Historia del RMCF: El derbi de la tortilla

0
Belza detiene el penalti a Garcia Hernandez
-publicidad-

Este año hemos recordado en un par de reportajes varias jornadas del tramo final de la temporada 80-81: primero, con la remontada de cuatro goles en doce minutos ante el Real Betis que fue el preludio de una ascension en la tabla que le llevó a tener posibilidades de ganar el titulo hasta la ultima jornada, con el triste final en el viejo Zorrilla. Para llegar con opciones a aquella jornada, el Madrid tuvo que disputar un derbi en la penultima jornada que fue cuanto menos curioso y que coincidió en fechas con este mismo fin de semana.

A falta de cuatro jornadas para el termino del campeonato, hasta cinco equipos tenían opciones reales de ganar la Liga. El Atlético de Madrid era líder con dos puntos de ventaja sobre la Real Sociedad, tres sobre el Real Madrid y el Valencia y cuatro sobre el Barcelona. El primero que movió ficha fue el Madrid, que jugando con antelación por su emparejamiento con el Inter de Milán para la ida de semifinales de Copa de Europa, derrotó en El Helmántico al Salamanca con un triplete de Juanito, que de paso marcaba el gol numero 3.000 del Real Madrid en Liga. Al día siguiente, con la visita del Zaragoza al Atleti, el escándalo apareció en el Manzanares. Los rojiblandos se adelantaron en una primera parte de un partido bronco con entradas punibles que fueron ignoradas por el árbitro, Alvarez Margúenda. Sobre todo por el bando visitante. Hasta Leo Beenhakker, entrenador zaragozista, se extraño en rueda de prensa de la actitud de sus jugadores.

El clima en la segunda parte se enrareció de tal manera que el público incluso lanzó almohadillas al césped, aún con victoria local, al ser expulsado Marcos por roja directa. Un Atleti perdido se dejo remontar por el Zaragoza en un clima casi prebélico que acabó con intentos de invasión al campo, lanzamiento de objetos y gran parte de la valla de tribuna tirada sobre el césped, cosas que hicieron que se suspendiera el partido. Incluso una mujer de mediana edad fue interceptada en el campo cuando zapato en mano iba a departir con el colegiado, quien no se libró en su entrada al túnel de vestuarios de ser agredido por otros aficionados. El fallo rojiblanco lo aprovecharon igualmente la Real Sociedad, el Valencia y el Barcelona, quienes ganaron a sus respectivos rivales.

Los incidentes en el Calderón durante el Atlético-Zaragoza.

La bronca del Calderón salpicó a todos. El bando rojiblanco, con su presidente Alfonso Cabeza, se erigió en el estandarte de la denuncia de un campeonato falseado, teoría en la cual se enrolo el presidente barcelonista pidiendo incluso a TVE los goles madridistas de las últimas tres temporadas para examinarlos en busca de pruebas del presunto favor arbitral a los blancos. Obviamente, si alguien estaba perjudicando a unos era para ‘favorecer’ a un Madrid que estaba enfrentado a la Federación por aquel entonces. El madridista Luis de Carlos pedía paz y se preguntaba por qué no atacaban al Madrid cuando éste habia estado en crisis y distanciado de los puestos altos de la clasificación durante el campeonato, pensamiento que también expresaba de manera pública Ramos Costa, presidente valencianista, quien apoyó al mandatario blanco en esta extraña caza de brujas que sufria el Madrid.

Entre semana, el Comité de Competición clausuró el Calderón y abrió un nuevo expediente a Cabeza por sus declaraciones post partido, donde llego a calificar el arbitraje como “robo a mano armada” y “atraco”. De esta forma se llegó a la antepenúltima jornada, donde el Atleti solo fue capaz de sacar un empate en el Luis Casanova, mientras que el Madrid derrotaba al Zaragoza, el Barcelona goleaba en Almería y la Real hacia lo propio en Murcia. La penúltima jornada tenia como partido estrella el derbi madrileño, donde un eventual empate podía dejar a la Real Sociedad como virtual campeón liguero.

