Historia del RMCF: Franco y las 14 Ligas

0
La sala de trofeos del Real Madrid en 1962
-publicidad-

Aprovechemos varias cosas. Por un lado, que este fin de semana se conocerá con casi toda seguridad al Campeón de la Liga 18-19, mientras noticias indican que se le entregará el trofeo el mismo domingo; por otro lado, rescatando las palabras de Zidane en la rueda de prensa previa a Getafe sobre la mayor cantidad de títulos ligueros que tiene el Real Madrid y la importancia que él le otorga a LaLiga (“[…] siempre lo he dicho, no lo voy a decir por primera vez. Para mí lo más importante es la Liga, porque es el día a día y lo mas complicado“); y para acabar, recordando la perplejidad de Bale y Modric sobre el césped de La Rosaleda en mayo de 2017 al comprobar cómo, tras ganar el Campeonato, no había trofeo para acompañar en la celebración. Con todo eso, decíamos, hemos querido tirar de hemeroteca para recordar los años de la dictadura: cuándo, de qué manera y quién entregó el trofeo de Liga al Real Madrid. Pedimos disculpas por si hubiera una profusa aparición de imágenes del General Franco entregando el titulo al equipo de su corazón.

Tras el final de la Guerra Civil, en abril de 1939, la oficialidad volvió pronto a las competiciones y el Madrid, aún sin el Real en su denominación, reinauguró Chamartín jugando la primera jornada de Liga en el mes de diciembre. Si durante el gobierno de la República el Madrid había ganado dos Ligas y dos Copas, en el primer lustro de la postguerra los títulos brillaron por su ausencia. No seria hasta junio de 1946 cuando, en el estadio de Montjuic, el Real Madrid derrotaba 3-1 al Valencia logrando su primera Copa del Generalísimo, que pese al nombre fue entregada por el Ministro de Industria y Comercio, Juan Antonio Suanzes Fernández. La buena actuación copera tuvo reedición al año siguiente y en junio de 1947 obtenía otro titulo de Copa al derrotar en el estadio de Riazor al Español por 2-0, trofeo entregado esta vez por el Ministro de Marina, el Almirante Francisco Regalado Rodríguez. Estos dos títulos, junto a la Copa Eva Duarte (predecesora de la Supercopa de España) entregada por el Embajador de la República Argentina en España, fueron los únicos trofeos obtenidos en la primera década de la dictadura.

15 años de dictadura para la primera Liga

Hasta abril de 1954, en la decimoquinta edición de la Liga tras el fin de la Guerra, no consiguió el Real Madrid un nuevo campeonato. Seria el tercero, con 21 años de diferencia con el segundo, tras golear al Valencia el 18 de abril de 1954. Esa tarde no se le entregó el trofeo y, dado que sólo quedaba un partido de Liga y que le tocaba jugarlo en Sarriá (Barcelona), quedó abierta la fecha de la entrega. Tras la Liga comenzaba el torneo de Copa y aunque el Madrid jugó tres eliminatorias (Alavés, Racing de Santander y Barcelona) antes de caer eliminado, en ninguno de los partidos disputados en Chamartín se le entregó el trofeo. No seria hasta el 19 de junio, dos meses después, cuando con motivo de un amistoso que el Real Madrid jugó para inaugurarel popular ‘gallinero’ de su estadio, la Federación le hizo entrega del trofeo. El elegido fue el vicepresidente de la Federación Española, Jose Luis del Valle, quien cedió a Miguel Muñoz el trofeo.

Pepe Villalonga y Enrique Fernández escoltan al equipo madridista Campeón de la temporada 53-54.

Como si le hubiera cogido el gusto, el Real Madrid repitió titulo liguero en la temporada siguiente y nuevamente en la penúltima jornada, aunque esta vez con una gran novedad: lo conseguía derrotando al Atlético de Madrid por 2-4 en el viejo Metropolitano. En esta ocasión la demora de la ceremonia de entrega del trofeo sólo se postergo una semana. Con la visita del Real Valladolid en la última jornada liguera, el Madrid se despedía del campeonato 54-55 venciendo 1-0 el 10 de abril, para recibir el trofeo al final del partido de manos del vicepresidente de la Federación, Cesáreo Galíndez. Como nota curiosa resaltar que Galíndez había sido presidente rojiblanco entre 1947 y 1952.

iguel Muñoz y Cesareo Galíndez con el trofeo de de la temporada 54-55.

