-publicidad-

El Real Madrid llegaba a Sevilla con la intención de sacar los tres puntos del feudo verdiblanco e intentar engancharse a la parte más alta de la tabla. Pero lo más importante del arranque estuvo en un jugador que volvía a no ser titular. El tema Isco sigue in crescendo.

El Madrid llegaba mermado por las bajas al Benito Villamarín y aun así, Solari prefirió dejar al malagueño en el banquillo. Prefirió jugar con una defensa de tres con los centrales disponibles y Carvajal y Reguilón como carrileros. Puso a Valverde en el centro del campo y dejó a Isco en el banquillo y muestra de que el centrocampista está mas fuera que dentro del equipo fue el entrenamiento. Se pudo ver un Isco en el calentamiento alejado de sus compañeros que tampoco juegan, pero ellos en cambio si estaban peloteando.

El Villamarín es curiosamente un estadio maldito para Isco desde que marcara dos goles en el triunfo blanco (1-6) en la temporada 2016-2017, cuando el de Arroyo de la Miel lideraba la segunda unidad. El curso pasado jugó apenas unos minutos, 17 , en Heliópolis. Esta temporada no ha jugado ni un minuto en su visita al Betis. La vida se le ha girado por completo al malagueño.

Compartir
Futuro periodista, en mis tiempos libres me encanta disfrutar de mi pasión, el Real Madrid. De Sevilla al Santiago Bernabeu La verdad siempre por delante, defendiendo el escudo del Real Madrid allá donde voy. A por mi segunda temporada!!!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here