Imprimir esta página
Lunes, 09 Septiembre 2013 13:20

El COI no votó Tokio

Escrito por 
Valora este artículo
(5 votos)

Durante estos días leeréis múltiples interpretaciones y explicaciones sobre las causas que han hecho que, finalmente, Madrid no sea designada sede olímpica para los Juegos de 2020. La frase que leo con más asiduidad es "El COI quiere..." o "El COI no quiere...". Vaya por delante una cosa; la más importante de todas: el COI no vota. El COI no votó a Tokio. Los que votan son los miembros del COI, y lo hacen a título personal e intransferible. Además, su voto es secreto, por lo que nadie les va a pedir cuentas de lo que han votado.

Las razones por las que una ciudad es elegida sede olímpica tienen que ver, por lo tanto, con los intereses de las 103 personas (algunas menos en realidad, por distintos motivos) que votan esa decisión. Es absurdo entrar en otras cuestiones. Y tan absurdo es culpar a supuestas conspiraciones como autoflagelarse porque "no valemos para nada". Todos los países, todos, tienen sus luces y sus sombras. A toro pasado es fácil fijarse sólo en las sombras del perdedor y en las luces del vencedor, de forma que a mucha gente ahora le parece clarísimo que no teníamos ninguna opción.

Sí es fácil, sin embargo, descartar algunas causas, que son las más repetidas. Y digo que es fácil porque la forma de descartar esas causas es encontrando contraejemplos. ¿La corrupción interna? No fue un impedimento para Rusia, organizadora de los Juegos de Sochi en 2014. ¿Doping? Este problema era mucho más grave para España en 2009 que ahora (la legislación no era acorde al COI y ahora sí lo es); y sin embargo en 2009 Madrid llegó a la final eliminando a Tokio en segunda ronda. ¿Nuestros políticos? Creo sinceramente que no es así, porque la figura del Príncipe eclipsaba a las de Rajoy, Gonzalez o Botella. Tampoco los políticos japoneses eran especialmente carismáticos ni hablaban el inglés más correcto. Tony Blair se llevó la gloria en su momento por la victoria de Londres, aunque en realidad Londres habría perdido la final contra Madrid si esta se hubiera producido. Ya sabéis, el que gana es que lo ha hecho todo bien y el resto es que lo ha hecho todo mal...

Son los intereses, presentes y futuros, de un centenar de personas los que deciden. Si Roma, París, Berlin, y posiblemente Moscú, quieren presentar candidatura en 2024, los miembros del COI pertenecientes a Francia, Alemania, Italia y Rusia no van a querer que los Juegos sean en Europa en 2020, porque una candidatura en 2024 de sus comités olímpicos nacionales les da un protagonismo en esos años que de otro modo no tendrían. Así pues, olvidémonos de muchos votos europeos y de todos aquellos a los que esos miembros europeos puedan convencer, porque igual que se hace lobby para votar a una ciudad, también se hace lobby para no votar a una ciudad. Estoy seguro, sin embargo, de que los dos miembros canadienses del COI habrán votado Madrid o Estambul, porque Toronto quería ser sede en 2024 (ahora no presentarán candidatura, probablemente).

¿Es imposible saltarse la rotación de continentes? No lo es. Depende de los intereses de 100 personas. Después de Atenas 2004 solo pasaron 8 años para tener Londres 2012 y las otras dos candidatas fuertes eran París y Madrid.  ¿Por qué no podría ser que después de Londres 2012 pasaran sólo 8 años hasta volver a Europa? Podría haber sido. Pero no lo fue por un motivo claro: por distintas razones la mayor parte de ciudades europeas se habían reservado para 2024. Y creo que salirse de ese grupo fue un error estratégico.

