RMB 80 – 69 OLY: Felipe, Thompkins y Carroll al rescate

Tras un flojo comienzo, el Madrid se rehizo ante un buen Olympiacos y se pudo ver que poco a poco el equipo va cogiendo la forma. El Madrid remató en los minutos finales

0
Foto de Paco Acedo, @Acedotor en Twitter
-publicidad-

El Real Madrid ganó con más dificultades de lo que indica el marcador (80-69) al Olympiacos, un gran rival que no estaba precisamente de vacaciones. Felipe, Thompkins y Carroll, bien secundado por Tavares, Garuba y Llull, fueron los mejores. A destacar los minutos del joven Garuba, que promete y mucho. El Madrid empezó francamente mal pero poco a poco fue sobreponiéndose y en el tercer cuarto se vio al mejor Madrid. El sábado, contra el Unicaja para dilucidar quién es el ganador del Torneo Costa del Sol.

No comenzaron el partido varios jugadores del Real Madrid por sus compromisos con sus selecciones, las tan cacareadas Ventanas FIBA. A saber: Ayón, Randolph, Campazzo, Deck y Yusta. Los blancos notaron las ausencias porque, después del 2-0 inicial, el Madrid siempre fue a remolque. Se notó el principio de la pretemporada con muchas pérdidas, problemas de circulación de balón, porcentaje de tiro pésimo… Después de medio cuarto las cosas pintaban bastos (4-12). Solo Tavares anotaba y con la entrada de la segunda unidad las cosas no mejoraban mucho. Kuzmic y Prepelic lo intentaban pero no podían. Llull y Rudy estaban apagados. Las sensaciones era que el equipo estaba muy despistado, empanado si se prefiere. Al final del primera cuarto se terminaba con clara ventaja griega (14-23).

Carroll aportó la energía de la que carecía el Madrid en el primer cuarto. Con un 5-0 protagonizado por el de Wyoming (19-23) se veía el partido con otra perspectiva. Sin embargo, los griegos se encargaban una y otra vez de tener una renta de 6-8 cómoda. La reacción de Carroll fue un espejismo. Debutó Usman Garuba que aportó dureza defensiva y aunque ofensivamente no estuvo muy acertado lo intentó. Prepelic también tuvo sus minutos y metió un gran triple. Se mejoró en este segundo cuarto como mostraban los puntos anotados por el Madrid pero seguía mostrando un juego irregular sin desmerecer el buen juego de los griegos. Al término de los primeros 20 minutos se llega con derrota momentánea 38-43.

A la vuelta de los vestuarios los blancos se ponen las pilas. Con un 6-0 se ponen por delante después de muchos minutos por detrás del marcador (44-43 minuto 22). La actitud blanca es mucho más ambiciosa y poco a poco se van cambiando las tornas. Tras triple de Causeur (52-47 minuto 24) se llega a la máxima ventaja blanca. Los triples son otra característica del Madrid. Ahora entran con más asiduidad, se mejora mucho la circulación del balón y van a por el partido. En el minuto 28 tras triplazo de Llull (59-53) la situación se veía con bastante optimismo visto lo visto. Un pequeño parcial griego ensombrece el panorama pero un triple final sobre la bocina devuelve la lógica a lo que se estaba viendo tras el descanso. Con el 62-57 termina el tercer cuarto.

Los griegos no iban a tirar la toalla y con un parcial favorable de 7-0 vuelven a ponerse por delante ante un Madrid que volvía al juego irregular con muchos problemas (62-64 minuto 33). Pero entonces un Felipe providencial junto con Garuba y Carroll hace que los de Laso se marchen en los minutos finales del partido. Al final la diferencia parecía mayor de lo que había pasado en pista y con el 80-69 se termina el partido a la espera del partido contra el Unicaja el sábado y de saber quién es el vencedor del Torneo.

 

 

 

Compartir
Madridista desde pequeñito, solo podía ser seguidor del mejor equipo del mundo; bastantes desgracias tiene la vida como para llorar por el deporte y ser fan de un equipo perdedor. Como lo mío no era precisamente ganarme las habichuelas jugando al baloncesto, decidí que lo mejor era verlo desde el otro lado de la barrera, y qué mejor forma que narrar los éxitos del Real Madrid de baloncesto. Mis referentes ligados a este deporte, sin lugar a dudas, han sido la plata olímpica de los Ángeles 84, el colegio San Viator (de donde salieron gigantes como Juan Antonio Corbalán y Carlos Jiménez) y mis hermanos mayores. Después de varios trabajos y alguna estancia en Irlanda decidí sentar la cabeza y ahora presto el mejor servicio al ciudadano desde mi posición de funcionario de la Comunidad de Madrid. No cuajó la opción de ser coordinador de cheerleaders, pero os dejo una foto ellas para que veáis que al menos lo intenté...

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here