De Madrid a Chipre sin salir de Chamartín

A finales de los 60 el Real Madrid disputó dos eliminatorias ante equipos chipriotas, pero los cuatro partidos se disputaron en Chamartín debido al mal estado de sus respectivos terrenos de juego

0
Los dos maletillas que saltaron al Bernabéu en la eliminatoria de 1969 ante el Limassol
-publicidad-

Comienza una nueva edición de la Copa de Europa para el Real Madrid con la defensa del titulo y el objetivo de seguir haciendo historia para convertirse en el primer equipo que gana tres veces seguidas la Champions League. Como rival para el estreno, el actual bicampeón se mide al Apoel FC de Nicosia, un equipo al cual el Real Madrid se midió por primera vez en esta competición en la temporada 2011-12. Una eliminatoria de cuartos de final donde el Madrid logró en la ida un 0-3 en el tramo final del partido, con 2 goles de Benzema y otro de Kaká, para golear en la vuelta por 5-2 obra de Cristiano por 2 veces, Kaká, Callejón y Di María.

Sin embargo hoy no vamos a hablar esta eliminatoria sino que nos vamos a ir al final de la década de los 60 para recordar un doble enfrentamiento consecutivo en primera ronda, con los Campeones por aquel entonces de la liga Chipriota: AEL Limassol FC y Olympiakós Nicosia FC.

En el mes de Septiembre de 1969, en concreto los días 18 y 26, se programo la eliminatoria que ante el AEL Limassol que había dictaminado el sorteo de la UEFA. El rival era un modesto equipo chipriota con limitaciones futbolísticas así como de infraestructuras, ya que jugaba en un estadio sin luz para partidos nocturnos y que no reunía las condiciones exigidas por la UEFA (en 1969, no ahora) para la disputa de los partidos de esta competición. Como la intención no era la de vetar a humildes equipos para participar en dichas competiciones, desde la UEFA siempre se permitía que el equipo afectado pudiera jugar sus partidos en otros estadios. Rápidamente el Limassol y el Real Madrid llegaron a un acuerdo y, con el beneplácito de la UEFA, acordaron disputar ambos partidos en el Santiago Bernabéu. El primero de ellos, jugando como local el conjunto blanco y el segundo, ejerciendo de anfitrión el equipo chipriota. Ademas, para ayudar a la decisión y aliviar las molestias, los partidos se jugaron en el plazo de una semana, mientras que el club madridista cedió la taquilla del segundo partido a su adversario, ademas de cubrir los gastos de estancia al conjunto foráneo.

El Real Madrid llegaba al partido en plena conmemoración de los 25 años de presidencia de Santiago Bernabéu, que dentro de una serie de actos, inauguró las dos piscinas Olímpicas de la Ciudad Deportiva con una exhibición de nadadores olímpicos españoles y otra de nadadores castellanos. El AEL Limassol era un conjunto amateur que afrontaba este partido como un premio mayor a su título de Liga. El día antes del partido se entrenaron ligeramente en la Ciudad Deportiva para luego realizar una visita a las instalaciones. Pese a la ausencia de jugadores profesionales en el rival, Miguel Muñoz no lo veía tan claro y anunciaba que los descuidos en Copa de Europa se pagaban caro, por lo que tenia en mente poner el mismo equipo titular que había debutado en Liga venciendo al Español. Ante apenas 15.000 espectadores, y con la televisión en directo, Miguel Muñoz salio de inicio con Betancort, Miera, De Felipe, Sanchis, Zunzunegui, Zoco, Miguel Pérez (Bueno 47’), Amancio (Veloso 39’), Pirri, Velázquez y Gento.