Para que Madrid tenga los Juegos algún día tendrá que ganarlos frente a otras rivales europeas, como estuvo a punto de suceder en 2005 para los Juegos de 2012. Es en ese momento cuando una ciudad menos fuerte, como Madrid, puede triunfar frente a otras ciudades en principio más fuertes, como Berlin o París. Porque tan importante es tener apoyos como no tener enemigos. Madrid cuenta con pocos apoyos garantizados (gran parte de Latinoamérica y un puñado de votos de Casas Reales). Pero Madrid no tiene enemigos. Mientras, París y Berlín sí tienen reconocidos enemigos, especialmente en el mundo anglosajón. En la elección de una sede olímpica se trata de pasar rondas aunque sea por los pelos, porque nunca sabes cuándo puede llegarte un aluvión de votos procedente de otra ciudad candidata eliminada. Por ejemplo puedes pasar por los pelos a una final contra París, eliminando a Berlin por un par de votos, y sin embargo ganar la final porque todo el bloque anglosajón y germano no quiere unos Juegos en París. O llegar a una final contra Berlín y ganar porque el bloque francófono (Francia, muchos países de África, e incluso Canadá) prefieran unos Juegos en Madrid que no hacen daño a nadie antes que unos Juegos en Berlín que den más poder a Alemania.

26 votos en primera ronda con tres ciudades parecen muy pocos. Es posible que Estambul, conociendo sus nulas opciones en los últimos días, haya apelado al futuro para no tener tan pocos votos y que alguien haya cambiado el voto de Madrid a Estambul pensando que Madrid estaría de todos modos en la final. Imposible saberlo, pero es una posibilidad para nada remota porque ya ha sucedido otras veces en el pasado. Por ejemplo Ciudad el Cabo pasó segunda ronda con 22 votos en la elección de los Juegos de 2004 y, una vez eliminada Estocolmo, que obtuvo 19, pasó a tener tan solo 20 votos en la tercera ronda. No solo no ganó ninguno de los 19 votos de Estocolmo, sino que perdió otros dos. Algo aparentemente inexplicable, pero que tiene que ver con los guiños al futuro y con los agradecimientos personales. Es decir, no existe la transitividad entre ciudades. A puede tener más votos que B y B más votos que C, pero si se llega a una final A contra C, puede que gane C.

Escucho estos días también que esta actitud española de culpar al COI de nuestra "injusta derrota" no nos beneficia de cara al futuro (el "mal perder"). Tampoco tiene nada que ver. Cuando Pekín perdió los Juegos de 2000 frente a Sidney se organizaron manifestaciones contra la embajada americana, China anunció un boicot a los Juegos del 96 (que finalmente no se produjo) e incluso retomó ensayos nucleares prohibidos. Eso no le impidió convencer a los votantes 8 años después para tener los Juegos de 2008.

Esto es simplemente un juego estratégico. Por supuesto que el dinero también es importante y es posible que el "Madrid makes sense" no haya calado. ¿Por qué hacer unos Juegos austeros cuando podemos tener unos fastuosos? Pero tampoco creo que eso haya sido decisivo. Hace 4 años Tokio tenía la misma seriedad económica, la misma fastuosidad en el gasto prometido, el mismo récord de ausencia de doping... y Madrid pasó a la final por encima de Tokio.

¿Debe Madrid presentar candidatura para 2024? Por suerte tenemos mucho tiempo por delante para tomar la decisión.

Como postdata diré lo que ya he comentado en Twitter: el mayor problema de lobby en la candidatura de Madrid está dentro de España. Hablo de los intereses que ya describí aquí para que Madrid no fuera elegida. Tan solo dos días después de la decepción ya podéis leer en la prensa el "interés" por los Juegos de invierno de 2022. Barcelona debe recordar, sin embargo, que necesitó tener un barcelonés (franquista, pero barcelonés) a cargo del COI para conseguir unos Juegos que entonces no eran ni la mitad de estratégicos (y difíciles de conseguir) que ahora.

Con todo, mi mayor decepción el sábado fue por los deportistas madrileños que seguirán contando con unas instalaciones caras y mediocres para prácticar cualquier deporte que no sea fútbol.

Visto 2579 veces
Ice Landic

Pluriempleado a tiempo parcial. A veces duermo. Experto en todo, por lo que no sé de nada. Cada día tolero menos la falsedad, la hipocresía, lo políticamente correcto. El guardiolismo, en definitiva. El mundo necesita más Mourinhos, pero sólo hay uno.

Inicia sesión para enviar comentarios