FCB 5 – 1 RM: El Rey ha muerto, larga vida al Rey

Tres de Suárez, Coutinho y Vidal machacaron a un Real Madrid que sólo se personó 15 minutos al partido. Horrible a nivel táctico, físico y de mentalidad. La era Lopetegui llega a su final

0
-publicidad-

Fue el descabello, con el toro ya desplomado sobre el albero desde hace semanas. Llegó Luis Suárez con la puntilla y, aprovechando que el morlaco madridista estaba ya inmóvil, perdida su fiereza, puso fin a la agonía. El Barcelona trituró al Real Madrid (5-1) en un partido sencillamente vergonzoso de los madridistas, en todos los ámbitos: físico, táctico y de mentalidad. La era Lopetegui, si nada lo remedia, llegará a su fin entre esta noche y el lunes, pero no sólo él es el culpable de este desaguisado.

El partido comenzó con el Barcelona aprovechando la primera que tuvo, tras un aviso de Benzema, tras un error dantesco de un Bale que pasó por el partido como un fantasma de Halloween, dejó solo a Jordi Alba, Nacho volvió a dejar de manifiesto que por primera vez en su carrera atraviesa una etapa en la que no es infalible  y Coutinho fusiló a Courtois. El Madrid, sin sangre, caminaba sobre el campo y el Barcelona, sin Messi, sin hacer nada del otro mundo, también andado, bailaba a los blancos. Otro fallo grosero de Varane, el enésimo esta temporada, que se dejó robar la cartera por Luis Suárez y le derribó en el área (penalti señalado por el VAR), puso el 2-0 mediado el primer tiempo. Ya se mascaba la tragedia, y tuvo suerte de que el Barça siguió jugando de paseo, ante la inexistencia de adversario.

En el segundo tiempo, sin embargo, Lopetegui, sin respuesta en el primer tiempo, cambió el sistema a un 5-3-2 que cogió a contrapié a Valverde y los blancos encerraron al Barça en su área: gol de Marcelo, poste de Modric, Lucas Vázquez haciendo muchísimo daño como carrilero. Pero la efervescencia duró quince minutos. El Barça se rehizo atrincherándose con cinco medios, volvió a controlar el balón y enganchó con suerte un poste de Suárez y a continuación el tercer gol. Y el Madrid murió ahí.

Sólo Marcelo y Casemiro mantenían algo de tensión. Salió al campo Asensio, pero como Bale, de paseo. Dos de los miembros de la tan cacareada BBA empiezan a provocar un mosqueo considerable por su desidia. Lo de Benzema, en cambio, es por otras causas: marró dos goles que no los falla un alevín, en área pequeña. Con todo cuesta abajo, con una clara expulsión perdonada a Luis Suárez por una brutal patada en el tobillo a Nacho sin balón, el uruguayo y Arturo Vidal colocaron la manita en el marcador. El Madrid de Lopetegui ya está muerto. El Rey ha muerto, larga vida al Rey.

Compartir
Yo vi jugar a Del Bosque, así que llevo unos cuantos años yendo al Bernabéu. Socio desde 1986, mis recuerdos van ligados al Madrid del Di Stéfano entrenador, el de los cinco subcampeonatos, que me forjó en madridismo ante los malos tiempos, y al de la Quinta del Buitre, la poesía y las pelotas hechas fútbol. Desde 1996 dando la barrila en esto del periodismo deportivo, aunque hace años que es mi hobbie y no mi profesión.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here