Imprimir esta página
Martes, 05 Agosto 2014 07:58

El cupo de nacionales de la UEFA

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

La UEFA obliga a tener un mínimo de ocho jugadores formados en la cantera del país - cuatro de ellos proveniente de su propia cantera - y ahora mismo los jugadores que tiene el Real Madrid para cubrir el mínimo de la UEFA son Casillas, Diego López, Arbeloa, Carvajal, Nacho y Jesé, seis para cubrir los puestos de canteranos, y otros cuatro españoles más formados en territorio patrio que son Sergio Ramos, Xabi Alonso, Illarramendi e Isco. Un total de diez jugadores. El Madrid, en estos momentos se mueve tranquilo en este aspecto… o no.

A día de hoy los rumores de salidas en el Real Madrid, (aparte de la más que segura de Ángel Di María y la probable de Sami Khedira), apuntan todos a jugadores nacionales.

Iker Casillas, Diego López, Arbeloa, Xabi Alonso, Illarramendi, Isco y Jesé, tienen el cartel de “se vende o se alquila (cesión)". Si se cumplen los rumores y el Madrid finalmente decide traspasar a alguno de ellos se vería en un problema ya que tendría que subir canteranos o hacer uno o varios fichajes de jugadores formados en España tres años consecutivos entre los 15 y los 21 años (es decir, en el 90 por ciento de casos, españoles) para llegar al cupo mínimo exigido. En el caso de que no se completara el cupo de ocho jugadores españoles (con cuatro de ellos canteranos) la UEFA del total de las fichas inscritas le quitaría tantas fichas como jugadores faltasen para completar el cupo.

 

Florentino Pérez, ha vuelto a mirar al mercado extranjero para reforzar el equipo. La 'españolización' de la temporada anterior se ha frenado y ya se ha cobrado sus dos primeras víctimas (Morata y Jesús Fernández) pero, la verdad sea dicha, a día de hoy en producto nacional está devaluado, lo fichable es casi imposible y lo asegurado desde el año pasado (Alberto Moreno e Iñigo Martinez) cuajarón una temporada 2013-2014 muy por debajo de lo esperado.

 

Visto 3331 veces
Nacho Romeral

De alma callejera como los de la generación de los 70. Crecí en la calle jugando al fútbol y con una pasión sin límites por todo lo que sea blanco y huela a merengue. Madridista desde que mi madre me cosió en una camiseta blanca ese parche con silueta rechoncha y una corona en la cabeza y me puso el "7" en la espalda. Hice mis pinitos en los campos de tierra de la Comunidad de Madrid y sobre todo en La Mina del Carabanchel, pero una lesión me hizo abandonar. Ahora intento inculcar los valores del deporte a un pequeño diablillo de 5 años que ha cambiado de ídolo, se ha 'españolizado' y ha dejado aparcada su camiseta de Cristiano por la del malagueño Isco.

Inicia sesión para enviar comentarios