La marcha de Cristiano frenará la salida de Bale

La salida del portugués condiciona la continuidad del galés, que seguirá una temporada más con la misión no sólo de asentarse definitivamente en el equipo sino también de superar sus lesiones

0
-publicidad-

Mientras Cristiano Ronaldo se marcha del Real Madrid, a Gareth Bale se le cierran todas las puertas. El galés, que manifestó su total predisposición a salir del club blanco este verano también sobre el césped de Cardiff, se quedará en el Santiago Bernabéu si se concreta la definitiva marcha de CR7. El galés, que apura estos últimos días de vacaciones jugando al golf en Marbella, tendrá un año más por delante para demostrar si es carne o pescado, si puede ser el heredero o si por el contrario sigue siendo carne de camilla.

No hay la menor duda en el Real Madrid. Entre la falta de ofertas a día de hoy por el galés (la última llegó el verano pasado, de 55 millones de euros), el partidazo que le salió en Kiev partiendo desde el banquillo y que el presidente del club madridista, Florentino Pérez, aún le tiene fe, el jugador británico continuará un año más de blanco con el fin de comprobar si es capaz de tomar el testigo. Aunque para ello deberá superar una complicadísima prueba del algodón. La de sus “lesiones”.

Y está bien lo de las comillas rodeando a las “lesiones”. Muchas de las dolencias que ha sufrido el galés durante los años anteriores no pudieron ser detectadas por los servicios médicos del Real Madrid, pero el jugador se quejaba de dolores y se consideraba incapacitado incluso para entrenarse ante el pavor a la recaída. Superar esas “lesiones psicológicas”, el miedo exacerbado que tiene Bale a volverse a romper, será el primer escollo. Veremos cuántos más van saliendo a lo largo de la temporada.

Compartir
Yo vi jugar a Del Bosque, así que llevo unos cuantos años yendo al Bernabéu. Socio desde 1986, mis recuerdos van ligados al Madrid del Di Stéfano entrenador, el de los cinco subcampeonatos, que me forjó en madridismo ante los malos tiempos, y al de la Quinta del Buitre, la poesía y las pelotas hechas fútbol. Desde 1996 dando la barrila en esto del periodismo deportivo, aunque hace años que es mi hobbie y no mi profesión.