que tuvo esta primera mitad. Concretamente tres, y todas ellas con color japonés. Primero fue Muto luego Okazaki y luego Sakai. Pero ninguno de los tres estuvo acertado a la hora de definir, por lo que seguíamos con un empate que parecía irrompible.

El juego de Polonia era preocupante. Muy preocupante. Y es que, la selección que lidera Lewandoski era incapaz de generar peligro. De hecho, un remate de Grosicki que paró Kawashima fue lo único que generaron los polacos en cuarenta y cinco minutos de aburrimiento , en los que ninguno de los dos fue capaz de deshacer el empate.

No mejoró el choque en un inicio de la segunda mitad en el que el ritmo seguía siendo alarmantemente bajo. Sólo una contra de Polonia que Grosicki no supo definir ante un Kawuashima, que muy atento solventó el problema. Por lo demás, todo continuaba igual Japón tocando y Polonia esperando.

Si algo es conocido por todos, es que en el fútbol el conformismo se paga. Esto es algo que iba a comprobar Japón, cuando a la hora de partido Grosicki colgaba un balón, que remataba Bednarek para hacer el primero del partido y adelantar a Polonia. Este gol obligaba a Japón a marcar para no quedarse fuera del Mundial.

Metió un gol Colombia en el otro partido del grupo. Este tanto metía a los nipones y echaba a los senegalés. Por eso, no pasó nada más en este partido los del sol naciente esperaron tranquilos y sin hacer prácticamente nada, porque sabían que el resultado del otro choque les clasificaba.

Ficha técnica