RSO – RM: ¿Casting? ¿Qué casting?

0
-publicidad-

Lleva el Real Madrid sumergido desde hace dos meses, desde aquel desplome ante Barcelona y Ajax y el retorno de Zidane, enfrascado en una etapa bautizada como “casting”, con su nuevo entrenador buscando entre su plantilla lo que le puede servir para el curso que viene. Pero, por unas cosas u otras, fundamentalmente una lesión, no ha probado la fórmula, la única fórmula, que es capaz de sacar del sopor absoluto al aficionado madridista. Hoy, en Anoeta, ZZ tiene la penúltima ocasión de alinear de manera conjunta a las tres únicas buenas noticias del Madrid este año: Brahim, Benzema y Vinicius. Porque sí, porque se acaba el curso, se acaba el casting, y los tres no han jugado aún juntos. ¿Casting? ¿Qué casting?

No hay absolutamente nada en juego, dicen los puristas, pero claro que lo hay. Y es además lo realmente importante: no embarrar el escudo y mantenerlo a salvo de ridículos sonrojantes. No te dan un trofeo por lograrlo, ni habrá miles de aficionados esperando en Barajas para acompañarte hasta Cibeles, pero es la condición indispensable por la que cualquiera, venda o no camisetas, tenga velocidad supersónica o trote de potranca, sea guapo o no, para jugar en este clun: defender su historia y su esencia hasta la última gota de sudor. Por eso, alinear a los dos chavales que han sido capaces de sacarle la única sonrisa al aficionado durante el curso, y juntarlo con el delantero que ha dado un paso al frente, es algo obligatorio. Al menos, para saber si casan (“se asocian”, dirían los valdanistas) bien o no.

El Madrid no se juega absolutamente nada en el plano deportivo, decíamos, y vuelve a acudir con un batallón ingente de bajas por lesión además de un Bale que ya ha sido ejecutado en la Bastilla. La enfermedad crónica de este equipo, que debe pagar en pólizas de seguros médicos la mitad de su presupuesto. Tanto es así que esta temporada en Liga el Real Madrid ha presentado 35 alineaciones diferentes en las 36 jornadas disputadas hasta el momento y sólo ha sido capaz de repetir once en dos jornadas consecutivas una vez. Algo que debería ser para hacérselo mirar.

La Real, en cambio, anda de celebración. Su equipo femenino ganó ayer la Copa de la Reina y es de esperar que antes del encuentro entre albiazules y blancos tenga lugar un homenaje a las campeonas. Además, los de Imanol Alguacil tienen una mínima opción de asomarse a Europa la próxima temporada, mil carambolas hacen falta pero existe, y querrán exprimirla, más aún cuando las tres últimas visitas del Real Madrid a Anoeta se han saldado con victoria madridista.

 

Compartir
Yo vi jugar a Del Bosque, así que llevo unos cuantos años yendo al Bernabéu. Socio desde 1986, mis recuerdos van ligados al Madrid del Di Stéfano entrenador, el de los cinco subcampeonatos, que me forjó en madridismo ante los malos tiempos, y al de la Quinta del Buitre, la poesía y las pelotas hechas fútbol. Desde 1996 dando la barrila en esto del periodismo deportivo, aunque hace años que es mi hobbie y no mi profesión.