Los temores de Muñoz eran infundados y la diferencia de calidad entre ambos equipos era aplastante. Los chipriotas se limitaron a no salir goleados pero con mas ingenuidad que otra cosa. En apenas 17 minutos el Madrid se adelantó 3-0 con dos goles de Pirri y otro de Amancio. A estos se le añadió otro de Miguel Pérez a la media hora de encuentro, tras driblar en una buena jugada a tres contrarios. El partido, y por ende la eliminatoria, estaba tan sentenciada que Muñoz cambio a Amancio en la misma primera parte para darle descanso. En la segunda parte una lesión de Miguel Pérez al poco de comenzar finiquitaba los cambios blancos. El Madrid no quiso hacer escarnio de los amateurs y se limito a dejar pasar el tiempo pese a lo cual las ocasiones se seguían sucediendo si bien solo dos veces más se movió el marcador, por medio de Pirri y Bueno. Tal era el nivel del partido que tras su gol, y debido a molestias, Pirri se retiró a vestuarios y el Madrid acabo el partido con 10 jugadores. Lo mas destacado del encuentro fue que al poco de la segunda parte, dos ‘maletillas’ saltaron al terreno de juego y uno con capote en mano se dedico a torear a su compañero como si aquello fuera el albero de Las Ventas. La actuación, que puede observarse en la fotografía que ilustra esta entrada, acabo con ambos maletillas detenidos por la fuerza pública.

Migue Muñoz y José Morales ‘Moleiro’, su segundo, en el partido de vuelta ante el Limassol

Tras 8 días de vacaciones de los chipriotas por la Meseta, donde aprovecharon para visitar el Valle de los Caidos, El Escorial, ir a una corrida en Las Ventas y presenciar el Atlético–Barcelona en el Manzanares, se jugó el partido “de vuelta”. Muñoz ésta vez si estaba confiado y aprovechó para realizar cambios y hacer debutar a Babiloni y Ortega, con lo que salió finalmente con Junquera, Calpe, Babiloni, Miera, Zunzunegui, Zoco (De Felipe), Veloso, Jose Luis, Ortega, Velázquez y Bueno. El partido fue prácticamente un calco del anterior y es que el Madrid en apenas 10 minutos ya se había puesto 0-3 con dos de Velázquez y otro de José Luis. El Limassol puso ganas y nada más, mientras que el Madrid tuvo oportunidades para marcar otra media docena. En la segunda parte, en el tramo final, el Madrid logro marcar nuevamente por medio de Veloso, Ortega y Zunzunegui, con lo que finalizó 0-6. Los chipriotas en vestuarios se marchaban contentos por la eliminatoria y es que ellos se daban por satisfechos por solo haber encajado seis goles en cada partido, mientras que al mismo tiempo daban las gracias al club madridista por todas las atenciones recibidas y se congratulaban de lo que habían aprendido al enfrentarse a un conjunto de la talla del club blanco. Para hacer mas llevadera la eliminación, el Limassol se benefició de la ausencia de la televisión en el partido de vuelta y gracias a eso mas de 40.000 personas acudieron al campo, con lo cual el cargo en taquilla se elevo a 800.000 pesetas de la época que eran en su totalidad para el conjunto chipriota.

En la siguiente eliminatoria, y a la postre éltima, el Madrid fue emparejado con el Rapid de Viena. Una derrota por la mínima, 1-0, en el Prater y un partido de vuelta donde el Madrid quiso pero no pudo y aunque ganó por 2-1, Velazquez y Pirri, fue eliminado por el valor doble de los goles en campo contrario. Una lastima puesto que ese año la final de la Copa de Europa se disputo en el Santiago Bernabéu, en la que un Milan con un fabuloso Pierino Pratti goleó 4-1 a un bisoño Ajax donde ya jugaba un chaval flaco apellidado Cruyff.

Tras un nuevo titulo de Liga, el Madrid obtenía el derecho a participar nuevamente en la edición de 1969-70 de la Copa de Europa y nuevamente el sorteo deparó en primera ronda un rival chipriota, aunque esta vez fue el Olympiakos Nicosia FC. Este había ganado la liga de su país por el gol average al empatar a puntos con el Omonia Nicosia. Al igual que el año anterior, en vista de que el campo del Olympiakos así como otro municipal donde solía jugar sus encuentros ligueros eran ambos terrenos de arena, se optó por disputar toda la eliminatoria en Madrid, ya que el club no estaba dispuesto a un viaje incomodo con el peligro de lesiones en dicho terreno de juego, pero tampoco quería vetar de la competición al conjunto chipriota. Al mismo tiempo, el presidente del Olympiakos aseguraba que su terreno de juego no era digno de la competición ni del rival, por lo cual veía bien el jugarlo todo en Madrid.

