Marcelo y Sergio Ramos, con el trofeo de la Supercopa
-publicidad-

Asensio ha sido el hombre de esta Supercopa. Su gol en Barcelona, el 1-3, y el que anotó en el Bernabéu, el que abrió la lata nada más empezar, decantaron el título para el Real Madrid. Benzema redondeó la cuenta para el 2-0 con el que se cerró el partido, tras un baño apoteósico de los de Zidane en el primer tiempo pero una dejadez exasperante en el segundo, cuando el equipo culé esperaba el descabello. Otra vez será.

Esa sensación de que el Madrid dejó ir vivo al Barcelona flotó por el ambiente durante todo el seguntdo tiempo por algo, claro. Por el tremendo meneo que le metieron los blancos a su rival durante el primer tiempo. Nada más empezar, el 4-3-3 de Zidane se le atragantó a la defensa de tres que planteó Valverde. Una presión asfixiante de los madridistas, con Asensio, Lucas Vázquez, Carvajal y Kovacic rayando a un nivel descomunal, impedía a los azulgrana no sólo sacar el balón jugado, sino salir de su propio área. Asensio, con un zapatazo imperial desde 30 metros, abrió la lata y el show estaba servido.

Pero el Madrid, incomprensiblemente, se echó atrás a partir del minuto 10, permitiendo que el Barcelona se metiera en el partido, al menos aparentemente porque sin Messi y Suárez, completamente aislados, tampoco creaba peligro. Tras esa mini desconexión, los de Zidane recuperaron el pulso y terminaron arrasando al Barcelona en un primer tiempo en el que pudieron irse tranquilamente con un 5-0 al vestuario: un poste de Lucás Vázquez, una mochila de virguerías de Benzema que no acabaron en gol de milagro… El Madrid, sin Cristiano, Bale, Casemiro ni Isco, le dio un repaso al Barcelona de los que hacen historia. Pero sólo Benzema, en un remate de puro nueve, logró el gol, poniendo la guinda a un primer tiempo excelso del francés.

Pero cuando para el segundo tiempo el madridismo esperaba que una apisonadora triturase sobre el césped del Bernabéu a los restos que quedaban del acorazado azulgrana, fue todo lo contrario. El Madrid echó el freno de mano: entre el cansancio, el calor, la carga de partidos en la última semana y que el domingo comienza la Liga, el fervor del primer tiempo pasó al olvido, y el Barcelona tiró de orgullo para, con más ganas que fútbol, rondar a un Keylor que excepto en un balón aéreo en el que midió fatal estuvo muy seguro. Y si no acertaba a palmear, estaba su larguero para repeler un remate de Messi cuando el Madrid más KO parecía en el partido. Debutaron Theo, nerviosísimo, y Ceballos, demasiado chupón, y el juego se equilibró porque el Barça lo dejó por imposible.

Así que llegó La Décima. La Décima Supercopa. La SupercopAsensio. El segundo título de la temporada para los blancos. Ya sólo quedan cuatro por delante, pero son los complicados. A ver qué tal, pero este Madrid, si juega como en el primer tiempo, puede marcar una era en el fútbol europeo y mundial.

La ficha del partido. Real Madrid vs Barcelona: 2-0

Compartir
Yo vi jugar a Del Bosque, así que llevo unos cuantos años yendo al Bernabéu. Socio desde 1986, mis recuerdos van ligados al Madrid del Di Stéfano entrenador, el de los cinco subcampeonatos, que me forjó en madridismo ante los malos tiempos, y al de la Quinta del Buitre, la poesía y las pelotas hechas fútbol. Desde 1996 dando la barrila en esto del periodismo deportivo, aunque hace años que es mi hobbie y no mi profesión.