RM – GAL: Ni chicha ni limoná

0
-publicidad-

Ni chicha ni limoná. Ni con alcohol ni sin alcohol. Ni frío ni calor, cero grados, como decía aquel chiste sobre el ministro socialista Fernando Morán. El Real Madrid recibe esta noche al Galatasaray (21:00, Movistar Liga de Campeones) en un partido en el que da igual lo que pase, o casi, porque el PSG se está encargando de hacer el trabajo que le correspondería hacer a los de Zidane en el grupo.

Es un partido de esos ‘pestosos’, que dirían en el argot ciclista: el frío ha comenzado a desembarcar en Madrid para pasar los meses de invierno, los chaparrones comienzan a ser habituales, es día laborable, el rival no despierta ningún atractivo (menos aún sin Falcao), no hay en juego más que tres puntos porque pase lo que pase en el verde se puede enmendar… Demasiados pocos alicientes para que el encuentro sea medianamente atractivo para el espectador.

El Madrid, sin Bale, James ni Vinicius, de nuevo descartado, jugará con el once de gala, que no está la cosa para soliviantar a una afición que siente un desafecto tremendo hacia su equipo, no hay más que ver los datos de la afluencia de público al estadio o las audiencias de los pinchazos televisivos. Tras la vergüencita ante el Brujas en el hasta ahora único partido europeo de los blancos en su feudo, otro traspié sería no definitivo en la competición, pero sí un par de paladas de arena más sobre la moral del aficionado madridista medio, que comienza a estar hasta el gorro de estar hasta el gorro.

Si el Madrid gana y el PSG hace su parte, que es ganar al Brujas sin despeinarse, el Madrid estaría a un par de puntos de sellar su pase a los octavos de final. Lo de “de manera brillante”, pase lo que pase hoy, puede quedarse en el tintero. Incluso perdiendo o empatando, no pasaría nada grave porque quedarían dos partidos más para enderezar el rumbo. Un rumbo que comenzó torcido desde pretemporada, con aquellos pésimos resultados, pero que, según los agoreros oficialistas afirman, comienza ya a enderezarse y el Madrid da miendo en Europa… Pues ni chicha ni limoná.