Imprimir esta página
Jueves, 03 Abril 2014 19:30

El Macarthismo se adueña del Barcelona

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

De repente me da la sensación de asistir a una de las famosas sesiones en las que Joseph McCarthy, aquel senador republicano que en los años 50, durante una de las etapas más vergonzosas que puede rememorar cualquier estado que presuma de libertades y democracia, estuvo al frente de lo que se conoció con el nombre de Comité de Actividades Antiestadounidenses. McCarthy, un senador republicano por el estado de Wisconsin al que el Senado norteamericano le dio carta libre para investigar a cualquier "elemento sospechoso" de colaborar con el "enemigo comunista" es tristemente recordado como el responsable de la mayor "caza de brujas" que el gobierno de los Estados Unidos haya emprendido jamás. Desde funcionarios de la Administración hasta militares, políticos, directores de cine y, por supuesto, periodistas. Cualquier mínima actuación contraria a los "principios del pueblo americano" era motivo suficiente para convertirles en "sospechosos de simpatizar con el comunismo" y, por tanto, ser repudiados y juzgados sin posibilidad de defensa.

Desconozco el grado de introducción que el "Macarthismo" tiene en la actual junta directiva del F.C. Barcelona, pero sería conveniente que algunos de sus más ilustres miembros, empezando por el propio presidente, revisaran sus comparecencias públicas para, de esa forma, evitar que el "soci" se empiece a preguntar hasta qué punto es cierto que el Planeta Fútbol ha decidido seguir las consignas del Real Madrid para acabar con su "envidiable modelo". Si el presidente y sus directivos, los que han decidido seguir al frente del club a pesar de la extraña renuncia de Sandro Rosell, están convencidos que la "mano negra" es en realidad una "mano blanca", lo único que deben hacer es echarle dos cojones, tirar de pruebas y demostrar que los únicos que actúan como quiere McCarthy son ellos. Y que no es verdad que han incumplido el artículo 19 de la FIFA en lo referido a las transferencias de menores de edad, algo que todavía no han hecho por la sencilla razón que lo han incumplido. O demostrar que el traspaso de Neymar salió por 57 millones en lugar de los ciento y pico que empiezan a salirle a todo el mundo. Y que sus líos y los de Messi con la Hacienda Pública, con la que Messi y el propio Barça están obligados a cumplir escrupulosamente como todo dios, no son producto de conspiraciones que, a estas alturas, ya no se cree ningún culé responsable.

En lugar de reconocer la inacabable cantidad de anomalías financieras, institucionales, administrativas y futbolísticas que cada día salpican a los actuales gestores del Barcelona, uno de los clubes que más han contribuido a la grandeza del fútbol y que más han hecho por su proyección mundial, han optado por la opción más cobarde y menos aclaratoria. La de sembrar dudas por la simple y escandalosa razón que les han pillado. Mientras tanto, en la patria de McCarthy, por poner sólo un ejemplo, algunos de los más reputados periódicos de todo el mundo degradan su imagen hasta el punto de hablar del Barça como "menos que un club". McCarthy, al que sus propias obsesiones y el alcohol le llevaron a morir abandonado por los que le utilizaron, no demostró nunca nada. Que lo sepan sus herederos.

Alfredo Duro

Visto 1408 veces
Alfredo Duro

Lo importante no es el tamaño del perro en la pelea. Lo importante, lo verdaderamente importante, es el tamaño de la pelea en el perro. Y yo tengo muchas ganas de seguir ladrando.

Inicia sesión para enviar comentarios