Fleitas, Amancio, Grosso, Velazquez y Gento, la delantera blanca ante el Olympiakos

El sorteo esta vez deparo que el partido de ida lo jugara el Olympiakos como local y así se presento en Chamartín el 24 de septiembre. El Olympiakos era otro equipo amateur, aunque contaba con 7 internacionales en sus filas, por lo cual los jugadores seguían dependiendo de sus trabajos para poder vivir. Debido a esto el Real Madrid compenso a los visitantes con 5.000 dolares por las molestias de tener que pedir permisos en sus trabajos para jugar ambos partidos en Madrid en el transcurso de una semana. Muñoz por su parte, al igual que el año pasado, no veía rival pequeño y aseguraba a la prensa que no se fiaba “una miaja” del rival, por lo que salió al campo aquella noche con Betancort, Calpe, De Felipe, Sanchis, Pirri, Zoco, Fleitas, Amancio (Grande 56’), Grosso, Velazquez (Jose Luis 46’) y Gento.

Por mucho que Muñoz tuviese respeto, el sentido común y la lógica se impusieron desde el principio. El Real Madrid comenzó su participación en la XV Copa de Europa goleando 0-8 al Olympiakos. En apenas 23 minutos ya habían marcado Amancio, Filotas en propia puerta y Grosso, por lo que el partido marcaba una senda similar a la eliminatoria del año anterior. El Olympiakos puso empeño y ganas, pero la diferencia de calidad entre ambos equipos era abismal. Aun así la primera parte acabo con ese 0-3 que era una gran resultado para los chipriotas, aunque en la segunda parte todo cambio y los goles fueron cayendo uno tras otro hasta completar los ocho. Fleitas por dos veces, con una gran actuación, Gento, Grande y Pirri cerraron el marcador definitivo. El publico trato bien a los visitantes e incluso les animó cuando estos lograban pasar la linea de medios madridista en pos del marco de un Betancor que jugaba aquel día de rojo. Lo mas arriesgado del partido para los madridistas se puede considerar cuando al finalizar parte de la hinchada invadió el césped para saludar y abrazar a sus ídolos y alguno de ellos, caso de Fleitas, sufrió casi mas magulladuras durante estos minutos que durante el partido.

Durante la semana que transcurrió entre la ida y la vuelta, el Olympiakos aprovecho para hacer turismo como sus coetáneos la temporada anterior, al mismo tiempo que utilizaban las instalaciones de la Ciudad Deportiva para seguir entrenando. El Real Madrid por su parte jugó el partido liguero en el Insular de Las Palmas donde remonto un 2-0 para acabar ganando por 2-4. La vuelta a Madrid fue un poco accidentada porque a falta de pasajes los jugadores llegaron a Barajas en vuelos distintos.

Así tituló la Prensa el 6-1 de la vuelta

Visto el partido de ida, Muñoz esta vez sí se decidió a sacar un conjunto de reservas: Junquera, Espildora, Babiloni, Benito, Jose Luis, Zunzunegui, Fleitas, Grande, Planelles, De Diego y Bueno. Nuevamente vimos un Madrid superior, aunque esta vez el Olympiakos salió con más garra pensando en dar la campanada ante un rival lleno de suplentes, pero la realidad es que solo pudo poner voluntad y tesón por lo que la diferencia volvió a ser patente. La gran diferencia de este partido fue que por fin el Madrid recibió un gol. Tras los goles de De Diego y Planelles, Kettenis lograba el 2-1 cerca de la media hora de partido dando un alegría a los jugadores. Para completar el 6-1 final, Grande, Argirou en propia puerta, De Diego y Fleitas hicieron diana en el marco de los chipriotas. Como anécdota del partido, los chipriotas no lucieron dorsal en las camisetas pero si en sus calzones lo que hacia mas difícil la identificación de los jugadores

En la siguiente eliminatoria el rival designado fue el Standard de Lieja, el cual derrotó al conjunto blanco en Sclessin por 0-1, mientras que en la vuelta el Madrid sucumbió por 2-3 por lo que volvió a caer eliminado en las primeras eliminatorias.