BRA 1-2 BEL: Courtois y el contragolpe despiden a la canarinha

Enfrentamiento a campo abierto el que protagonizaron Brasil y Bélgica. Se adelantó el conjunto belga en una acción desafortunada en la que Fernandinho se anotó en propia puerta. El combinado de Roberto Martínez supo aprovechar muy bien sus armas y puso el 0-2 antes del descanso gracias a un contragolpe culminado por De Bruyne, Los cambios de Tite dieron vida a Brasil que recortó distancias pero que acabó ahogada en la orilla.

0
-publicidad-

Dispusieron ambos conjuntos un choque abierto y con muchas ocasiones, en el que circulaba el esférico con mucha velocidad. Los dos combinados plantaron un centro del campo de doble pivote, con la canarinha queriendo tocar cuando pisaba territorio belga. Las primeras embestidas fueron del conjunto brasileño, que veía en la banda de Marcelo la mina en la que picar. Tuvo dos oportunidades el conjunto carioca para adelantarse en el marcador a sendos saques de esquina, pero el rechace de Thiago golpeó en la madera y Paulinho no aprovechó la posterior.

Brasil parecía que se estaba haciendo con el control del partido asediando al combinado belga hasta que llegaba la jugada que cambiaría el devenir del partido. Kompany peinaba en el primer palo un saque de esquina que acababa por introducir Fernandinho en su propia portería en una jugada desafortunada.

Brasil buscó el gol del empate, pero ahí apareció la figura de Thibout Courtois para salvar un nuevo centro peligroso y la ocasión de Gabriel Jesús, quien no acertó a rematar en el rechace. Bélgica, viéndose superada por el conjunto carioca, seguía agazapada esperando el momento oportuno para lanzar un contragolpe matador. Este llegaría pasada la media hora del encuentro, cuando parecía que el empate sobrevolaba el Kazan Arena. Lukaku inició y condujo un contragolpe que cedió a la derecha ante la llegada de Kevin De Bruyne, quien reventó el cuero al palo contrario de Allison. Imparable.

Con 2-0 en el marcador, Tite mandó a calentar a los pesos fuertes del banquillo y mandó a sus pupilos al ataque en una jugada arriesgada pero necesaria. Brasil generaba más peligro con las llegadas de Coutinho y Marcelo por la banda izquierda, pero también se exponía a los contragolpes del combinado europeo. Por fortuna para ellos ninguno llegó a cuajar ya que hubiese tirado por tierra las pocas posibilidades de remontada. Coutinho dispuso de una nueva ocasión pero otra vez la mano de Courtois impidió que el marcador se moviese. La máxima efectividad de Bélgica le permitía marcharse al descanso con una relativa cómoda ventaja.

La segunda parte fue una lluvia de ocasiones brasileñas, en la que Bélgica saltó al verde con la intención de aguantar su portería a cero y buscar un contragolpe que matase el partido. Para ello, cedió el protagonismo del cuero a la pentacampeona, que introdujo a Firmino en el descanso con la intención de reescribir el guión. El propio Firmino tendría una gran oportunidad a los pocos minutos de ingresar en el terreno tras un centro raso de Marcelo, pero al delantero le faltaron un par de centímetros para llegar a empujarla.

El VAR volvería a ser protagonista una vez más al producirse una aparatosa caída de Gabriel Jesús dentro del área por una entrada de Kompany. El contacto fue evidente pero tras la revisión de las cámaras el colegiado no señaló los once metros ya que consideró que el balón había salido del terreno de juego. Pocos minutos después entraría Douglas Costa en detrimento del ariete del City para revolucionar el partido y terminar por decantar las ocasiones del lado brasileño. Alrededor de la hora de partido Hazard lanzaba un contragolpe tras un buen pase entre líneas de Witsel. Se marcharon tres belgas al contragolpe, pero el disparo del ’10’ belga terminó fuera.

Siguieron lloviendo las ocasiones de Brasil a la par que Courtois se hacía cada vez más grande. El meta salvó el gol en un disparo cruzado de Douglas Costa que era gol seguro. Sin embargo, no estaría tan acertado cuando a falta de quince minutos para el final, Renato Augusto cabeceaba llegando desde atrás un centro colgado por Coutinho con mucha calidad. El esférico acabó en el fondo de la red y dio esperanzas al combinado de Tite.

Sin embargo, Roberto Martínez movió sus piezas sobre el tablero en una jugada que significaba el todo o nada para la selección Belga. Retiró a Chadli primero y a Lukaku después para fortificar la muralla con las entradas de Vermaelen y Tielemens. A pesar de ello, Brasil administró a su rival una dosis de su propia medicina con un contragolpe liderado por Neymar. El crack brasileño pisó área por la banda izquierda y cedió ante la llegada desde atrás de Coutinho, quien golpeó llegando en carrera con ansiedad y mandó el balón fuera.

Con el tiempo añadido prácticamente cumplido, Courtois salvó la última ocasión de Neymar que se colaba por la escuadra con una estirada sorprendente. Una imagen que resumía a la perfección el encuentro, el ‘quiero y no puedo’ de la pentacampeona y el enorme partido del guardameta del Chelsea. Bélgica administró vacaciones antes de tiempo a Casemiro y Marcelo y estará en semifinales del mundial 32 años después.

Ficha del partido

Compartir
Profesor de Lengua española, Bachiller en Ciencias, Técnico de producción... ¿se puede ser más completo? ¡Pues claro, siendo Madridista! Soy un ferviente seguidor del club blanco y de su cantera. Creo firmemente en la coexistencia del periodismo deportivo y la objetividad, de la que hago mi seña de identidad siempre que puedo. Os invito a seguir conmigo semana a semana la actualidad del Castilla.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here