BUR 85 – 98 RMB: Randolph asoma y Carroll sentencia

0
-publicidad-

El Real Madrid se impuso (85-98) en la presentación oficial del San Pablo Burgos en lo que ha sido su segundo partido de pretemporada, un encuentro igualado que se resolvió en los últimos minutos gracias a la contundencia de Ayón y la solvencia de Jaycee Carroll en el juego exterior.

Los primeros minutos fueron de tanteo, con ambos conjuntos muy enchufados en ataque, sobre todo desde más allá de la línea de 6,75, una zona de la cancha donde en concreto Anthony Randolph marcó las diferencias para que, pasado el ecuador del primer cuarto, ayudara a los blancos a anotar un parcial de 0-9 que obligó a Diego Epifanio a parar el encuentro.

El descanso vino bien al conjunto burgalés, que comenzó con las rotaciones y que se puso el mono de trabajo en defensa para dificultar las llegadas de los blancos, mucho más imprecisos en su juego, una pérdida de fluidez que enseguida notó Pablo Laso y que trató de corregir con un tiempo muerto y los primeros cambios.

A la cancha saltó Sergio Llull para darle otro ritmo al juego de los suyos, pero la igualdad se había instaurado en la cancha y la diferencia entre ambos al final del primer cuarto apenas era testimonial (20-24).

El Real Madrid salió a la cancha mucho más entonado en la segunda manga y en apenas dos minutos y medio puso un parcial de 0-5 para marcar máxima diferencia de 9 puntos, un arreón visitante que se cortó de raíz con un triple de Álex Barrera, porque a partir de ahí los azules volvieron a meterse en el encuentro y a reducir distancias (29-33).

Los madridistas volvieron a mostrarse muy serios en defensa para echar por tierra la reacción burgalesa y volvieron a marcharse ligeramente en el marcador, pero un parcial de 5-0 del San Pablo obligó a Laso a parar el partido para dar un toque de atención a los suyos de cara al último minuto del segundo cuarto.

El equipo de Diego Epifanio estuvo más intenso en los últimos 60 segundos de la primera parte, pero no fue suficiente para cazar en el marcador al Real Madrid, que se fue a los vestuarios con seis puntos de ventaja (42-48).

San Pablo salió mucho más entonado tras el descanso, sobre todo en defensa, donde cimentó su remontada para ponerse por delante delante en el electrónico tras un parcial de 14-7 antes de que se hubiese llegado al ecuador del tercer cuarto, momento en el que el técnico blanco volvió a detener el partido.

El Madrid no tardó mucho en meterle una marcha más al partido, aunque su contrincante no había perdido ni un ápice de la chispa que le había permitido dar la vuelta al marcado, por lo que el encuentro se tornó mucho más atractivo, sobre todo en ataque, donde ambos conjuntos se mostraron acertados, una igualdad que se reflejó al final del tercer periodo (71-70).

Los madridistas volvieron a mostrarse muy serios en defensa para echar por tierra la reacción burgalesa y volvieron a marcharse ligeramente en el marcador, pero un parcial de 5-0 del San Pablo obligó a Laso a parar el partido para dar un toque de atención a los suyos de cara al último minuto del segundo cuarto.

El equipo de Diego Epifanio estuvo más intenso en los últimos 60 segundos de la primera parte, pero no fue suficiente para cazar en el marcador al Real Madrid, que se fue a los vestuarios con seis puntos de ventaja (42-48).

San Pablo salió mucho más entonado tras el descanso, sobre todo en defensa, donde cimentó su remontada para ponerse por delante delante en el electrónico tras un parcial de 14-7 antes de que se hubiese llegado al ecuador del tercer cuarto, momento en el que el técnico blanco volvió a detener el partido.

El Madrid no tardó mucho en meterle una marcha más al partido, aunque su contrincante no había perdido ni un ápice de la chispa que le había permitido dar la vuelta al marcado, por lo que el encuentro se tornó mucho más atractivo, sobre todo en ataque, donde ambos conjuntos se mostraron acertados, una igualdad que se reflejó al final del tercer periodo (71-70).

El encuentro había ganado en emoción y, ante todo, en intensidad, con dos escuadras con un ritmo muy alto y alternándose continuamente en el marcador, sin que ninguna de las dos lograra una amplia ventaja en los primeros cinco minutos de la última manga.

Sin embargo, el Real Madrid tiró de galones para empezar a romper el partido, dominando cada faceta del juego, imponiéndose tanto en estático como en contraataques que forjaban con una defensa mucho más férrea de lo que estaba siendo hasta el momento, una fase del partido en la que devolvió la ventaja de 9 puntos al luminoso.

Los burgaleses trataron de reaccionar en los últimos instantes de encuentro, madurando mucho más sus ataques, pero los de Laso se mostraron muy seguros en todo momento evitando cualquier atisbo de reacción, demostrando su poderío en el juego exterior, donde destacó Carroll en los minutos finales, y cerrando el partido con 13 puntos de ventaja (98-85).

Sin embargo, el Real Madrid tiró de galones para empezar a romper el partido, dominando cada faceta del juego, imponiéndose tanto en estático como en contraataques que forjaban con una defensa mucho más férrea de lo que estaba siendo hasta el momento, una fase del partido en la que devolvió la ventaja de 9 puntos al luminoso.

Los burgaleses trataron de reaccionar en los últimos instantes de encuentro, madurando mucho más sus ataques, pero los de Laso se mostraron muy seguros en todo momento evitando cualquier atisbo de reacción y demostrando su poderío en el juego exterior, donde destacó Carroll en los minutos finales, y cerrando el partido con 13 puntos de ventaja (98-85).

Crónica: Agencia EFE

La ficha del partido

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here