En el aspecto deportivo, sin contar lesionados de largo recorrido, el Madrid llegaba sin Ángel, que había sido sancionado tras haber sido expulsado ante el Zaragoza, y Juanito, que cumplía ciclo de tarjetas, mientras que por los rojiblancos se lo perdían Quique y Rubén Cano. En el aspecto extradeportivo, el presidente rojiblanco anuncio que no iria al Bernabéu y animaba a todos los rojiblancos a seguir el derbi por la radio desde las gradas del Calderón, mientras que el presidente madridista aseguraba que no le había cursado la invitación habitual así como que se congratulaba por la decisión de no asistir. Mas de diez mil rojiblancos se congregaron en las gradas del Calderón en medio de un clima festivo y reivindicativo para escuchar el envite, mientras la tortilla de patatas y los cánticos contra el Madrid y la Federación se entremezclaban.

Los hinchas del Atlético agasajan a Cabeza en el palco del Calderón: tortilla de patatas allí, el fútbol era en el Bernabéu.

Por su parte, en el Bernabéu hubo un lleno para asistir a un derbi que podía decidir la Liga o cuanto menos dejar fuera de ella a uno de los dos. Boskov alineo a Agustín, Cortes, Navajas, Sabido, Camacho, Stielike, Del Bosque, Perez García (Rincon 66’), Isidro, Santillana y Garcia Hernandez; por su parte Garcia Traid, técnico rojiblanco, dispuso de inicio a Belza, Fraguas, Arteche, Balbino (Minguez 73’), Julio Alberto, Marcos, Ruiz, Robi, Dirceu, Pedraza (Julio Prieto 42’) y Rubio. El partido en si no tuvo ninguna emoción. Un Madrid con un minino de entrega y lucha, pese a que en tres días se jugaba en Milán el paso a la final de la Copa de Europa de París, fue suficiente para derrotar a un Atleti en pena que deambulo por Chamartín, para sorpresa de todos, como si no se jugara nada.

Puede que las constantes declaraciones de Cabeza de que la Mafia instalada en el poder no les iba a dejar ganar a la Liga pesaran sobre los jugadores, o puede que el vértigo de estar a punto de ganarla hiciera que los jugadores no dieran el paso final. Hay que recordar que de los anteriores cinco partidos de los rojiblancos hasta llegar al derbi, no habían sido capaces de ganar ninguno. Al cuarto de hora, tras un lanzamiento de un córner, Santillana adelantaba a los madridistas, pero ni eso espoleó a los rojiblancos ni tampoco mejoró a los madridistas. En la segunda parte se aclaró mas el panorama cuando García Hernández marcó el segundo gol madridista, quien poco después estuvo a punto de incrementar su cuenta con un penalti cometido sobre Rincón, pero el lanzamiento fue malo y Belza lo detuvo sin problemas.

Garcia Hernandez y Arteche

Con el 2-0 se llego al final, lo que unido a la victoria de la Real Sociedad ante el Español y a la derrota del Barcelona en casa ante el Bilbao, dejaba a los dos reales con opciones de ganar el titulo en la ultima jornada liguera. A los blancos les esperaba entre semana el Inter y a los rojiblancos el desconsuelo de haber perdido una Liga que habían dominado en gran parte del campeonato, en un tramo final horrendo en el cual algún arbitraje no fue lo correcto que hubo de ser, con lo cual siempre les quedo la duda sembrada por el mandatario rojiblanco. ¿Les quitaron la Liga o la perdieron ellos?

Compartir
Con mi Insignia de Plata en un lugar privilegiado e intentando llegar a la de Oro, nada se puede comparar a la 7ª cuando uno ha sufrido todas las decepciones europeas de la segunda mitad de los 80. Abuelo, lo que hubieras disfrutado con los 11 de blanco, ya tenemos el doble de Copas de Europa desde que te fuiste y aquí seguimos, disfrutando y recordando a todos aquellos que de una u otra manera han hecho posible que seamos lo que somos.