RMB 88 – 73 IBE: El Madrid sabe sufrir

17 rebotes de un Ayón incomensurable en las zonas allanan el estreno liguero del actual campeón. Buenos minutos de Randolph y destellos del argentino Deck, que gustó en su debut en casa

0
Ayón, 17 rebotes ante el Iberostar Tenerife. Foto: ACB Photo / A. Martínez
-publicidad-

El Real Madrid sufrió más de lo previsto al ganar al Iberostar Tenerife por 88-73. El equipo canario nunca le perdió la cara al partido y gracias a la amplitud de la plantilla blanca, el Madrid se estrena con un triunfo en el primer partido de Liga. Grande la actuación de Ayón con un poderío en el rebote impresionante, 17 capturas. Buenos minutos de Randolph, Llull, Felipe y también detalles de calidad del argentino Deck. Por el Iberostar destacar a Sebas Sáiz dentro de un buen trabajo colectivo. Lo peor de todo fue la grave lesión de Gielo, que abandonó la pista en camilla y con una de sus rodillas con muy mala pinta.

Los blancos salieron muy entonados teniendo a Randolph como gran protagonista en el primer cuarto (11 puntos). A pesar del buen hacer del cedido Sebas Sáiz, el Madrid va abriendo brecha (11-6 minuto 3) con un baloncesto bonito de ver para los aficionados. Con el segundo triple de Randolph se llega a la máxima ventaja madridista (16-6 minuto 6). Pero los tinerfeños no son un equipo que se rinde fácilmente y con parcial de 8-0 tras mate de Brussino reduce la diferencia a solo 2 puntos. Laso empieza a rotar la plantilla y le da buen resultado con las entradas de Ayón, Carroll y Campazzo. La aportación del mexicano sobretodo en el rebote grandiosa. Tras el primer cuarto 6 rebotes llevaba Ayón. En definitiva, después de ese inquietante 16-14, el Madrid vuelve a meter otro arreón en forma de parcial de 7-0 con el que termina el primer cuarto con ventaja blanca 23-14.

Otra vez después de tener una ventaja cercana a los 10 puntos, los visitantes no se rinden y con el poderío físico de Niang al principio y la velocidad y acierto de Bassas vuelven a no dar el partido por perdido. El Madrid comandaba el partido durante el segundo cuarto pero lograba romperlo definitivamente. Era un rival muy incómodo. Campazzo se aliaba con el mexicano Ayón para anotar con cierta facilidad. Y cuando llegaban minutos donde se atascaba la fluidez ofensiva, el poder reboteador de Ayón solventaba muchas papeletas. La defensa blanca también era digna de destacar. Después del 38-27 tras canasta de Rudy, otra vez los tinerfeños se rehacen y ponen un parcial de 8-2 con el que se llega al descanso (40-35) y todo por decidir en la segunda parte. Los mejores por el Madrid eran Randolph con 11 puntos, Ayón con 6 puntos y 12 rebotes mientras que por el Iberostar Tenerife sobresalía un juego más coral con Brussino con 7 puntos, Bassas con 5 puntos, 3 rebotes y 3 asistencias y Sebas Saiz con 6 puntos y 5 rebotes.

El guión del tercer cuarto no variaba con respecto a la primera parte. Tras un triple de Causeur (52-40) el Madrid se las prometía muy felices mediado el tercer período. De nuevo una y otra vez volvían los canarios a remontar. Se estaban convirtiendo en un equipo complicado de desembarazarse. El Madrid a ratos (aunque fueran pocos) se sentía autocomplaciente y provocaba alguna pérdida aprovechada por el rival. Seguían apretando los visitantes y con un contraataque de Iverson reducen más la desventaja a falta de 2 minutos con el 58-55. Llull rescata al Madrid con 2 triples marca de la casa como no podía ser de otra forma y cambia el panorama por completo en apenas unos segundos. En la siguiente jugada falta en ataque de Iverson que provocaba una técnica al entrenador tinerfeño. Al final de este cuarto el Madrid volvía a ganar con cierta comodidad por 10 puntos (65-55).

En el último cuarto parece que definitivamente la calidad y amplitud de la plantilla blanca decantó la balanza para el Madrid. Unos buenos minutos de Felipe junto con Deck ponen de nuevo otra máxima ventaja blanca con el 78 a 59 a falta de 5 minutos para el final. Cuando las cosas ya parecían ir encaminadas al triunfo del campeón de liga se produjo la desgraciada lesión de Gielo al entrar a canasta habiéndose cruzado Campazzo en la trayectoria del tinerfeño. Los gritos de dolor del jugador dejaron helado el Wizink Center y a partir de ahí el resultado pasó a un segundo plano. El Madrid termina ganando 88-73 ante un rival muy serio que planteó un gran partido ante el actual campeón de liga.

 

Compartir
Madridista desde pequeñito, solo podía ser seguidor del mejor equipo del mundo; bastantes desgracias tiene la vida como para llorar por el deporte y ser fan de un equipo perdedor. Como lo mío no era precisamente ganarme las habichuelas jugando al baloncesto, decidí que lo mejor era verlo desde el otro lado de la barrera, y qué mejor forma que narrar los éxitos del Real Madrid de baloncesto. Mis referentes ligados a este deporte, sin lugar a dudas, han sido la plata olímpica de los Ángeles 84, el colegio San Viator (de donde salieron gigantes como Juan Antonio Corbalán y Carlos Jiménez) y mis hermanos mayores. Después de varios trabajos y alguna estancia en Irlanda decidí sentar la cabeza y ahora presto el mejor servicio al ciudadano desde mi posición de funcionario de la Comunidad de Madrid. No cuajó la opción de ser coordinador de cheerleaders, pero os dejo una foto ellas para que veáis que al menos lo intenté...

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here