Con un año en blanco en Liga, el Madrid volvió a sumar dos títulos consecutivos: los correspondientes a las temporadas 56-57 y 57-58. El primero lo obtuvo matemáticamente en la penúltima jornada al derrotar 1-2 al Real Zaragoza en el antiguo campo de Torrero, y con una curiosidad: el entrenador rival era Jacinto Quincoces, el ex jugador y ex entrenador madridista, que también era el entrenador del rival madridista el día que consiguió el titulo de la 54-55. El 21 de abril, apenas una semana después, el presidente de la Federación Española, Alfonso de la Fuente Chaos, hacía nuevamente entrega a Miguel Muñoz del trofeo al término del Real Madrid–Celta (4-1) que cerró el campeonato. Para la siguiente temporada continuó la tradición y el Real Madrid se proclamó Campeón en la penúltima jornada liguera y nuevamente en el estadio de su vecino, al empatar 1-1 ante el Atlético. Siete días mas tarde, el 4 de mayo de 1958, De la Fuente Chaos volvía a ser quien entregaba el trofeo al capitán madridista, honor que le correspondió esa tarde a Zarraga, tras la victoria madridista ante el  Zaragoza por 2-1. Hasta ese momento la década de los 50 tuvo un gran cambio en la tendencia victoriosa del equipo en Liga con cuatro títulos en cinco años. Sin embargo, para el siguiente hubo que esperar un poco mas.

Zárraga y el titulo de la temporada 57-58.

Los gloriosos 60: ocho Ligas en diez años

La década de los 60 es la más gloriosa en cuanto a títulos ligueros: ocho trofeos de diez posibles, sumando un ciclo de cinco consecutivos y otro de tres. La alegría liguera volvió a Chamartín en la primera temporada de la década. A falta de seis jornadas, el Atlético no era capaz de ganar en Atocha a la Real Sociedad lo que hacia que el Madrid festejara el título sin tener que jugar, en la primera quincena de marzo, antes de disputar su partido nocturno ante el Mallorca. Los madridistas lo celebraron derrotando 3-0 al conjunto insular en una noche festiva. Quince días más tarde visitaba el Barcelona el Bernabéu, pero sin embargo para la entrega de la Copa se esperó a la penúltima jornada liguera, cuando el Real Betis visitó el recinto madridista perdiendo 4-1, para que Benito Picó, presidente de la Comisión Gestora de la RFEF, entregara a Paco Gento el trofeo conseguido en 1961. Para la temporada 61-62 el triunfo no fue con tanta antelación y se produjo en la antepenúltima jornada al derrotar por 2-0 al Mallorca en una tarde lluviosa. Como quiera la ultima jornada seria en Chamartín el 1 de abril, allí fue cuando se realizo la entrega del trofeo por parte del presidente de la Federación, Benito Picó, quien en su juventud había sido jugador amateur madridista y posteriormente directivo blanco. Nuevamente en la temporada 62-63 el Madrid volvió a ofrecer un ejercicio de autoridad y por tercera vez consecutiva se hacía con el titulo derrotando en casa al vecino rojiblanco en un emocionante partido por 4-3, con cinco jornadas de antelación. Sin embargo para recibir el trofeo hubo que esperar casi dos meses, en concreto hasta el 4 de mayo, cuando con motivo de la vuelta de la eliminatoria de 1/16 de Copa ante el Granada, el presidente de la RFEF Benito Picó hacia entrega a Alfredo Di Stefano del trofeo obtenido en el campeonato de la regularidad.

Benito Picó y Di Stéfano, en la temporada 62-63.

El cuarto campeonato consecutivo llegó en abril de 1964, al marcar Puskas el empate 1-1 ante el Sevilla en Chamartín, a falta de tres minutos para finalizar el encuentro. Con apenas dos jornadas de antelación, el Madrid seguía haciendo historia. Quince días mas tarde, en el encuentro con el que finalizaba el campeonato ante el Oviedo, Gento recogía el trofeo de manos de manos del Vicepresidente del Gobierno y Capitán General, Agustín Muñoz Grandes. El quinto titulo consecutivo llegó de manera matemática en la última jornada liguera de la temporada 64-65. Pese a que en la anterior jornada ya se daba por seguro con la derrota del Atleti en Valencia y la victoria madridista ante el Athletic, un escandaloso resultado hacía que las matemáticas dieran un posibilidad ínfima de derrota. El Madrid no dió opción y certifico el récord de los cinco títulos venciendo 0-1 en el Sánchez-Pizjuan el 18 de abril. Como quiera que la Liga finalizó, el trofeo se entregó aprovechando la primera eliminatoria de Copa. El 16 de mayo, ante el Mestalla, Paco Gento recogió un nuevo trofeo de manos del presidente de la Federación, Benito Picó.

Gento, Benito Picó y el titulo de la temporada 63-64.

