RMB 88- 93 CSKA Los árbitros impiden la victoria blanca

Segunda derrota consecutiva del Madrid en Euroliga. Los árbitros no le dejaron ganar al CSKA después de remontar tras un primer mal cuarto. Impresentable actuación arbitral

0
-publicidad-

El Madrid sufrió su segunda derrota consecutiva en Euroliga. A pesar de levantarse después de un penoso inicio de primer cuarto, los árbitros le negaron la victoria a los blancos de manera tendenciosa. Fue IMPRESENTABLE la actuación de sobretodo Pukl y Rocha. De juzgado de guardia una y otra vez perjudicando al Madrid. Así y todo el Madrid lo intentó pero jugó de manera irregular destacando Campazzo (con triplazo incluida desde su propio campo) Ayón y Rudy. Por los rusos, Higgins y Clyburn los mejores con un De Colo menos protagonista que otras veces.

Si algo puede empezar mal sucedió precisamente al principio del partido. El Madrid sufrió lo indecible para anotar el primer punto (un tiro libre de Tavares). Jugando unos de los peores partidos que se recuerdan. Fallando tanto en ataque como en defensa. Perdiendo balones, dejando el rebote defensivo a merced de los rusos, entrando en bonus con menos de 3 minutos jugados, todo salía mal. Era desolador el 1-10 tras triple de De Colo. Después de un obligado tiempo muerto (3-17 minuto 6). Después de la nula capacidad en ambos lados de la pista, la entrada de la segunda unidad dio oxígeno al Madrid que se va rehaciendo poco a poco. Un parcial de 9-3 blanco provoca otro tiempo muerto, esta vez del CSKA (12-20 minuto 7) y con la sensación de que el Madrid había resurgido. Otro triple de Rudy deja el 17-20 dejando muchas dudas en el CSKA. Pero lo mejor iba a llegar al final del primer cuarto. Un TRIPLAZO desde medio campo de Campazzo botando en el aro, casi llorando, provoca el júbilo en el Wizink con el 20-24 pero con la impresión de que el Madrid había vuelto.

El canastón de Campazzo surtió efecto y con un 10-0 de parcial provoca otro tiempo muerto en apenas 3 minutos. El CSKA entra en coma. La defensa del Madrid impresionante, el poderío reboteador de Ayón clave, el juego entre pívots insuperable. Con el 30-24 el Madrid claramente dominaba ya el partido. El problema surgió cuando Campazzo se sentó. Prepelic totalmente desubicado aportó su grano de arena, negativamente hablando, y el CSKA lo aprovechó para meterle un parcial de 8-0 que empató a 32 (minuto 17). El esloveno se marchó al banquillo con 3 faltas personales en muy poco tiempo de juego. El último tramo del cuarto pareció un concurso de triples. Hasta 4 consecutivos por ambas escuadras. Después Campazzo y Ayón dejaron el 41 a 38 al descanso con una gran defensa. Se había recuperado el Madrid después de un primer cuarto francamente malo. Los mencionados jugadores junto a Rudy claves para la remontada. Una pena después del gran trabajo hecho por los blancos. Los rusos estuvieron 7 minutos sin anotar y al final metieron 14 puntos. De Colo en un papel más secundario cedía protagonismo a Clyburn y Peters. También buenos minutos de Hunter ante sus ex. Lo más preocupante era el relevo en el puesto de uno para el Madrid.

El Madrid sigue teniendo la iniciativa durante el principio del tercer cuarto (47-42) pero el entra en barrena. Entre fallos propios y la actuación arbitral se le funden los plomos. Los árbitros muy permisivos con la dureza del CSKA no perdonando ninguna acción a los blancos. Con Clyburn cogiendo galones los rusos se marchan fácilmente (51-56 minuto 25). Además De Colo empieza a anotar triples inverosímiles. Empezaba a emerger la figura del internacional francés. Cuando el Madrid iniciaba una tímida remontada una y otra vez era sofocada por los árbitros. Fue LAMENTABLE su actuación en el tercer cuarto. Con el 55-64 (minuto 28) la cosa pintaba francamente mal aún quedando un cuarto. El Madrid lo seguía intentado a pesar de luchar contra los elementos. Se marcha perdiendo 61-67 como un león herido a la espera del definitivo último cuarto.

Surgen secundarios inesperados por el CSKA como Kurbanov o Kulegin que dejan un crítico (66-77 minuto 32). Carroll y Rudy lo intentan y el partido va ganando en intensidad pero la remontada se antojaba imposible. Además jugábamos contra 3 más. Siendo justos, la colegiada fue la mejor de los 3 árbitros. Los otros dos nefastos. A pesar del empuje de Felipe nada es suficiente. La veteranía y calidad del CSKA hace que anoten puntos en casi cada jugada (75-84 minuto 35). Rudy de nuevo pone emoción con el 78-86 pero el CSKA se las arregla para gestionar bien el final del cuarto con un Madrid ya muy tocado por los árbitros. Una derrota dolorosa no tanto por el rival sino por las circunstancias en las que se produjo.

Compartir
Madridista desde pequeñito, solo podía ser seguidor del mejor equipo del mundo; bastantes desgracias tiene la vida como para llorar por el deporte y ser fan de un equipo perdedor. Como lo mío no era precisamente ganarme las habichuelas jugando al baloncesto, decidí que lo mejor era verlo desde el otro lado de la barrera, y qué mejor forma que narrar los éxitos del Real Madrid de baloncesto. Mis referentes ligados a este deporte, sin lugar a dudas, han sido la plata olímpica de los Ángeles 84, el colegio San Viator (de donde salieron gigantes como Juan Antonio Corbalán y Carlos Jiménez) y mis hermanos mayores. Después de varios trabajos y alguna estancia en Irlanda decidí sentar la cabeza y ahora presto el mejor servicio al ciudadano desde mi posición de funcionario de la Comunidad de Madrid. No cuajó la opción de ser coordinador de cheerleaders, pero os dejo una foto ellas para que veáis que al menos lo intenté...

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here