RM 2 – 4 ATM: Sin Casemiro, la familia no tan bien

El Madrid regaló el partido con groseros errores defensivos desde el minuto uno, pero lo acusó aún más cuando el brasileño salió del campo. Benzema y Ramos, de penalti, goleadores blancos en una derrota de las que escuecen mucho

0
-publicidad-

No perdía el Madrid una final en campo neutral desde 2004, ante el Zaragoza en Montjuïc, y la era post Zidane y post Cristiano comenzó con una derrota de las que escuecen y mucho, con tres errores defensivos de echarse las manos a la cabeza, sin llevar peligro sobre el área rival desde el descanso y acusando de manera extraordinaria la marcha de Casemiro, porque se marchó el brasileño y la familia a la que aludía Sergio Ramos ya no iba tan bien: cuando el 14 salió del campo, tocado y con 2-1, el Madrid regaló la frontal de su área y se llevó tres goles. El 2-4 final escuece, claro que sí, y hace imaginar una temporada muy larga, y eso que acaba de empezar. Esto va de reír al final, pero al principio los de blanco no han reído.

No pudo empezar el partido peor para el Madrid, porque en la primera aproximación de cualquier equipo a un área, entre Ramos, Varane y Keylor Navas decidieron dejar que Diego Costa marcara un golazo: demasiado transparentes los tres. Pero a partir de ahí, y tras una pájara que duró diez minutitos, los blancos se hucieron con el control del partido de manera absoluta, pero sin apenas profundidad. Sólo las cabalgadas de Bale y las irrupciones por sorpresa de Marcelo, un torbellino arriba y abajo para bien y para mal, le hacían cosquillas al Atlético. El galés, que tuvo una buena primera mitad, aprovechó también las facilidades que le dio Lucas Hernández para hacerle un roto a la defensa del Atlético y en una de ellas meter un buen centro ante el que dudó Oblak y embocó Benzema ejerciendo de, oh cielos, nueve puro.

Con el empate y la llegada del descanso, el partido cambió de cara radicalmente. Los dos equipos jugaban al trote, visiblemente agotados, y ni los cambios les proporcionaron brío. El Madrid seguía controlando el partido y un error garrafal de Juanfran, cometiendo un claro penalti por manos ante Benzema, le permitió a Sergio Ramos anotar el 2-1 de penalti. La remontada estaba hecha, el Madrid mandaba y la Supercopa se acercaba al Bernabéu. Pero Casemiro se retiró del campo, tocado, y el Madrid, que ya aparentó ser bastante vulnerable atrás durante la pretemporada, se resquebrajó. Casi apenas volvió a tocar el balón, y el Atlético, que enseñó que Lemar va a ser un buen fichaje, aprovechó para encontrar su segunda oportunidad del partido en otro fallo, esta vez de Marcelo, y Diego Costa hizo el empate que condujo a la prórroga.

Y en la prórroga no hubo color. El Madrid decidió seguir regalando todo lo regalable, intentando scar el balón al toque desde su propia área ante un adversario que olía la sangre y que no iba a perdonar. Y claro que no perdonó. Un doble error de Varane y Carvajal le permitió a Saúl meter un golazo de volea ante la tontuna de los de Lopetegui, y poco después Koke, otra vez por el centro como Pedro por su casa, embocó el 2-4. Allí no había nada que rascar, y no lo hubo, salvo saber si Ceballos y Ramos, empeñados en expulsarse, lo conseguirían. Pero no lo lograron y tuvieron que presenciar sobre el césped la primera derrota oficial de la era Lopetegui. Es lo que toca, que la famiia ya no esté tan bien como Sergio Ramos decía.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here