En la temporada 65-66 no hubo sexto título liguero, aunque sí Sexta Copa de Europa en Bruselas: el Madrid Yeyé entraba en la historia. Con nuevos bríos el Madrid instauró otra de sus particulares dictaduras en el tramo final de la década obteniendo tres títulos consecutivos en 1967, 68 y 69. El primero lo logró con dos jornadas de antelación al derrotar 3-0 al Cordoba a comienzos de abril. dos semanas después, tras golear 5-0 al Sabadell en la jornada final, Jose Luis Costa entrega el trofeo a Paco Gento. El segundo título de este trienio nuevamente se obtuvo en la penúltima jornada, el Madrid derrotó 2-1 a Las Palmas en el anticipo de la jornada dominical y obtuvo su décimotercer titulo el 20 de abril. Pese a que tras este partido el Madrid jugó en casa un partido de Copa de Europa y cuatro de Copa del Generalísimo, la entrega correspondiente se retrasaría hasta la primera jornada del siguiente campeonato. cuando a mediados de septiembre ante la visita del Español, Jose Luis Costa, presidente federativo, hizo entrega a Gento del trofeo obtenido. El último título de este decenio llegaría en marzo de 1969, tras vencer 2-0 al Zaragoza con tres jornadas de anticipación. Para la entrega del trofeo se volvió a posponer casi un mes y medio para hacerlo en la vuelta de la eliminatoria de Copa ante el Atlético. En presencia del Ministro de la Gobernación, Camilo Alonso Vega, el presidente Costa hizo entrega a Gento de la Copa en lo que seria la ultima Liga ganada por el genial extremo blanco.

Tras dos años de ausencia, y un cambio de década, el club merengue volvió a ganar un nuevo titulo en la temporada 71-72. En una Liga disputada, el Madrid solo aseguro su título en la ultima jornada al golear por 4-1 a un Sevilla que se estaba jugando la permanencia en Primera. Tras la victoria, el público invadió el césped para estar con sus ídolos en un homenaje que acabo siendo un asedio ,con algunos futbolistas despojados de sus prendas y rescatados por la Policía del césped. Al no haber más partidos se tuvo que esperar un mes para aprovechar la primera eliminatoria de Copa ante el Sant Andreu y entregar el trofeo en junio de 1972. En el preámbulo del encuentro el por entonces presidente de la Federación, Jose Luis Perez-Payá, hizo entrega a Ignacio Zoco del trofeo conquistado.

Pérez-Payá y Zoco, con el trofeo liguero 71-72.

Nuevo paréntesis de dos años ante de conseguir la 16ª Liga. Un gol de Pirri en el ultimo minuto del partido, le daba al Real Madrid el empate en Atocha y por ende el titulo de Liga a finales de abril de 1975, con cinco jornadas de antelación sobre el final del campeonato. Para la entrega del trofeo nos iríamos nuevamente a la primera eliminatoria de Copa, a comienzos de junio, cuando con la visita del Orense el Ministro Secretario General del Movimiento, Fernando Herrero Tejedor, entrego a Amancio el nuevo trofeo obtenido.

Amancio y el titulo de la temporada 74-75.

¿Franco? ¿Qué Franco?

Éste será el ultimo titulo liguero madridista conseguido durante la dictadura, con un total de 14 sobre 36 campeonatos disputados durante el periodo 1939-1975. Si el lector ha llegado hasta aquí, habrá comprobado la total ausencia de Franco en cualquiera de las celebraciones ligueras, no como jocosamente fantaseábamos al principio. Algo incompresible si, según el antimadridismo, el Real Madrid era el equipo favorito del Caudillo. Teorías estúpidas aparte, si el dictador fuera madridista hubiera elegido estar presente en algunos de estos eventos para darse un baño de masas entre el público y disfrutar con las victorias de “su” equipo, cuando lo cierto es que la primera vez que entregó un trofeo al club blanco fue con motivo de la final de la Copa de Europa de 1957 jugada en el mismo Bernabéu, ocasión bien propicia para el Régimen ya que le daría cierta publicidad en el continente europeo.

En el torneo de Copa, trofeo que entregaba el propio Franco de manera habitual a partir de 1948, es curioso comprobar que de las doce veces que alcanzo el Real Madrid la final en los años de la dictadura tan sólo salió campeón en la mitad dándose la circunstancia, como hemos reseñado al comienzo, que las dos primeras ni se las entrego él. Para mayor incomprensión, el Caudillo vio en el palco de Chamartín como cuatro veces “su” equipo era derrotado y tenñia que entregarle el trofeo a otros, entre ellos el Athletic y el Barcelona. Si miramos en otras competiciones internacionales que disputó y ganó el Real Madrid en el Bernabéu, tales como la Copa Latina o la Copa Intercontinental, tampoco estuvo presente para hacer entrega de los trofeos. Si vamos un poco mas allá, es mayor el numero de veces que Franco presidió el palco del estadio para partidos de la Selección o eventos del Primero de Mayo que partidos del Real Madrid. O Franco no era madridista o tenía una manera muy extraña de disimularlo. Se nos quedan en el tintero mas ejemplos de las falacias escritas por los envidiosos, pero eso es historia para otro día.