RM Básket: continuismo como garantía de éxito

El proyecto de Laso mantiene la columna vertebral del equipo a excepción de la marcha de Doncic a la NBA. A pesar de la ausencia del esloveno, el Madrid es nuevamente candidato a todos los títulos

0
-publicidad-

El Real Madrid de baloncesto se presenta en la nueva temporada 2018-2019 con la continuidad como característica más importante. Si algo funciona no hay que tocarlo, una de las máximas de la Casa Blanca. La novedad más importante, conocida desde hace muchos meses, es la marcha de Doncic a la NBA. La salida del Madrid era la evolución lógica del esloveno, a quien Europa se le ha había quedado pequeña. Retenerlo era una quimera y aunque en algunas declaraciones afirmaba que no había tomado una decisión era un secreto a voces desde hacía tiempo, y el propio Florentino Pérez lo dio por hecho en el almuerzo con la Prensa del pasado mes de diciembre.

Junto a Doncic, lo más destacable ha sido la salida del base Chasson Randle, que se marcha también a la NBA en busca de otra oportunidad. Bien es cierto que el impacto del norteamericano ha sido mucho menor. Su protagonismo fue nulo y no se notará su baja en el funcionamiento del equipo.

En cuanto a las renovaciones hay que reseñar la de Facundo Campazzo, que ha demostrado que puede ser un base de garantías en un gran equipo después de su paso por Murcia y también siendo protagonista junto a Doncic en el puesto de base asumiendo responsabilidades como demostró tras la lesión de Llull. El argentino es un jugador fiable aunque deberá seguir mejorando en algunos aspectos, como el tiro exterior. Las otras dos renovaciones importantes fueron las de Rudy y Thompkins. Tanto el mallorquín como el norteamericano han demostrado ser fundamentales en el esquema de Laso. Las negociaciones con el balear duraron meses y la temporada pasada fue de clara mejoría. El hecho de intentar negociar a la baja las condiciones económicas parecía un hándicap pero al final se llegó a la ansiada continuidad. Y Thompkins, a pesar de haber sido tentado por el Efes, también ha renovado ya que se siente plenamente integrado en el equipo. Su actuación el la Final Four de Belgrado ratificó su importancia entre los de Laso.

Se había hablado mucho estos meses de la marcha de Randolph. De hecho, todos los medios dimos por hecha su marcha. La paciencia de Laso había llegado a su límite y habiendo varios equipos europeos interesados en el ala-pívot parecía indicar que la salida del norteamericano era algo cantado. No ha sido así y seguirá a las órdenes de Pablo Laso. Veremos si la actitud es la misma o ha decidido cambiar. Es todo una incógnita pero habrá que darle el beneficio de la duda. En estos dos años jugando para el Madrid ha sido capaz de lo mejor y de lo peor.

Otra marcha se ha producido con la cesión de Radoncic a Burgos. El montenegrino apuntó detalles al final de la temporada, pero es una realidad palpable que le hace falta coger minutos y responsabilidades. El San Pablo Burgos es un buen destino como se demostró con Sebas Sáiz la temporada pasada. En Radoncic se ve que tiene un potencial tremendo pero se encuentra ante una paradoja. Con los chicos de su edad va sobradísimo, imponiendo su calidad, pero con cuando juega en ACB le falta algo. Peca sobre todo de inexperiencia cometiendo errores, jugando nervioso y por eso la experiencia de la cesión le va a venir bien para foguearse.

Para terminar, hablar de las incorporaciones para la temporada venidera. Son Pantzar, un base que sube de la cantera, Prepelic, un escolta esloveno con experiencia, y Gabriel Deck, un ala-pívot argentino, el más desconocido al no tener experiencia en Europa.

El caso de Pantzar tiene similitudes con Radoncic pero también con diferencias. Con los junior, la categoría se le ha quedado pequeña y su debut en ACB fue debido al nerviosismo de estar con los grandes. De todas formas, no hay que ser injusto. Pocos han sido los partidos disputados por el sueco y si Laso le ha reconocido como tercer base para la primera plantilla es porque tiene calidad suficiente para demostrarlo en pista.

El esloveno Prepelic lleva ya varios años realizando actuaciones importantes con su selección, pero a nivel de clubes no había tenido una gran presencia. A pesar de todo es un gran acierto desde los despachos del Real Madrid. Un jugador de equipo que no desentonará en el esquema de Laso. Tiene tiro, penetración, con capacidad de dirección y que tiene todavía margen de progresión. Un jugador que no asume un protagonismo especial (no lo necesita) pero que tiene calidad para ser importante dentro del colectivo.

Por último, Gabriel Deck es el último fichaje de los blancos. El argentino ha firmado por tres temporadas y aunque es un poco bajo (1,98 metros) puede jugar de espaldas al aro, como afirmó el propio jugador en su presentación. Veremos cómo se adapta a la liga española y ver si se define como un 3 o un 4. Ahora mismo es una incógnita. Ha debutado con su selección con 20 años, detalle a tener en cuenta también y además fue olímpico en Río 2016. Es un caso parecido al de Doncic, salvando las distancias. Argentina se le había quedado pequeña, obteniendo el título de liga y el equivalente a la Euroliga americana. Hay gente que lo compara con el Chapu Nocioni aunque eso son palabras mayores. Ojalá se acercara a lo que fue el gran Nocioni, pero eso está por ver.

Por lo demás, siguen todos los jugadores de la primera plantilla. En cuanto a las expectativas, hay que reconocer que son altas. A pesar de la pérdida de Doncic, el resto de la plantilla garantiza que se lucharán por los títulos y que serán competitivos. Se podrá ganar o , desde la llegada de Laso la afición blanca sabe que disfrutará con los suyos con un baloncesto atractivo y habrá muchas posibilidades de conseguir uno o varios trofeos. El primer título oficial será la Supercopa de España, que se disputará en Santiago de Compostela a partir del 21 de septiembre.

 

Compartir
Madridista desde pequeñito, solo podía ser seguidor del mejor equipo del mundo; bastantes desgracias tiene la vida como para llorar por el deporte y ser fan de un equipo perdedor. Como lo mío no era precisamente ganarme las habichuelas jugando al baloncesto, decidí que lo mejor era verlo desde el otro lado de la barrera, y qué mejor forma que narrar los éxitos del Real Madrid de baloncesto. Mis referentes ligados a este deporte, sin lugar a dudas, han sido la plata olímpica de los Ángeles 84, el colegio San Viator (de donde salieron gigantes como Juan Antonio Corbalán y Carlos Jiménez) y mis hermanos mayores. Después de varios trabajos y alguna estancia en Irlanda decidí sentar la cabeza y ahora presto el mejor servicio al ciudadano desde mi posición de funcionario de la Comunidad de Madrid. No cuajó la opción de ser coordinador de cheerleaders, pero os dejo una foto ellas para que veáis que al menos lo intenté...

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here