OP 88 – 83 RMB El Olympiacos acaba con la imbatibilidad blanca

El Olympiacos infringe la primera derrota madridista en Euroliga. Partidazo de Campazzo en la derrota y Rudy acabó tocado. El domingo el gran derbi contra el Barcelona a domicilio

0
-publicidad-

El Madrid perdió su condición de líder invicto al caer 88 a 83 en Grecia ante el Olympiacos. A pesar de las bajas de Ayón y Llull, los blancos estuvieron a punto de hacer la machada. Después de muchos minutos por detrás e igualar en el tercer cuarto un flojo comienzo del cuarto final lastró las opciones de los de Laso. No tuvo premio el gran partido de Campazzo (14 puntos y 13 asistencias). Spanoulis realizando su mejor partido de la temporada, Milutinovic y William-Goss se encargaron de amarrar el partido e hicieron al Madrid un poco más humano. A pesar de todo un buen partido del Madrid.

Salieron muy serios los de Laso (2-7) con un desconocido Olympiacos. Pero con la entrada de Spanoulis consiguen un gran parcial de 14-2 que minimizan a un Madrid cambiando los papeles. De dominador a dominado. Un Spanoulis que estaba haciendo una temporada irregular de repente emergió con gran figura. En apenas 9 minutos jugados anotó 16. Al ex-internacional Spanoulis se le unió William-Goss. Ahora el Madrid parecía un juguete roto. La entrada de Rudy le dio aire fresco con su descaro en el triple. Se intentó la remontada (22-20) pero el estirón final de los griegos frustró cualquier intento al final del primer período (29-22).

Era un partido raro. Nada más comenzar el segundo cuarto parecía que el sufrimiento continuaría (32-22) pero el Madrid dejó helado el pabellón de la Paz y la Amistad con un 10-0 otra vez con el triple como arma fundamental. Pero los locales no iban a quedarse con los brazos cruzados. A los citados Spanoulis y William-Goss que volvieron a dar guerra y un oscuro trabajo de Milutinov vuelve a dejar noqueados a los blancos con muchos problemas para anotar y una inferioridad reboteadora preocupante ponen el 48-36 dejando muchas dudas en el ambiente. Los griegos creaban y anotaban con criterio. El 62 % en triples del Olympiacos espectacular. El Madrid dando sensaciones de equipo con altibajos y con una defensa a mejorar claramente. Al descanso (52-41) los mejores por los griegos son el trío Spanoulis y William-Goss con 16 puntos cada uno y Milutinov con 19 de valoración. Por el Madrid, Rudy 11 puntos, 8 puntos de Carroll y Campazzo con 8 asistencias.

No sé sabe qué les dijo Laso en los vestuarios pero el chip cambió por completo la actitud del Madrid. Un parcial de 24-13 en ese período igualó las cosas. Con el general Campazzo mandando por toda la pista fue el auténtico motor que seguía distribuyendo asistencias con naturalidad. Carroll en el triple era el perfecto ejecutor. Y poco a poco fue remontando la desventaja hasta que se empata a 65. Lo peor, la lesión de Rudy que se fue al banquillo con el tobillo maltrecho. Empezaba un partido totalmente nuevo que se iba a dilucidar durante último período.

Cuando peor pintaban las cosas para los locales surgió Strelnieks ante la ausencia de Spanoulis y William-Goss (76-68). El Madrid sufría muchísimo para anotar. Estuvo prácticamente 8 minutos sin anotar en juego (15-5 de parcial del Olympiacos). Spanoulis dejaba medio partido en casa tras una canasta provocando el 80-70 a falta de 2.44. Además Rudy que había vuelto tras su lesión lo intentó pero volvió a sentarse al ver que el tobillo no le respondía. Un parcial de 8-2 del Madrid le da esperanzas (82-78 a falta de 40 segundos). Deck falla 2 libres en el peor momento del partido. Quedando apenas 20 segundos siguió la emoción. Hasta 4 tiros libres fallados por ambos equipos en un momento en que parecía que nadie quería ganar el partido (84-80 a falta de 10 segundos) Fue nadar para morir en la orilla. Los griegos gestionaron bien el final del partido y se acabó la imbatibilidad del actual campeón de Euroliga.

Compartir
Madridista desde pequeñito, solo podía ser seguidor del mejor equipo del mundo; bastantes desgracias tiene la vida como para llorar por el deporte y ser fan de un equipo perdedor. Como lo mío no era precisamente ganarme las habichuelas jugando al baloncesto, decidí que lo mejor era verlo desde el otro lado de la barrera, y qué mejor forma que narrar los éxitos del Real Madrid de baloncesto. Mis referentes ligados a este deporte, sin lugar a dudas, han sido la plata olímpica de los Ángeles 84, el colegio San Viator (de donde salieron gigantes como Juan Antonio Corbalán y Carlos Jiménez) y mis hermanos mayores. Después de varios trabajos y alguna estancia en Irlanda decidí sentar la cabeza y ahora presto el mejor servicio al ciudadano desde mi posición de funcionario de la Comunidad de Madrid. No cuajó la opción de ser coordinador de cheerleaders, pero os dejo una foto ellas para que veáis que al menos lo intenté...

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here